Jueves 14/12/2017. Actualizado 19:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Los diarios nacionales, ABC, El Mundo, El País y La Razón critican el editorial conjunto de los doce periódicos catalanes pro-Estatut y el ataque al TC

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La publicación, ayer, de un editorial común en los doce periódicos de Cataluña, a propósito del Estatuto y de la decisión que va a tomar el Tribunal Constitucional, ha provocado hoy una rotunda respuesta por parte de los diarios nacionales. ABC, El Mundo, El País y La Razón ofrecen hoy sendos editoriales sobre el asunto.

Si el titular del texto de los diarios catalanes era ‘La dignidad de Cataluña’, el editorial de ABC lleva como título ‘La dignidad de la Constitución’, y el de El Mundo el de ‘La dignidad de los españoles (incluidos al menos 2,7 millones de catalanes)’. El País lo encabeza así: “El texto y su contexto. La prensa de ámbito catalán espolea la oposición a una sentencia adversa al Estatuto”. Y La Razón titula: “Respeto al TC y a las reglas de la democracia”.

ABC es el más contundente en los términos del editorial, que incluso inicia en la portada. Tras afirmar que los periódicos catalanes se alinearon con la estrategia de coacción y deslegitimación del Tribunal Constitucional, destaca la amenaza que se vertía de una “legítima respuesta” por la sociedad catalana. Es hora- escribe- de que los partidos nacionalistas, incluidos los socialistas, aclaren cuál va a ser la respuesta. Porque para ellos el problema no es el TC, sino la propia Constitución.

El ultimátum de los medios catalanes afirma que de la decisión del TC depende el “marco de convivencia español”. Es prueba evidente de que el Estatut “encierra una modificación ilegal del orden constitucional español, y debe ser derogado”.

“Los pactos deben ser cumplidos”, decía el texto de los doce diarios. ABC pregunta cómo han acatado los nacionalistas el artículo 1 de la Constitución, que proclama que “la soberanía nacional reside en el pueblo español”. ¿Respetan el principio de que “la Nación española es la patria común e indivisible de todos los españoles”, como dice el artículo 2?

Hablaba de hartazgo de los catalanes. El hartazgo lo es con su clase política, como demostró la abstención en el referéndum del Estatut. Y tiene que ver con el famoso “tres por ciento” que esgrimió Maragall y con otros episodios de corrupción.

Concluye ABC recordando que el Estatut es un “monstruo” creado por “la irresponsable decisión” de Zapatero, precio de un pacto político entre la izquierda socialista y el nacionalismo catalán para evitar una victoria de la derecha.

La dignidad de los españoles

Con el título ‘La dignidad de los españoles’, El Mundo comenta que no hay precedente en la prensa española de una iniciativa como la protagonizada por los doce diarios catalanes, lo considera un “burdo intento de presión al Constitucional”, llama “sectarios” a los autores del texto, y concluye que “resulta imposible decir más falsedades con peor intención en menos espacio”.

El argumento central es que, si los 1,9 millones de catalanes que votaron el Estatut merecen respeto, como se pide, hay que recordar que 2,7 millones de catalanes votaron ‘sí’ a la Constitución, y más respetable aún es la voluntad de 15,7 millones de españoles que hicieron lo mismo.

El País califica el editorial de los doce diarios de “iniciativa de carácter eminentemente político” y de “presión al tribunal”. Plantea que el hecho de esos diarios tomaran tal decisión debería mover a reflexión a quienes sostienen que los partidos catalanes no representan a la ciudadanía, pero en el debe de los promotores anota su deslizamiento hacia el frentismo, que se arrogan el monopolio de la catalanidad, y que apelan a una unanimidad política “impropia de una sociedad moderna y compleja como es la catalana”.

La Razón afirma que el editorial conjunto ha crispado todavía más el debate, habla de “presión asfixiante” sobre los magistrados y de injerencias que han saltado las barreras institucionales, para citar expresamente al Gobierno catalán pero también a Carme Chacón, Francisco Caamaño y José Antonio Alonso. Quienes se arrogan –añade- la representatividad de los catalanes tendrán que admitir que el Estatuto sólo fue apoyado por el 30% de los electores, es decir que el 70% no lo respaldó, porque no responde a ninguna reivindicación popular. “Que se cuestionen las reglas de juego desde gobiernos, parlamentos o editoriales de prensa en función de una determinada coyuntura sólo daña la imprescindible credibilidad del sistema”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··