Sábado 24/02/2018. Actualizado 01:17h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Gómez Bermúdez va a por todas: está dispuesto a imputar al ministro del Interior, al director de la Guardia Civil y al general de Información por las filtraciones del caso Publio Cordón

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Javier Gómez Bermúdez, titular del juzgado de instrucción número 3 de la Audiencia Nacional, está dispuesto a imputar a la cúpula del ministerio del Interior. Asunto: la filtración masiva a la prensa de datos sobre el caso Publio Cordón a raíz de conocerse que había sido localizada la casa de Lyon donde estuvo secuestrado y murió.

El juez lleva todo el verano investigando esa fuga de información de datos que se encuentran bajo secreto judicial.

Lo califica, en concreto, de delito de revelación de secretos, y su objetivo es encontrar, y en su caso procesar, a quienes suministraron estos detalles a la prensa. Y va a por todas, según fuentes de la Audiencia Nacional a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital.

De acuerdo con esas fuentes, al magistrado no le temblará el pulso y llegará hasta el final para saber de dónde partió la filtración a los medios. Su intención, afirman personas de su entorno, es imputar a quien corresponda, sea quien sea, sin distinción alguna por cargo o posición.

El propio juez ha comentado a personas de su máxima confianza su “profundo malestar” por lo que ocurrió. Cuando leyó en la prensa detalles secretos del caso no salía de su asombro. Lo mismo le pasó cuando vio por televisión hablar al ministro. No entendía nada.

Así fue la filtración

La investigación del juez Gómez Bermúdez comenzó a finales de julio, después de que Jorge Fernández Díaz ofreciera en el ministerio del Interior una rueda de prensa para explicar algunos detalles del caso Publio Cordón tras la localización de la casa donde vivió secuestrado.

Esos días, varios medios de comunicación (diarios, televisiones, radios y agencias) publicaron también detalles sobre la resolución del caso.

Se hizo público, por ejemplo, que el empresario secuestrado por los GRAPO hizo señales en el armario-zulo donde estuvo encerrado, con las que fue contabilizando los días de cautiverio.

Tanto los datos que ofreció el ministro, como los que se publicaron en esos medios, eran hasta entonces información bajo estricta confidencialidad. Se trataba de detalles incluidos en los folios que pidió a Francia el juzgado de instrucción de Gómez Bermúdez (el número 3) y que, por tanto, eran secretos.

Encontrar al filtrador es el objetivo de juez. Javier Gómez Bermúdez considera posible que se haya cometido un delito de revelación de secretos. De momento, solo tiene indicios que está tratando de corroborar.

Y en sus averiguaciones apunta a lo más alto: a los mandos políticos y policiales, incluido el ministro del Interior por informar en rueda de prensa.

Providencia urgente

El último movimiento de Gómez Bermúdez para dar con el filtrador se produjo ayer mismo. El magistrado emitió una providencia en la que solicita:

-- Al director general de la Guardia Civil. Que le comunique “quién o quiénes le dieron información, verbal o escrita, del resultado de las investigaciones ordenadas y a quién la transmitió”.

-- Al general jefe del servicio de Información de la Guardia Civil. Le pide el mismo requerimiento que al director general y, además, que “identifique a la persona que informó a las autoridades del ministerio del Interior sobre el resultado de la investigación”.

-- Les da cinco días para que le informen.

-- Gómez Bermúdez también pide a TVE, Antena 3, Telecinco, Cuatro, laSexta y Telemadrid que remitan el vídeo con la rueda de prensa que ofreció el ministro del Interior el 19 de julio ante los medios de comunicación.

-- A estos medios les da diez días de “plazo inexcusable”.

Pena de prisión

El delito de descubrimiento y revelación de secretos, que es a lo que apunta Gómez Bermúdez, está regulado en el Código Penal. En su artículo 198, se lee: “La autoridad o funcionario público que, fuera de los casos permitidos por la Ley, sin mediar causa legal por delito, y prevaliéndose de su cargo, realizare cualquiera de las conductas descritas en el artículo anterior, será castigado con las penas respectivamente previstas en el mismo, en su mitad superior y, además, con la de inhabilitación absoluta por tiempo de seis a doce años”.

Precisamente, el artículo 197 recoge que, si el delito de revelación de secretos se realiza “por las personas encargadas o responsables de los ficheros, soportes informáticos, electrónicos o telemáticos, archivos o registros, se impondrá la pena de prisión de tres a cinco años, y si se difunden, ceden o revelan los datos reservados, se impondrá la pena en su mitad superior.”

Lo que el juez Bermúdez está buscando, por tanto, es conocer quién fue el filtrador de los datos contenidos en la comisión rogatoria internacional por él solicitada y que a le habían llegado a él.

Enfrentamiento con la Guardia Civil

Gómez Bermúdez había ordenado ya a la Guardia Civil que le presentara un informe concretando qué pasos exactos siguieron los documentos sobre el caso del empresario secuestrado, desde que ‘aterrizaron’ en el aeropuerto de Barajas hasta que estuvieron en su poder en el juzgado.

Tal y como publicó ECD, las diligencias que abrió el juez provocaron un choque de trenes entre el juzgado y el instituto armado. Los mandos se quejan de que la cadena de custodia de todos los documentos se respetó escrupulosamente y que ellos no han sido los causantes de la filtración –leer noticia-.

Al mismo tiempo, en la Guardia Civil no gustó el hecho de que el juez Bermúdez pusiera en libertad a los GRAPO detenidos, acusados de ser los carceleros de Publio Cordón en Francia, por considerar que existe riesgo de fuga.

‘Otro’ Garzón

Javier Gómez Bermúdez, que fue presidente de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional y no fue ratificado por el Consejo del Poder Judicial, por lo que ahora se encuentra en el juzgado de instrucción número 3, es conocido informalmente en la Audiencia Nacional como “el motero”, por el vehículo que usa cada mañana para acudir a su puesto de trabajo.

Además, en los pasillos del alto tribunal algunos empiezan a compararle con Baltasar Garzón por sus investigaciones estrella.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·