Sábado 18/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Ha pasado la noche en la cárcel de Alcalá-Meco

Carme Forcadell elude la prisión preventiva tras colaborar con la Justicia

Está tratando de reunir la fianza de 150.000 euros. Libertad con el abono de 25.000 euros para Lluís Corominas, Lluís Guinó, Ramona Barrufet y Anna Simó. Tienen una semana para pagar

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El magistrado del Tribunal Supremo Pablo Llarena ha dictado prisión eludible con fianza de 150.000 euros a la presidenta del Parlament, Carme Forcadell, tras su declaración este jueves en el Tribunal Supremo.

Carme Forcadell Carme Forcadell

Llarena ha impuesto esta fianza a Forcadell para que pueda evitar la prisión preventiva. Su defensa trata en estos momentos de reunir el dinero. Por el momento, ha pasado la noche en la cárcel de Alcalá Meco (Madrid). El juez ha tomado esa decisión a pesar de que la Fiscalía había pedido prisión incondicional para la presidenta del Parlament.

Para los diputados Lluís Corominas, Lluís Guinó, Anna Simó y Ramona Barrufet ha acordado fianzas de 25.000 euros y les da una semana de plazo para abonarlas. En el caso de Josep Joan Nuet, que votó en contra de la independencia, ha decretado libertad sin medidas cautelares.

La presidenta del Parlament y los diputados para los que la Fiscalía había solicitado prisión incondicional, han utilizado su último turno de palabra para desvincularse de la vía unilateral hacia la secesión.

De hecho, tal y cómo había adelantado El Confidencial Digital en su edición de este jueves, Forcadell y la Mesa del Parlament habían recibido garantías de que evitarían el ingreso en la cárcel, en calidad de prisión provisional, si colaboraban con la Justicia. Esta medida cautelar sí la ha aplicado la Audiencia Nacional tanto a Jordi Sànchez y Jordi Cuixart, como a Oriol Junqueras y otros siete ex consellers del Govern.

Disconformidad del TS con la prisión preventiva

Una de las razones de Lamela para dictar prisión provisional fue que ningún investigado, salvo Santi Vila, quiso declarar ante el fiscal durante el interrogatorio. De hecho, Vila pudo eludir la cárcel tras abonar una fianza de 50.000 euros. Los Jordis y los ex miembros del Govern ingresaron el mismo día de la comparecencia en varios centros penitenciarios de Madrid.

La prisión incondicional de los ex consellers no ha sido bien recibida por los magistrados del Tribunal Supremo. Éstos, con la vista puesta en las elecciones del 21-D, consideran que la cárcel da una baza al independentismo, según informó este miércoles el diario El País.

Pese a ello, la colaboración con la Justicia era un punto clave, la condición de la que dependían en buena parte las medidas cautelares que impondría Llanera a Forcadell y a la Mesa. Por eso, los seis imputados decidieron responder este jueves a las preguntas que les planteó el Ministerio Público.

Prestaron declaración

Fuentes del entorno de Forcadell aseguraban a ECD, en los días previos a la declaración en el Supremo, que ésta sería una de las razones por las que los ex miembros de la Mesa evitarían la prisión incondicional sin fianza, tal y cómo finalmente ha ocurrido.

A los imputados también se les había hecho llegar indirectamente el dato de que el juez no dictaría cárcel si los implicados colaboraban y contestaban a las preguntas del fiscal y del propio magistrado durante la declaración.

Y esto es lo que hicieron, tal y cómo había anticipado ECD, los cinco citados este jueves en el Supremo: Carme Forcadell, Lluís Maria Corominas, ex vicepresidente primero de la Mesa y ex presidente del grupo parlamentario Junts pel Sì; Lluís Guinó, ex vicepresidente y diputado de Junts pel Sì; Anna Simó, ex secretaria primera y diputada de ERC; Ramona Barrufet, ex secretaria cuarta y diputada de Junts pel Sì y Joan Josep Nuet, ex secretario tercero y diputado de Catalunya Sì Que Es Pot.

Forcadell no quería declarar

Según pudo saber El Confidencial Digital por fuentes del entorno más próximo a Forcadell, la ex presidenta del Parlament tenía previsto no declarar desde que el Tribunal Supremo admitió la querella.

Es legítimo que un investigado se acoja a su derecho a no declarar, y es eso lo que planeó Forcadell: contestar sólo a las preguntas de su abogado, Andreu van den Eyden, y hacer caso omiso a las del fiscal.

Carme Forcadell estaba dispuesta a ceñirse a esta estrategia incluso aunque le acarreara la prisión preventiva. Consideraba que la causa es una injerencia del Gobierno en la Justicia española, al igual que la aplicación del artículo 155. Por eso, insistía que el Ministerio Público no era competente para interrogarla.

En un principio, la expresidenta del Parlament prefería correr la misma suerte que los ocho ex consellers presos en lugar de la de Puigdemont, en Bélgica desde el pasado lunes y fuera del alcance de la Justicia española, por ahora.

Los otros imputados se habían echado atrás

Sin embargo, después de conocer que era posible evitar la cárcel si declaraban, los otros ex miembros de la Mesa, CorominasGuinóSimóBarrufet y Nuet, se echaron atrás: “no van a querer arriesgarse; contestarán si es lo que el TS quiere” con tal de quedar libres, reconocían a ECD fuentes del entorno de Forcadell el día antes de la cita en el Supremo.

Ésta “hubiera resistidopero los otros la han dejado en una posición más incómoda”, aseguraban en su círculo de máxima confianza. Precisaban que no podía ser la única imputada en la causa que no respondiera porque podía afectar negativamente a las medidas cautelares de los otros imputados.

Así pues, para no perjudicarles, Forcadell decidió unirse finalmente a sus ex compañeros en el Parlament. Contaban con que los seis imputados por tramitar las leyes de desconexión y declarar la independencia quedarían libres.

Acumulación de las causas

Por otro lado, el Supremo es partidario de acumular las causas abiertas por la deriva independentista en un solo órgano, el propio TS. Era la idea inicial de la Fiscalía General del Estado.

Sin embargo, el Ministerio Público cambió de opinión en el último momento tras conocerse las medidas del Gobierno para Cataluña: Rajoy anunció la disolución del Parlament y la convocatoria de elecciones. Así las cosas, los ex consellers dejaron de ser aforados, pero no los miembros de la Mesa.

Con esta disparidad de circunstancias, la Fiscalía decidió finalmente enviar dos querellas distintas: una a la Audiencia Nacional (la de los ex consellers) y otra al Tribunal Supremo (la de los miembros de la Mesa), que ha recaído en Llanera.

Una vez tome declaración a los imputados, Llanera decidirá si el TS es competente para dirigir también la causa abierta contra los ocho ex consellers, presos en varias cárceles madrileñas. En caso afirmativo, el Supremo podrá cambiar de criterio respecto a las medidas cautelares de los investigados. También la de prisión preventiva.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·