Miércoles 20/06/2018. Actualizado 17:54h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Un país donde existe delito de rebelión y muy eficaz en extradiciones

Puigdemont tomó la peor decisión: transitar por Alemania

El CNI siguió la pista del ex president en contacto con los servicios de información finlandés, sueco, danés y alemán

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Casi cinco meses después de fugarse de la Justicia, Puigdemont ha sido detenido por la Policía en Alemania, país que comparte con la legislación española el delito de rebelión. El ex president viajaba en un coche y había realizado una parada en una estación de servicio cercana a la frontera con Dinamarca cuando los agentes teutones le han dado el alto.

Carles Puigdemont en el Club de la Prensa de Bruselas. Carles Puigdemont en el Club de la Prensa de Bruselas.

Alemania es el país más ágil para gestionar los procesos de extradición a otros países comunitarios. En el caso de España, de las 1.634 peticiones cursadas a Berlín en 2016, 1.248 fueron realizadas con éxito en menos de dos meses.

Trámites de cinco días

De hecho, lo más habitual es que la duración de los trámites no superen los cinco días, contando desde la detención en suelo germano hasta la llegada a Madrid. Siempre y cuando el hecho por el que sea perseguido el prófugo en cuestión se halle recogido en la lista de 32 delitos de la Euroorden.

En el caso de Puigdemont, el proceso se demorará unas semanas más, ya que el delito de rebelión no aparece en esa lista.

Sin embargo, la extradición del ex president a España no sólo es posible, sino que, según ha podido saber El Confidencial Digital de profesores de Derecho germano, se hará efectiva en el plazo de unas seis semanas.

El delito de rebelión en Alemania

Alemania contempla en su legislación el delito de rebelión, denominado “alta traición”, que exige violencia o “amenaza de violencia”, tal como recoge en el artículo 81 de su Código Penal. Este delito está castigado con penas que van de los 10 años de prisión a cadena perpetua.

El juez Llarena ha acreditado, en su auto de procesamiento de los ex miembros del Govern, que hubo violencia en los actos del 20 de septiembre, del 27 del mismo mes y del 1 de octubre.

Las mismas fuentes afirman que los hechos que se imputan a Puigdemont pueden considerarse rebelión en Alemania, y por tanto lo previsible es que las autoridades judiciales den el visto bueno a su extradición.

Un plazo de 90 días que Berlín no agotará

Con la ley en la mano, el plazo de la Fiscalía competente, en este caso, la del estado de Schleswig-Holstein, y el juez decidirán la extradición de Puigdemont a Madrid en un plazo máximo de sesenta días. Si el ex president recurriera la decisión a un tribunal federal, algo probable, el estudio de las alegaciones tiene un plazo de otros treinta días, es decir, en total 90.

Sin embargo, ECD ha podido saber, de las mismas fuentes, que la Justicia germana no suele agotar los plazos de extradición; antes al contrario, suele resolverlos con agilidad, en cuestión de días o de pocas semanas.

Un caso como el de Puigdemont, en el que debe investigar el caso la Fiscalía, decidir la extradición el juez de apelación, y dar el dictamen final un tribunal federal sobre un delito de rebelión, será resuelto en seis u ocho semanas, explican. "Es más probable que sean seis semanas en lugar de ocho".

Es decir, el 7 de mayo, contando desde mañana, lunes, Puigdemont estaría de vuelta a España en un avión fletado por el Gobierno alemán. Como muy tarde, el 21 del mismo mes.

Llarena cambió las cosas

Fugado desde hace casi cinco meses y con la Euroorden de detención en suspenso, Puigdemont ha viajado desde entonces a Suiza, Dinamarca y Finlandia, invitado por universidades que deseaban conocer el procés. Siempre se ha presentado como un exiliado político, no como un prófugo de la Justicia.

Las decisiones tomadas por el viernes por el magistrado Llarena han cambiado completamente la situación. Por un lado, ha procesado a Puigdemont por un delito de rebelión y otro de malversación. Por otro, ha dictado prisión provisional sin fianza para los ex consellers Rull, Turull, Bassa, Romeva y para la ex presidenta del Parlament, Carme Forcadell.

Por último, ha reactivado la Euroorden de detención para Carles Puigdemont, Toni Comín, Clara Posatí, Lluis Puig, Meritxell Serret y Marta Rovira, que se fugó el mismo viernes y no compareció ante el juez.

Buscado en Finlandia

El ex president ya se encontraba en Helsinki y había pronunciado una conferencia académica. Se encontró con un grave problema, ya que la Fiscalía finesa había recibido la Euroorden y había comenzado a buscarle. Por tanto, cambió sus planes y decidió no tomar el vuelo previsto hasta Bruselas.

Cabe recordar que Puigdemont permanece en Bélgica, en un chalé de Waterloo, porque el Derecho flamenco no recoge el delito de rebelión; de ser extraditado, no se le podría juzgar en España nada más que por malversación.

Puigdemont y sus cuatro acompañantes tomaron un ferry hasta Estocolmo, mientras un Renault Espace de matrícula belga, propiedad del expresident, viajaba contrarreloj hasta Dinamarca para recibirles.

Una vez en el vehículo, atravesaron la península de Jutlandia y cruzaron la frontera con Alemania. "Es lo peor que pudieron hacer", aseguran las mismas fuentes, porque, como ya se ha dicho, el Derecho penal germano es muy duro con los delitos de rebelión y extraordinariamente eficaz en los procesos de extradición.

El CNI, clave en la detención del ex president

Según ha podido saber este confidencial, los servicios del Centro Nacional de Inteligencia han sido clave en la detención del ex president catalán.

Mientras todo eso ocurría, los servicios de Inteligencia españoles permanecían en contacto permanente con los finlandeses primero, y con los suecos, daneses y alemanes después, para confirmar el recorrido que iba realizando Puigdemont.

Una vez el Renault Espace cruzó la frontera con Alemania, el CNI lo contrastó con la BND germana y después se dio aviso a la Policía del land de Schleswig-Holstein, en la localidad de Schuby, a apenas 30 kilómetros de Dinamarca.

Las autoridades alemanas han dado traslado a Puigdemont a la cárcel de Neumünster, del mismo estado, y la Fiscalía General del Estado español ha enviado a Ministerio Público de Schleswig-Holstein los autos y documentos probatorios de la causa del ex president.




·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··