Domingo 19/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El mapa de carencias y virtudes de la política exterior española: la Alianza de Civilizaciones, la presidencia de la UE y África

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Países como Uganda, Chad, Bostwana, Zambia, ‘los Istanes’, repúblicas ex soviéticas y Mongolia están entre las cuentas pendientes de la representación diplomática española. La Alianza de Civilizaciones no será relevante a la hora de trazar la red de embajadas españolas, destacan analistas de política exterior.

La Alianza de Civilizaciones no es determinante para el diseño de la estructura diplomática española, concluye para El Confidencial Digital uno de los responsables del mapa diplomático mundial elaborado por el IE Business School y Gavin Anderson.

Tampoco la próxima presidencia de la Unión Europea, que ostentará España durante el primer semestre de 2010 va a suponer un condicionante para la renovación y ampliación del tejido diplomático español, añaden esas mismas fuentes.

Leopoldo Calvo Sotelo, Director del Máster en Relaciones Internacionales de la Escuela de Artes y Humanidades del IE y coordinador de este estudio llama la atención sobre el creciente interés que despierta el continente africano entre los servicios exteriores de todo el mundo.

Calvo Sotelo destaca así cómo, en los últimos dos años, los mayores cambios del mapa de las representaciones diplomáticas han ocurrido en África. Los motivos fundamentales de este movimiento: obtener los codiciados recursos naturales que abundan en la región: hidrocarburos, piedras y materiales preciosos o metales.

No obstante, el ambicioso plan del presidente español para el acercamiento cultural y religioso no supone un factor determinante a la hora planificar la presencia estratégica de España en el exterior, de acuerdo con la opinión de este experto.

Entre las últimas embajadas de reciente inauguración, enmarcadas en los planes de política exterior diseñados por el asesor de Zapatero en estos asuntos, Bernardino León, se cuentan las de Malí, Sudán y Congo.

Guinea Ecuatorial es uno de los grandes e injustos olvidados por los dirigentes y empresarios españoles, tal y como adelantaba ECDléalo aquí – y según reconocen en estas páginas varias voces de estos sectores, que califican de “totalmente incomprensible dada nuestra historia común”.

Según revelan los datos recogidos en ‘Las olimpiadas diplomáticas: Un análisis de la redes diplomáticas de España y los países del G8, Brics y de América Latina’, el Cuerpo Diplomático Español cubre el 84% de los 192 países incluidos en el estudio.

Este despliegue es equiparable al de China en número de embajadas y acreditaciones múltiples,  aunque por detrás de potencias como Alemania, Francia, Italia, Estados Unidos, Rusia o Japón. Por otro lado, Francia, Alemania e Italia son los tres países con los que España mantiene las mayores relaciones comerciales.

“España dispone de una red diplomática proporcionada a su posición en el mundo y acorde con la tradición de nuestro país de estar presente”, enfatiza Calvo Sotelo a este respecto.

Los embajadores ante organismos internacionales como la Unión Europea, Naciones Unidas o la OTAN son de vital importancia, apuntan los artífices de este informe. La oficina de representación nacional en Bruselas también “cobra una especial magnitud y relevancia”, añaden.

En relación con la actualidad internacional y el papel que juega el equipo de Miguel Ángel Moratinos, el analista del Instituto de Empresa asegura que este análisis pone de manifiesto que la diplomacia española dispone sobradamente de medios para participar activamente en la reforma del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas o en el esfuerzo multinacional para reformar el sistema financiero mundial.

África en el punto de mira de la diplomacia

Entre los Gobiernos que se han apresurado a poner bandera en el continente negro destaca Brasil, que por interés expreso de Lula da Silva, abrió 12 nuevas embajadas en África entre 2003 y 2004, coincidiendo con un aumento de exportaciones brasileñas a países africanos de 2,5 billones de dólares en 2003 a 7,5 billones en 2006.

También Turquía, Corea y Venezuela han mostrado interés por su despliegue diplomático en África. La expansión de la representación turca en África está directamente relacionada con la participación de este Ejecutivo como observador internacional en la Organización para la Unidad Africana (OUA). 

Países como Uganda, Chad, Bostwana, Zambia, ‘los Istanes’, repúblicas ex soviéticas y Mongolia figuran ente los países en los que España debería incrementar su presencia oficial –aumentando el tamaño o número de integrantes de su delegación o instituyendo embajadas que sustituyan a las actuales acreditaciones múltiples-.

Finalmente, el coordinador de este informe ha hecho hincapié en el fenómeno de la “acreditación múltiple” que consiste en un número relevante de oficinas diplomáticas que están habilitadas para representar al estado de que se trate no sólo ante el país de residencia, sino también ante otro u otros estados vecinos. 

Vea a continuación el mapa de la situación de la política exterior española:

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·