Martes 21/11/2017. Actualizado 13:57h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

En la última semana antes del 27-S

La ANC repartirá cuatro millones de folletos en castellano en las zonas menos independentistas

Promete una bajada del paro al 10%, que las pensiones estarán garantizadas y que Cataluña podrá seguir en la Unión Europea

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las candidaturas a las elecciones del Parlamento de Cataluña del próximo 27 de septiembre están intensificando sus campañas para tratar de inclinar la balanza a favor o en contra de los partidos independentistas o de los que reniegan de la secesión. Además de los partidos, las asociaciones civiles también están tratando de influir en el voto.

Manifestación convocada por la Asamblea Nacional de Cataluña en la Diada de 2012. Manifestación convocada por la Asamblea Nacional de Cataluña en la Diada de 2012.

La Asamblea Nacional Catalana (ANC) es la principal entidad impulsora del independentismo. Desde hace años organiza las grandes movilizaciones en la Diada del 11 de septiembre en favor de la secesión de Cataluña del conjunto de España.

En estas elecciones, la que fue su presidenta durante años, Carme Forcadell, concurre como segunda en la lista independentista de Junts pel Sí por Barcelona. La asociación está haciendo campaña en favor de las candidaturas secesionistas.

El Confidencial Digital ha podido saber que en esta última semana de campaña electoral para el 27-S la Asamblea Nacional Catalana va a centrarse en tratar de convencer a los indecisos para que voten listas independentistas. Lo va a hacer a través del reparto de cuatro millones de dípticos, periódicos y otros folletos con argumentos a favor de una Cataluña independiente.

Objetivo: votantes de Barcelona y Tarragona

El sector de votantes al que se dirige esta campaña está claro: los catalanes castellanohablantes que viven en las zonas menos independentistas de Cataluña. No en vano, los folletos elegidos están escritos en castellano y se repartirán en los 50 municipios más poblados, centrando los esfuerzos sobre todo en las ciudades de Barcelona y Tarragona y en sus áreas metropolitanas.

Hay que tener que cuenta que el independentismo tiene más fuerza en las zonas rurales que en las urbanas, y que Barcelona y Tarragona y los municipios de su extrarradio son menos proclives al nacionalismo que Lérida y Gerona, tal y como se vio en los datos de participación de la consulta del 9 de noviembre y confirman los resultados de los distintos procesos electorales.

El objetivo de la campaña -que la ANC ha titulado “Explicar, ayuda y animar”- es dar argumentos en favor de la independencia de Cataluña. Lo harán principalmente a través de tres panfletos distintos.

Uno de ellos es un díptico con las “7 respuestas sobre la independencia” que, entre otras afirmaciones, asegura que “económicamente hablando, la República Catalana es totalmente viable” como lo son países como Suiza, Finlandia y Dinamarca; que los catalanes podrán mantener la nacionalidad española; y que la independencia es “la mejor oportunidad y la única posibilidad real de hacer una profunda regeneración política y democrática”.

Las pensiones y la permanencia en la UE

Los folletos que la ANC va a repartir en estos últimos días de campaña antes de las elecciones del 27-S inciden, sobre todo, en dos de los aspectos por los que el proyecto independentista sufre más ataques: la permanencia de Cataluña dentro de la Unión Europea, y su capacidad futura de pagar las pensiones. Los independentistas consideran que estos dos asuntos asustan a muchos votantes y por eso quiere rebatir ese temor.

En cuanto a la UE, el folleto consultado por ECD asegura que “la República Catalana continuará siendo Europa”. Precisa que los tratados comunitarios no prevén la expulsión de una parte escindida de un estado, y que nadie puede privar a los catalanes de los derechos que ya tienen como ciudadanos europeos.

Aunque advierte que hay distintas formas de relacionarse con otros países europeos, como hacen Noruega e Islandia por el Acuerdo Europeo de Libre Comercio (EFTA), inmediatamente afirman de forma rotunda que “si Cataluña desea seguir formando parte de la Unión Europea es inconcebible que España y la misma UE la dejen fuera de ella, perjudicando así sus propios intereses”.

En el plano económico, la ANC trata de convencer a los votantes de que tras la independencia seguirán cobrando las pensiones y los subsidios de desempleo como hasta el momento. Frente a quienes aseguran que los jubilados catalanes reciben sus pensiones gracias también a las cotizaciones de otros españoles, la entidad soberanista traslada el mensaje en sus folletos de que “Cataluña es quien contribuye a las pensiones del Estado español, no a la inversa”, y que de hecho “las pensiones serán más seguras en la República Catalana”.

Otro de los mensajes como los que la Asamblea Nacional Catalana tratará de convencer a los votantes de las zonas menos independentistas antes del 27-S es que “la independencia es una oportunidad para basar el crecimiento en estructuras europeas y rebajar la tasa de paro a la media europea, alrededor de un 10%”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·