Martes 21/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

De subsecretario para abajo, ninguno

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

En España siempre se han hecho chistes sobre quienes se habían subido a un coche oficial en pantalón corto y aún no se han bajado. Pero eso se va a acabar. Faltaría más.

Podría parecer el título de una comedia de nuestro Siglo de Oro. Pero no. Es un asunto de la máxima actualidad.

Con la que está cayendo, que la gran noticia del día, de la economía, de los recortes y de nuestros penares con Bruselas sea que el Gobierno ha decidido privar de unos 200 coches oficiales a una serie de cargos políticos o de altos funcionarios de la Administración es increíble. Bien está.

En España siempre se han hecho chistes sobre personajes que se subieron a un coche oficial en pantalón corto y todavía no se han bajado. Eso de llegar a los sitios, no tener que aparcar y que el chófer abra la puerta siempre ha sido un signo de distinción.

También hay españoles que tienen coche, que el chófer les abre la puerta y no tienen problemas de aparcamiento, pero se los pagan ellos y ante eso no hay nada que objetar.

Es el caso que uno se malicia que esta medida tan drástica, seria en cuanto a la macroeconomía se refiere y fulminante en cuanto a la decisión tomada, puede redundar en el bolsillo de los menos favorecidos, que diría Cayo Lara, o de las menos favorecidas, que diría Cándido Méndez o Fernández Toxo tanto monta. Y todo porque por la ley de la oferta y la demanda –y si Bruselas no dice nada en contra- hará que suba el precio de los transportes públicos.

Todo se explica si pensamos en los desplazamientos de esas criaturas que se han quedado sin coche oficial. Es de suponer que ante los atascos y los problemas de aparcamiento –a más de su falta de entrenamiento en estos quehaceres- irán a su despacho en metro o en autobús con la consiguiente subida de usuarios y de demanda de servicios. Porque si sumamos, son muchos y llenaran plataformas y asientos, con lo que en buena ley económica el precio, ante tan desmesurada demanda, subirá con toda seguridad.

En fin, que por uno u otro lado nos van a dar y que a lo mejor dejar sin coche de subsecretario para abajo no ha sido tan buena idea.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·