Sábado 16/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Ante un otoño plagado de casos judiciales

Albert Rivera no tensará la cuerda con Rajoy: contra Rita Barberá sí, contra Luis de Guindos no

Ha transmitido a la ejecutiva de Ciudadanos la decisión de mantener el equilibrio en las críticas al PP por la corrupción

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Albert Rivera no está dispuesto a que la bandera de Ciudadanos contra la corrupción, y su presentación como partido regenerador, se vea salpicada por el apoyo que está dando a Mariano Rajoy en un momento en el que se inicia un otoño difícil para el PP.

Albert Rivera. Albert Rivera.

Según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes próximas al líder de Ciudadanos, Rivera ha decidido “jugar a un equilibrio con Rajoy” en los próximos meses para que las reacciones a los escándalos que vayan salpicando al PP impidan una grave tensión entre ambos partidos que termine dinamitando el pacto.

Pretende también que esa estrategia evite a la vez un fuerte desgaste a C's, ante las acusaciones de “muleta del PP” por mantener vivo el pacto a pesar del “negro horizonte judicial” que se avecina.

Un otoño difícil para el PP por la corrupción

En la última reunión de la ejecutiva, celebrada a principios de esta semana, Rivera ha analizado ese escenario con el núcleo duro de la formación.

Les ha trasladado que la inminente imputación de Rita Barberá y el desfile de dirigentes y ex miembros del PP por distintos juzgados en los próximos meses van a situar a Rajoy en una posición muy delicada mientras se intenta reanudar el proceso de formación de Gobierno o, si no se consigue una investidura antes de noviembre, se inicie el camino hacia unas terceras elecciones.

Precisamente, ese frente judicial que se avecina para los populares fue el mayor escollo entre los equipos negociadores de PP y Ciudadanos durante todo el mes de agosto para alcanzar un pacto, aunque finalmente sí consiguieron cerrar un acuerdo que apoyara la investidura de Rajoy. 

Benevolencia con Luis de Guindos...

Ante ese escenario, según fuentes próximas a Rivera, el líder del partido ha ordenado a sus dirigentes que habrá que ir “dando una de cal y otra de arena”. Y medir cada paso que se dé al milímetro. Una estrategia que ha comenzado a ponerse de manifiesto esta misma semana con dos puestas de escena muy significativas.

Por un lado, Ciudadanos apoyó al PP para que Luis de Guindos diera explicaciones sobre el polémico nombramiento de José Manuel Soria para el Banco Mundial en la Comisión de Economía, y no ante un pleno monográfico como reclamaba el resto de la oposición.

En el caso de la comparecencia del ministro, en la ejecutiva que C'S celebró este lunes se concluyó que “lo de Luis de Guindos no es corrupción” para ser benévolo con el Gobierno y facilitarle un formato de comparecencia en el Congreso más favorable.

La formación naranja, para compensar, sí se esforzó en la Comisión en ser especialmente crítico con la designación, aunque su portavoz, Antonio Roldán, no se sumó a PSOE y Podemos a la hora pedir abiertamente la dimisión del ministro.

Después, solo ha habido un amago de subir el tono, cuando este miércoles el número dos de C's, José Manuel Villegas ha advertido en una entrevista en televisión que “alguien tendrá que asumir responsabilidades” por este asunto.

“Sin piedad” hasta cargarse a Rita Barberá

Por contra, en esa estrategia de equilibrio para no tensar la cuerda con el PP, la dirección de Ciudadanos está decidida a “ir sin piedad” hasta conseguir la dimisión de la senadora Rita Barberá, sobre la que el Tribunal Supremo ha decidido abrir diligencias por el caso Imelsa.

Es el motivo, según las fuentes consultadas, que llevó a Rivera a protagonizar la comparecencia en la que le instó a dejar su cargo o, en su defecto, a que el presidente del partido le obligara a dejar su asiento en el Senado. El líder de C's sí elevó el tono en este asunto y amenazó incluso con retirar cualquier apoyo al candidato del PP si no cesaba a Barberá.

Defienden que el preacuerdo con las seis exigencias de regeneración debe cobrarse ahora su primera víctima. “En contra de lo de Luis de Guindos, lo de Rita sí es corrupción política”, sostiene un miembro de la ejecutiva de Ciudadanos. “Y ahí será donde lograremos sumarnos un tanto”, añade.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·