Martes 21/11/2017. Actualizado 08:48h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Las dos salidas de Artur Mas tras apostarlo todo a la independencia de Cataluña: O golpe revolucionario como ocurrió con el Estat Catalá o referéndum ilegal

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las elecciones catalanas se han planteado en el peor escenario posible: la exacerbación nacionalista, un clima emocional exaltado y una crisis económica que distorsiona los mensajes y las prioridades. Es el análisis de los sociólogos. Una de sus conclusiones es que a Artur Más no le va a quedar más opción que el referéndum ilegal o el golpe revolucionario.

Según Carlos Malo de Molina, presidente de Sigma 2, el nacionalismo catalán ha ganado el primer round, al adelantar las elecciones autonómicas en el tiempo y el clima que más le conviene.

“Pero los siguientes rounds los perderá, porque el tiempo juega en su contra. Tiene que demostrar que la independencia es la mejor solución, que hay mas beneficios que costes y que es posible, pero con datos, no con slogans y propaganda”.

Estat Catalá o referéndum ilegal

El desafío de Artur Mas –añade- solo tiene dos salidas: “Un golpe revolucionario, al estilo de la proclamación del Estat Catalá, o saltarse la legalidad por las bravas con un referéndum ilegal. Los sondeos dicen que no hay un clima social para dar golpes de ese calibre y la Generalitat lo sabe”.

Por otro lado, el discurso extremista y la agresividad nacionalista tiene poco recorrido. “Si los supuestos contrarios no entran al juego y no responden con la misma agresividad, no se obtiene beneficio, ya que no se caldea el ambiente”.

El electorado -dice Malo de Molina- “empieza a conocer datos y posibilidades de qué se le ofrece, y del calentón está pasando al juicio. De hecho las encuestas empiezan a enfriar las posibilidades electorales de Artur Mas, que no logrará la mayoría absoluta, o puede quedarse como está, tras montar un descomunal conflicto”

La independencia tiene costes

Además, los catalanes empiezan a ver que lo que se ofrece, la independencia, tiene costes. “La Cataluña independiente no sale gratis. Sufriría pérdidas económicas, de empleo, huida de inversiones extranjeras, tendrá barreras comerciales y aranceles, corre un peligro cierto de aislamiento internacional. Empiezan a percibir que ni es fácil, ni gratis, ni es para mañana”, señala.

Malo de Molina afirma que los empresarios catalanes se están moviendo en la sombra para intentar reconducir la apuesta nacionalista. Lo sabe bien porque recibe consultas de esos empresarios, “que me comunican su preocupación por la deriva nacionalista, que ya está produciendo efectos en sus negocios. Algo que me sorprende, pero es lo que me dicen”.

Silencio de los empresarios

Sobre el silencio de los empresarios catalanes, Malo señala que evitan cualquier pronunciamiento público “porque la Generalitat tiene una gran capacidad de presión y puede perjudicar sus negocios. Pero no es verdad que no se estén moviendo”.

“El caso de Lara, el dueño de Planeta, es excepcional, ya que buena parte de su negocio está fuera de Cataluña, es poco vulnerable y tiene medios de comunicación para responder. Lara puede hablar; el resto de los empresarios no se atreven”.

En resumen, dice Malo de Molina, “los comicios catalanes se van a celebrar en un clima emocional fortísimo, con mucha pasión y pocos datos: el peor escenario posible”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·