Miércoles 13/12/2017. Actualizado 13:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Cae el ‘número uno’ de ETA. La Policía recibió el ‘chivatazo’ de que Jurdan Martitegi iba a abandonar su ‘cueva’ por primera vez: salía poco dada su gran estatura

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Jurdan Martitegi solía salir poco de su ‘guarida’. Era el objetivo número uno de la Policía española y francesa y su aspecto físico (mide casi dos metros) no le hacía pasar desapercibido. Ayer, el ya ex jefe del ‘aparato militar’ de ETA acudió a una de sus pocas citas lo que provocó su detención.

Martitegi siempre solía esconderse en sus ‘pisos franco’. Los servicios de Información sabían que no solía acudir a muchas de las citas concertadas entre sus ‘lugartenientes’. Pero el encuentro de ayer, 18 de abril, iba a ser diferente.

Según ha podido saber El Confidencial Digital de fuentes que han participado en la detención de Martitegi, la Policía española y francesa recibieron un importante ‘chivatazo’: Jurdan Martitegi, alias ‘Arlas’, iba a salir a la calle e iba a mantener un encuentro en un lugar cercano a Perpiñán con otros etarras.

Inmediatamente, ambos cuerpos organizaron un dispositivo para dar con él. La sorpresa vino cuando, efectivamente, era Jurdan Martitegi el que había acudido en persona a la cita. Justo en el momento en que se encontró con los otros miembros de ETA los agentes procedieron a su detención.

Los servicios antiterroristas conocían, tal y como se contó en estas páginas, que Jurdan Martitegi era el jefe del ‘aparato militar’ de ETA desde la detención de ‘Txeroki’ y ‘Gurbitz’, y que había recibido el encargo de reorganizar los ‘comandos’ de la banda terrorista desde suelo francés –ver noticia-.

Sus movimientos, eso sí, eran muy reducidos: sus dos metros de estatura le impedían moverse con facilidad, por lo que tenía que estar refugiado y sus apariciones públicas eran muy escasas, apuntan las fuentes consultadas por ECD.

La cita de Martitegi en las afueras de Perpiñán era con Álex Uriarte, ‘legal’ (no fichado), que llegó a la ciudad francesa en su automóvil particular desde España. Los dos iban armados y no opusieron ninguna resistencia en el momento de su detención. En la misma operación, judicializada por el juez Garzón, han sido detenidas varias personas en la provincia de Álava.

Perfil de Martitegi

La última pista que se tenía del ya ex ‘número uno’ de los ‘comandos’ de ETA es que formaba parte del ‘comando Vizcaya’ en estrecha colaboración con Arkaitz Goikoetxea. En el momento de la detención de éste, Martitegi logró escapar. La Policía española y francesa organizaron una ‘operación jaula’ para intentar detenerle pero no tuvieron éxito.

A las órdenes directas de Martitegi se sitúa un estrecho grupo de colaboradores cercanos. El citado Andoni Sarasola; Tomás Elorriaga Kunze, jefe del aparato de explosivos y armamento; Eneko Gogeascoechea, responsable del de logística (‘lohi’); y Kepa Arizmendi experto en el paso de la frontera (‘muga’).

Jurdan Martitegi Lizaso ya ha sido detenido por la Ertzaintza y puesto en libertad en dos ocasiones por participar en diversos actos de ‘kale-borroka’. Huyó en 2006 después de que la Fiscalía de la Audiencia Nacional solicitara para él una condena de 22 años por un ataque con 'cócteles molotov' contra el cuartel de la Guardia Civil de Galdakao en el que resultó herido un agente, en enero de 2000.

En 1998, se presentó ante el juez Baltasar Garzón después de su presunta participación en actos de violencia callejera. Quedó en libertad, pero fue acusado más tarde de atacar con 'cócteles molotov' la comisaría de la Ertzaintza en Amorebieta. También resultó absuelto de este cargo.

Martitegi ya ha pasado por la cárcel: fue detenido de nuevo el 5 de marzo de 2001 acusado de colocar un artefacto en los juzgados de Durango. Estuvo es las prisiones de Alcalá Meco y de Daroca. En esta última ingresó en las celdas de aislamiento tras protagonizar un incidente con los funcionarios.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··