Martes 12/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Buscan un nuevo líder para 2016

Altos cargos de Convergencia preparan un frente contra Artur Mas

Dirigentes como Mas-Colell, Josep Rull y Santi Vila exigirán al president que no vuelva a encabezar una candidatura a la Generalitat

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Artur Mas tiene diseñado un “plan B” si la CUP no vota a favor de su investidura y se ve obligado a convocar nuevas elecciones. El todavía president en funciones de la Generalitat ha iniciado la refundación de Convergència con el objetivo de seguir liderando al partido y volver a presentarse como candidato a unos comicios autonómicos. Sin embargo, se va a encontrar con una fuerte oposición dentro de CDC.

Artur Mas, en un acto de Convergència. Artur Mas, en un acto de Convergència.

Según explican a El Confidencial Digital fuentes de Convergència bien situadas en el partido, dentro de la formación crecen las sospechas sobre las verdaderas intenciones de Mas. La iniciativa de refundar CDC, y convertirla en “Democracia y Libertad” es, para muchos, un intento a la desesperada del president por mantenerse al frente y ser de nuevo candidato si vuelven a celebrarse elecciones en Cataluña.

Nace un frente anti-Mas

El proyecto de Artur Mas pasa por que el partido se presente con esa nueva denominación a las elecciones generales para, ya en 2016, celebrar un Congreso en el que él se mantenga como cabeza visible. Todo ello, con la posibilidad de una nueva convocatoria electoral en Cataluña el próximo mes de marzo.

Ante este panorama, dirigentes de Converència ya se están moviendo, a nivel interno, con el objetivo de conseguir los apoyos suficientes para hacer a Mas reconsiderar su plan de acción: consideran que, si el president no logra ser investido, debe dejar sitio a un nuevo candidato para los próximos comicios

Estos altos cargos, entre los que se encuentran los consejeros Andreu Mas-Colell y Santi Vila y el coordinador general de CDC, Josep Rull, planean pedir al actual dirigente autonómico que de un paso atrás si el próximo 10 de enero no ha llegado a un pacto con la CUP y se celebran nuevas elecciones.

Buscan un nuevo líder en 2016

En ese paso atrás, Mas no solo deberá renunciar a aspirar de nuevo a la Generalitat, sino a continuar al frente del partido, se llame Convergència o Democracia y Libertad.

Los dirigentes de CDC partidarios de un relevo apuestan por aprovechar el próximo congreso de la formación, previsto para el primer semestre de 2016, para buscar un nuevo líder capaz de recuperar los votos perdidos desde que se inició el desafío soberanista.

Su objetivo, explican las fuentes consultadas, es movilizar al electorado de centro que ahora se ha ido a otras formaciones o ha dejado de acudir a las urnas, algo que con Artur Mas no es posible: “Ahora depende de la CUP para seguir y, si hay nuevas elecciones no querrá quedar apartado porque sería dar la razón a Baños. Pero lo cierto es que el partido necesita un cambio de rumbo”, advierten los dirigentes críticos con el president en funciones.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··