Miércoles 17/01/2018. Actualizado 17:59h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Burkina Faso es el otro pago del Gobierno por los cooperantes españoles. Exteriores ha incluido discretamente al país africano en el grupo de “ayudas directas” al desarrollo

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La llamada telefónica personal del presidente Zapatero a su homólogo de Burkina Faso no ha sido casual. Este país africano, uno de los más pobres del mundo, “ha jugado un papel clave” en la puesta en libertad de los cooperantes españoles. Exteriores ha obviado las directrices dadas por el propio Ministerio y lo ha incluido entre los principales beneficiarios de la cooperación.

Según ha confirmado El Confidencial Digital por fuentes diplomáticas, se ha tratado de una operación realizada de forma discreta, sin apenas publicidad, y consumada por el departamento que dirige Miguel Ángel Moratinos. Para ello ha sido preciso obviar una importante directriz firmada recientemente por el propio Ejecutivo.

Efectivamente, el Consejo de Ministros aprobó el pasado 13 de febrero el Tercer Plan Director de la Cooperación Española para el período 2009-2012. En este documento se establecieron las prioridades geográficas de la cooperación internacional española destinada al desarrollo, que quedaron divididas en tres grupos de países:

Grupo A. Países de “Asociación amplia”: aquellos en los que el Ejecutivo ha identificado oportunidades para un “marco de asociación a largo plazo” y donde se incluye a Haití, Honduras, Nicaragua, El Salvador, Guatemala, Paraguay, Bolivia, Perú, Ecuador, República Dominicana, Marruecos, Argelia, Mauritania, Etiopía, Malí, Mozambique, Senegal, Cabo Verde, Níger, Filipinas, Vietnam, así como los Territorios Palestinos y la población saharaui.

Grupo B. Países de “Asociación focalizada”: aquellos con los que se ha decidido establecer una menor vinculación, basada en el apoyo a sectores concretos y aplicando instrumentos pactados con los países beneficiarios. Son los siguientes: Colombia, Irak, Líbano, Guinea Ecuatorial, Sudán, Guinea Bissau, Gambia, Angola, República Democrática del Congo, Guinea Conakry, Timor Oriental, Afganistán, Camboya y Bangladesh.

Grupo C. Países de “Asociación para la conso­lidación de logros de desarrollo”: con este tercer grupo se plantean actuaciones más puntuales (“fortalecimiento de políticas públicas inclusivas”, “promoción de la cooperación Sur-Sur”, “cooperación triangular” y “provisión de bienes públicos globales”) y afecta a Cuba, Costa Rica, Brasil, México, Venezuela, Panamá, Argentina, Uruguay, Siria, Túnez, Egipto, Jordania y Namibia.

Hay que subrayar que los dos primeros bloques se llevan el 85% de la ayuda total que España destina a esta partida.

En cualquier caso, como se puede ver, no hay ni rastro de Burkina Faso en este elenco. Pues bien. Según han confirmado a ECD las fuentes diplomáticas citadas, el país que preside Blaise Compaoré acaba de ser catalogado como de “asociación focalizada”. Es decir, ha sido incluido en el Grupo B.

Las mismas fuentes advierten que esto le va a permitir a Burkina Faso recibir “ayudas directas” por parte de España, o sea, grandes cantidades de dinero destinadas al propio gabinete presidencial y no vinculadas necesariamente a proyectos de desarrollo concretos.

Estos desembolsos suelen establecerse para intervenciones puntuales, como desastres naturales (inundaciones, terremotos, incendios…) y por eso mismo tienen la singularidad de que el país donante no suele exigir un gran control sobre el destino final de esas partidas. No se fiscaliza detalladamente el uso que hace el gobierno de ese dinero.

El propio Miguel Ángel Moratinos ha dirigido este proceso del que ha ido informando puntualmente al país beneficiado. El pasado 21 de junio, el ministro viajó hasta Uagadugu, la capital de Burkina Faso, para participar en una reunión entre la Unión Europea y países de África-Caribe-Pacífico (ACP) en el que se abordaron las políticas de cooperación entre ambas regiones.

Burkina Faso ha pasado, por tanto, a ser uno de los países prioritarios de las ayudas de España. Hay que recordar que uno de los protagonistas más activos en la liberación de los cooperantes españoles ha sido Mustafá Ould Liman Chafi. Se trata del consejero personal del presidente de Burkina Faso y fue elegido por los terroristas como mediador en el secuestro de los tres cooperantes españoles.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··