Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Los dos buques estrella de la Armada, la quinta fragata y el BPE, se pagarán con retraso por los recortes presupuestarios en Defensa

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Ministerio que dirige Carme Chacón cuenta para 2009 con un 3,9% menos de presupuesto. La medida económica ha obligado a Defensa a retrasar los pagos de los dos buques en construcción para la Armada: el Buque de Proyección Estratégica (BPE) ‘Juan Carlos I’ y la quinta fragata F-100 de Navantia.

La situación económica en España ha obligado al Ministerio de Defensa a reducir sus presupuestos de 2009 respecto al año anterior en un 3,9%, situando la cuantía actual en 7.831 millones de euros. La medida ha afectado a varios proyectos de la Defensa, como los relacionados con la adquisición de nuevos buques en la Armada.

Los programas de construcción de la F-105 y el LHD, bautizado como ‘Juan Carlos I’, no se han interrumpido y se llevarán a cabo según los planes previstos. Así lo ha asegurado a El Confidencial Digital un portavoz oficial del constructor de los navíos, Navantia, que dice estar recibiendo los pagos por los servicios de manera puntual. Sin embargo, en la Armada sostienen que “no hay fondos suficientes” y que hay dificultades para resolver los pagos. Al menos, en lo referente a las devoluciones entre sedes ministeriales.

Según fuentes del sector naval y militar, los recortes presupuestarios en la etapa de Carme Chacón al frente del Ministerio están provocando algunos efectos no previstos. Uno de estos problemas es el derivado de las cuantías que el Ministerio de Industria, Comercio y Turismo ha adelantado a Navantia para financiar algunos programas de construcciones de buques dependientes del Ministerio de Defensa, como las propias fragatas F-100 y el BPE.

El sistema empleado para este tipo de casos es el siguiente: Industria adelanta a Navantia la financiación de los proyectos y acuerda con Defensa que, a cargo del denominado como Capítulo 6, esa cuantía será entregada a la naviera en un plazo mayor –acorde con el presupuesto anual- que el que lo hiciera anteriormente Industria. Posteriormente, la empresa armadora devolverá a Industria el monto prestado.

Concretamente, las mismas fuentes sostienen que hay demoras en los pagos y que se ha modificado el calendario de devoluciones. Es decir, se ha recurrido al plazo máximo de la entrega del dinero acordado.  En el caso del BPE, cuyas cuantías devolvería Defensa a Industria entre 2014 y 2016, la fecha ahora fijada es hasta 2024. En cuanto a la quinta fragata, los retrasos son similares en los pagos.

Este confidencial se ha puesto en contacto en reiteradas ocasiones con el departamento de prensa de Defensa para ampliar detalles. Al cierre de esta edición no han devuelto las llamadas. La Armada, por su parte, ha rehusado hacer declaraciones al respecto.

Desde Industria, en cambio, fuentes oficiales de Industria han explicado que "los aplazamientos de las devoluciones de los préstamos previstos están recogidos en las cláusulas de los contratos de los programas". Para este caso, la fecha de 2024 está contemplada en los acuerdos como año máximo para los reintegros, así como la de 2016, acordadaza inicialmente. Sin embargo, en los epígrafes también se determina que las cuantías son variables en función de los materiales, afirman. El precio del acero en los últimos meses –"que ha sido muy volátil", indican-, por ejemplo, ha variado significativamente los precios finales. La actualización de costes, por tanto, es continua y variable.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·