Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

No seguirá la estructura que adoptó Patxi López a favor del líder del PSOE

Ana Pastor prepara un cambio en el debate de investidura que beneficiará a Rajoy

La sesión comenzará por la mañana, Sánchez, Iglesias y Rivera intervendrán por la tarde y el candidato del PP ocupará espacio en las portadas del día siguiente con sus réplicas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera podrán dar la réplica a Rajoy el mismo día que éste pronunciará su discurso de investidura. Esta decisión de Ana Pastor sobre la agenda de la sesión supone un cambio respecto a la anterior legislatura, cuando Patxi López decidió romper la tradición parlamentaria. La modificación beneficia al candidato del PP.

Mariano Rajoy y Ana Pastor. Mariano Rajoy y Ana Pastor.

Según ha podido saber El Confidencial Digital por fuentes parlamentarias, la presidenta del Congreso apuesta porque el debate comience el martes 30 de agosto por la mañana con la intervención del candidato a la Presidencia del Gobierno, quedando para la tarde del primer día las intervenciones del resto de grupos.

Según este plan, Rajoy arrancará su discurso a lo largo de la mañana. Falta por perfilar únicamente si dará comienzo a las 09:00 o a las 12:00. Lo hará, en todo caso, sin límite de tiempo, aunque se prevé que supere la hora de duración.

Después, comenzarán a intervenir los representantes de los grupos parlamentarios, por orden de mayor a menor representación.

Tras un receso para la comida, la sesión se retomaría a las cuatro de la tarde. Cada portavoz contará con 30 minutos de tiempo para su exposición y diez de réplica. Rajoy podrá elegir si contestarles a todos al final o uno por uno. La última opción es la más habitual y el candidato suele cerrar cada turno.

En todo caso, Pastor busca, con este formato, que el primer día puedan subir también a la tribuna, como mínimo, Pedro Sánchez, Pablo Iglesias y Albert Rivera.

Hay una necesidad de aligerar el debate...

Según las fuentes consultadas, uno de los argumentos que se esgrime para defender este planteamiento es la necesidad de aligerar el debate.

Se tiene en cuenta que, con toda probabilidad, el Pleno se deberá celebrar en dos sesiones al no contar el candidato del PP con la mayoría suficiente para resultar investido presidente en primera votación.

“La fórmula que adoptó Patxi López sólo se ha utilizado en 1982 y 1986, en las investiduras de Felipe González. En aquellos casos existía la certeza de que todo iba a quedar resuelto a la primera, porque el candidato acudía a la Cámara con mayoría absoluta”, se justifica en el PP.

… y de que Rajoy se luzca en las réplicas

No obstante, existe también una razón de fondo para adoptar esta fórmula de debate. No se ha pasado por alto que, posibilitar que los principales líderes tomen la palabra el mismo día del discurso del presidente, “facilitará que Rajoy pueda lucirse después en las réplicas”, especialmente a Pedro Sánchez y Pablo Iglesias.

En el equipo del líder del PP son conscientes de que Mariano Rajoy no destaca tanto por sus discursos, más bien formales, de perfil institucional y con muchos datos, como por sus réplicas. “Es ahí donde se viene arriba y un debate con esta estructura le permitirá ponerse al nivel de sus rivales políticos”, destacan en Moncloa.

De esta manera, Rajoy podrá ocupar un lugar destacado en las portadas del día siguiente, no tanto por la presentación que hará en el discurso de investidura con su programa de Gobierno (donde no se prevén grandes sorpresas), como por las batallas dialécticas que mantendrá desde la tribuna.

Evitar las críticas que recibió Patxi López

Con esta decisión la presidenta del Congreso busca también evitar las críticas que recibió Patxi López en el debate de investidura de la anterior legislatura, en lo que fue calificado por la oposición en bloque como “todo un servicio a Sánchez”.

El entonces presidente del Congreso dio todo el protagonismo al líder del PSOE en la primera jornada. Fue el único que intervino en la sesión del martes. Al día siguiente, toda la prensa escrita dedicado amplio espacio a las palabras del líder socialista.

A continuación fue el turno del resto de los grupos y tuvo lugar la primera votación, que no pudo celebrarse hasta última hora de la segunda jornada.

En aquel momento, el portavoz del PP en el Congreso, Rafael Hernando, acusó al presidente del Congreso de actuar “al servicio” del líder socialista y de saltarse “a la torera” las previsiones parlamentarias y constitucionales.

A su juicio, López estaba cometiendo un “gravísimo error” con esta decisión “arbitraria” para favorecer al “diputado” Sánchez incumpliendo lo establecido en el Reglamento del Congreso. Suponía, además, un “uso indecente” de las prerrogativas de su cargo.

Como era previsible, Pedro Sánchez no obtuvo el respaldo de la mayoría absoluta (176 votos) de la Cámara, lo que forzó una segunda votación 48 horas después. Esa circunstancia obligó a que la sesión comenzase el viernes por la tarde. Incluso, se corrió el riesgo de tener que convocar el pleno el sábado.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·