Miércoles 13/12/2017. Actualizado 13:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Llama a mantener la movilización permanente en las calles

El ala radical de la CUP defiende la expulsión de C’s, PSC y PP de las instituciones

Poble Lliure reclama no tener “ninguna connivencia con los traidores” y no olvidar ni perdonar a los “cómplices silenciosos de la represión policial”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La escalada de tensión en Cataluña está provocando que por parte de los sectores más duros del independentismo lancen cada día una propuesta más radical que la anterior. En ese sentido, una de las organizaciones que integran la CUP plantea una idea especialmente drástica.

Ataque de radicales de la CUP contra la sede del PP en Cataluña. Ataque de radicales de la CUP contra la sede del PP en Cataluña.

Tras movilizar, según sus datos, a más de dos millones de catalanes el 1 de octubre para votar en el referéndum del 1 de octubre, los partidos y entidades secesionistas se preparan para declarar la independencia en el Parlament y después para ejercer realmente la soberanía en una Cataluña desgajada del conjunto de España.

Por ejemplo, la diputada de la CUP Eulàlia Reguant ha llamado a analizar cómo se tendrá que empezar a controlar el territorio catalán, para que la declaración de independencia se haga realmente efectiva. Eso implicaría tomar el control de puertos y aeropuertos y arrebatárselos al Estado.

La lista de propuestas llamativas para ir ejerciendo la independencia se va ampliando. Desde un sector de la Candidatura d’Unitat Popular, el socio de ERC y PDeCAT en este proceso rupturista, han llegado hasta el punto de defender echar de las instituciones a otros partidos políticos, según ha comprobado El Confidencial Digital.

Se trata de Poble Lliure, que representa a la parte más independentista si cabe dentro de la CUP: prioriza la ruptura de Cataluña con España, aunque tengan que ir de la mano de “la derecha burguesa” de la ex Convergència, sobre los anhelos socialistas de otro sector, Endavant.

Las amenazas a los partidos no independentistas

Tras el referéndum del domingo 1 de octubre, Poble Lliure difundió a sus simpatizantes un texto en el que se felicitaba por los resultados de la votación y por el alto nivel de movilización y resistencia mostrado por quienes habían “resistido” en los colegios electorales ante la llegada de Mossos, Policía Nacional y Guardia Civil.

Junto a la “movilización popular, masiva y sin precedentes”, esta rama de la CUP destacó “la firmeza y la unidad de nuestros representantes políticos y nuestro gobierno”. Reconocía así el papel de Junts pel Sí y la CUP, así como del gobierno de Carles Puigdemont, impulsores y organizadores del referéndum del 1-O.

Pero fue más allá: Poble Lliure, en ese pronunciamiento tras el 1 de octubre, hace un llamamiento radical a los independentistas. El mensaje es tajante: “Hay que expulsar a los represores y colaboracionistas de todas las instituciones del país”.

Se trata de una referencia directa a los partidos contrarios a la secesión -dejando de lado a Podemos o Catalunya Sí Que ses Pot-, es decir, Ciutadans, Partit dels Socialistas de Catalunya y Partido Popular.

Poble Llire, esta organización independentista radical, heredera del brazo político de Terra Lliure (Moviment de Defensa de la Terra), pide a los catalanes que apoyan el proceso secesionista que no tengan “ninguna connivencia con los traidores (botiflers)”.

De hecho, las amenazas llegan hasta el tradicional “ni olvido ni perdón”, esta vez a cuenta de las intervenciones policiales para frenar el referéndum por orden judicial: “No olvidaremos ni perdonaremos la represión del fascismo español ni los silencios cómplices”, de nuevo de esos partidos no independentistas.

Cabe recordar que la campaña de acoso contra los partidos que no apoyan la ruptura de Cataluña con el conjunto de España se ha agravado en los últimos tiempos. En marzo, la CUP y sus organizaciones afines, como Arran, realizaron un escrache y pintaron la sede del PP en Barcelona. En la pasada huelga del 3 de octubre también hubo concentraciones contra esa misma sede, y también la de Ciutadans. En las últimas semanas muchos locales de C’s, PSC y PP han sufrido pintadas, roturas de cristales y otros ataques por parte de radicales, si bien también algunas sedes del PDeCAT y ERC han sido objeto de pintadas intimidatorias de corte españolista.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··