Domingo 19/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Tribuna libre

Es tiempo de acuerdo, pero también de debate

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los líderes regionales del PSOE consideran que el conflicto provocado por los secesionistas catalanes acabará beneficiando a Rajoy en las Generales.

Un artículo de...

Josu  Montalbán
Josu Montalbán

Más artículos de Josu Montalbán »

En realidad el hecho de que el PSOE sea un partido serio, con visión de Estado, hizo que se pusiera a disposición del Presidente del Gobierno para frenar el proceso independentista no tanto por hacer la puñeta a la “numerosa” minoría que, zarandeada a su antojo por Artur Mas, se ha visto abocada a continuar la farsa secesionista, sino por defender la legislación en vigor y la integridad del Estado. Esa actitud comprometida y ejemplar dio pie a que los líderes políticos más oportunistas se atrevieran a criticar groseramente el hecho de que Pedro Sánchez acudiera a la Moncloa y acordara las posibles salidas del conflicto con Rajoy. A menos de dos meses vista de las Elecciones el debate político entre los dos líderes de las dos formaciones políticas más importantes por ahora en España cayó en picado, hasta tal punto que, amparado en el acuerdo, a Rajoy le bastaran proposiciones tan simplistas como la que hizo durante la cumbre sobre inmigración, en Malta: “Si se vuelve a vulnerar la Ley tomaré la decisión que deba tomar”. Se estaba refiriendo a lo ocurrido en Cataluña, pero bien servía para cualquier ocasión y lugar.

Pero en la noche del mismo viernes el Ejército Islámico mató a 140 personas en París, e hirió a otras trescientas. El terrorismo yihadista provocaba de ese modo brutal una masacre que volvía a provocar el acuerdo entre ambos líderes, al que luego se sumaron algunos más. ¿Cabía otra postura ante tal amenaza? No cabía otra postura, aunque los matices que cada cual aportara servirían para distinguir entre unas y otras intenciones. Más de cuatro días después la resaca es extraordinaria. Da la impresión de que el auténtico objeto del debate político propio de las vísperas de unas elecciones generales ha quedado en segundo término. Las políticas sociales que cada cual va a proponer en el escaparate de las ofertas electorales, aún no han sido mostradas. Asuntos tan esenciales como el empleo, la desigualdad, el reparto de la riqueza, la Educación, la Sanidad, los impuestos, las Pensiones o la cobertura del desempleo, que han de ser los que empujen a los ciudadanos a votar en uno u otro sentido, han quedado aparcados hasta que los nuevos episodios pierdan su vigor.

Y ya es tiempo de ello, de retornar al debate que más interesa a los ciudadanos en el día a día, porque la defensa del Estado en su integridad frente al desafío catalán, y la lucha contra el terrorismo yihadista han de formar parte de otra dimensión del debate político electoral. En esa dimensión han coincidido todos los políticos españoles, a excepción del espabilado Pablo Iglesias y los suyos, que han ido una vez más de justicieros. Cualquier análisis sobre dicha actitud resulta esperanzador, pero es tiempo de volver a las andadas del debate para que Rajoy no se esconda después de cuatro años de aniquilación de derechos ciudadanos, de ahormar la libertad de los ciudadanos para asordar las protestas en las calles, de fomento de la pobreza para muchos y riqueza para muy pocos, de crear la figura del trabajador empobrecido por un salario miserable, de extender el miedo entre los jubilados y los subsidiados, de abstraerse ante desahucios injustificados, de …

Los independentistas catalanes y los terroristas yihadistas han facilitado una tregua a Rajoy, que ha aprovechado para mostrar su más flagrante inanidad, que se resume en su frase más repetida: “haré lo que tengo que hacer”. Y bien, ¿alguien barrunta qué es lo que él piensa que tiene que hacer? En todo caso, ya que se muestra tan infalible en su amenaza, será bueno que Pedro Sánchez vaya haciendo mutis por el foro de la Moncloa para que Rajoy deje de ser una carga o un castigo para él.

El día 20 de Diciembre hay Elecciones en España. Eso, a pesar de lo ocurrido, es lo más importante para los españoles ahora mismo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·