Miércoles 22/11/2017. Actualizado 18:32h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

He tenido un sueño

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Soñaba que iba en un barco a la deriva y coincidía con Rajoy, Sánchez, Iglesias y Rivera.

Un artículo de...

Rafael  Gómez Pérez
Rafael Gómez Pérez

Profesor de Antropología Cultural.

Más artículos de Rafael Gómez Pérez »

Primero les preguntaba a los cuatro, mientras soplaba un fuerte viento, que por qué jugaban con las necesidades y los problemas de la gente común, de quienes no tienen otro recurso político que el voto. No contestaba nadie.

Después me dirigía a Rajoy, que estaba solo en la cabina:

-Sé que el suyo es el partido mas votado y agradézcaselo a esos casi ocho millones que a pesar de una corrupción que apesta siguen fieles. ¿Por qué no tiene más imaginación, por que no cambia un discurso que es ya cansino?

Sánchez fingía llevar el timón y antes de que yo dijera nada dijo él:

-¡No, no, no es no! ¡No Rajoy, no PP, no!

-Pero...

-¿Qué parte no ha entendido del no?

Lo dejé y fui hasta Iglesias, que estaba erguido en la proa con uniforme de vicealmirante. Hablaba solo:

-Cedo un poco para tener más; buenas palabras para después mucho poder.

Lo dejé también.

A Rivera, en cubierta, mirando a izquierda y derecha, le dije:

-Reconozco su buena voluntad y entiendo sus ganas de contribuir. Pero sus cuarenta diputados no dan más de sí.

Entonces el sueño cambiaba. El barco encallaba en unos bajíos. Yo tenía un altavoz y me escuchaban los más de treinta millones de electores, que estaban en la orilla. Les decía:

-Sé que es difícil ir a votar de nuevo pero pensadlo mejor, dejad a un lado prejuicios y fobias y poned un poco de racionalidad.

Entonces oí como una voz hecha de muchas voces que decía:

-¿Como se puede elegir entre cuatro si los cuatro, unos de una manera, otros de otra, o nos engañan o no dan más de sí?

El sueño cambió de nuevo. Vi unas urnas casi vacías, con un 85% de abstención, flotando en la mar. El barco, tocado y hundido. Muchos políticos con chalecos salvavidas... Al pueblo nos llegaba el agua al cuello...

Entonces me desperté.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·