Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Es la razón del adelanto de los congresos regionales

Aviso de Rajoy al partido: preparados para elecciones en noviembre

Asume que tendrá que prorrogar Presupuestos y negociar los de 2018 antes de verano. Si en septiembre no logra apoyos suficientes, disolverá las Cortes

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy ha descartado absolutamente convocar nuevas elecciones en mayo si no logra los apoyos suficientes para sacar adelante los Presupuestos. Considera que, una vez aprobado el techo de gasto para 2017, es factible prorrogar las cuentas del anterior ejercicio y negociar ya las del año próximo. No obstante, la amenaza de volver a las urnas no se ha disipado del todo.

Mariano Rajoy en el Congreso Nacional del PP. Mariano Rajoy en el Congreso Nacional del PP.

Según explican a El Confidencial Digital altos cargos gubernamentales y miembros de la dirección del Grupo Popular en el Congreso, en Moncloa y en Génova se ha asumido que no habrá Presupuestos este 2017. Por tanto, todos los esfuerzos del Ejecutivo y del partido se van a centrar, en los próximos meses, en lograr los apoyos necesarios para los de 2018.

La hoja de ruta, en ese sentido, está ya marcada. En marzo, Cristóbal Montoro presentará el proyecto de ley para las cuentas de este año con el objetivo que la oposición “se retrate”, haciendo público su rechazo a las mismas. El PP, de hecho, piensa hacer sangre con los bandazos del PSOE, que apoyó el techo de gasto y ahora votará “no” a los Presupuestos.

Una vez confirmada la falta de apoyos del resto de grupos parlamentarios –a excepción de Ciudadanos- el Gobierno anunciará, en mayo, su decisión de prorrogar las cuentas del año anterior para empezar a negociar ya las de 2018. Se iniciará, entonces, una carrera a contrarreloj con una fecha límite: el mes de septiembre.

Tienen que cambiar de opinión rápido”

El objetivo del Ejecutivo, tal y como se adelantó la semana pasada, es sellar un acuerdo antes del verano con el PNV, con el que ya ha empezado a negociar.

Las conversaciones con los nacionalistas se están centrando, de momento, en el ámbito de la financiación autonómica. En concreto, el único tema que se ha abordado hasta la fecha es la actualización del cupo vasco y del cobro, por parte de Euskadi, de las liquidaciones pendientes, valoradas en 1.600 millones.

El Gobierno, no obstante, confía en que ese diálogo sea la base para un entendimiento sobre todas las cuentas públicas, de la misma forma que apuesta por aprobar, en junio, el techo de gasto de 2018 con el apoyo del PSOE, tal y como ha sucedido con el de este año.

Además, en Moncloa no se descarta del todo una abstención de los socialistas a las cuentas del año que viene, una vez celebrado su congreso federal: “Con un nuevo secretario general, ya no tendrán necesidad de mostrar una postura radical respecto a las leyes del Gobierno”.

No obstante, reconocen las fuentes consultadas, “ese es el escenario ideal, pero no quiere decir que vaya a producirse”. Desde el Ejecutivo recuerdan que tanto el Partido Socialista como el PNV “tienen que cambiar de opinión en apenas seis meses”. Una evidencia que provoca que ni Rajoy, ni la dirección nacional del PP, las tengan todas consigo.

Preparados para elecciones en noviembre

Así las cosas, y consciente de los riesgos existentes, Mariano Rajoy ya ha comunicado al partido que hay que estar preparados ante una hipotética disolución de las Cortes y la convocatoria de unas nuevas elecciones generales, que se celebrarían en noviembre.

El presidente calcula que si en septiembre no tiene los apoyos necesarios para sacar adelante los Presupuestos de 2018, no tendrá otro remedio que adelantar los comicios para salvar la situación de bloqueo político en la que se encontraría de nuevo España. Una situación similar a la que ya le impidió, en enero del año pasado, presentarse a la investidura.

Ese paralelismo, de hecho, será el que emplee Rajoy para justificar su decisión de cara al electorado y también ante el rey, al que tendría que informar de la disolución de las Cortes.

El trasfondo de los congresos regionales exprés

Esta hoja de ruta de Mariano Rajoy, explica la insistencia del presidente del PP en que todos los congresos regionales del partido se celebren antes de verano.

Rajoy, durante el Congreso Nacional de los populares celebrado el pasado fin de semana, llamó la atención una y otra vez sobre la necesidad de llevar a cabo, cuanto antes, la renovación de las ejecutivas autonómicas del PP. Hay que “estar preparados de cara a las elecciones regionales de 2019”.

Algunos no entendieron el discurso y las prisas del presidente porque para esos comicios queda aún dos años. No obstante, el objetivo oculto de Rajoy es que todo el partido, en su conjunto, y todas las federaciones estén listas para unas generales en noviembre que nadie, ni en Moncloa ni en Génova, se atreven a descartar del todo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·