Viernes 20/07/2018. Actualizado 13:18h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

De la sonrisa estúpida de Puigdemont, a la estúpida sonrisa de Torra

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Sonrisas polivalentes, fingidas y falaces que igual pueden valer para afianzar personalidades pobres, que para engañar a votantes entre recalcitrantes e ingenuos.


Un artículo de...

Félix Gallardo
Félix Gallardo

Más artículos de Félix Gallardo »

Igual es casualidad, pero da que pensar que los tres últimos presidentes de la Generalidad de Cataluña, Mas, Puigdemont y Torra, tengan una característica común: una estúpida sonrisa que, al menos en público, apenas desparece de su cara y que ya forma parte de sus facciones. Sonrisas forzadas, de compromiso, de quedar bien, de aparentar tranquilidad, de fingir victorias inexistentes; sonrisas ambiguas, mentirosas, falaces; sonrisas de vendedores de mercancía averiada.

Claro que son distintas y con diferentes matices, pero las tres igual de estúpidas. Sonrisas polivalentes que igual pueden servir para afianzar personalidades pobres, que para engañar a votantes entre recalcitrantes e ingenuos. Sonrisas que quieren ser de triunfo, de logro inusitado y se quedan en mueca de histrión, en pintarrajo de careta y en gesto huidizo que no mira de frente.

Cuando Mas, mentía y engañaba a propios y extraños o se paseaba por los tribunales, su sonrisa estúpida asomaba a su cara, sin cambios, a pesar del continuo ir y venir de sus mentiras.

Cuando Puigdemont huye por Europa o sale de una cárcel mintiendo sobre la realidad española y defendiendo su propia indefensión, su sonrisa estúpida apenas se tuerce en una boca apretada de preocupación.

Y cuando ahora, Torra, emplaza a Rajoy, insulta a los españoles, desprecia a más de la mitad de los catalanes y amenaza con volver a empezar -con Trapero o sin Trapero- su sonrisa estúpida suena a sarcasmo y a venganza de quien no llegó más que a número 11 en las listas de su partido.

La esperpéntica rueda de prensa conjunta de los ‘presidentes bicéfalos’ en la Alemania de los jueces estultos, fue un recital de sonrisas a cual más estúpida, de idas y venidas al micrófono y de pretendidas miradas cómplices y arrumacos empalagosos, que bien hubieran podido llevar a sus protagonistas a algún festival de canciones.

Es curioso que las únicas sonrisas estúpidas de las que tenemos noticia, sean las de los que, de momento, por unas u otras razones, pasean más allá del patio de una prisión.

Y para que conste dónde corresponda, habrá que subrayar que la estúpida es la sonrisa, por supuesto.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··