Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Un año después de su elección en el Congreso de Valencia, Cospedal no tiene todo el control del partido: algunos críticos hablan de falta de experiencia y de “autoridad interna”

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Un año después del Congreso de Valencia en el que fue elegida, María Dolores de Cospedal, secretaria general y número dos del Partido Popular, afronta todavía problemas para controlar la organización, según fuentes críticas del partido.

Esas fuentes señalan que Cospedal “no tiene el perfil de secretaria general”. Es un puesto con mucho mando, pero que exige conocimiento directo, palmo a palmo, del terreno y de las personas: “Saber quién es quién en cada provincia”. Para eso, lo que hace falta es experiencia interna, que ella no tiene porque no es militante del partido desde antiguo: “Tiene una trayectoria política corta”.

La sustituta de Ángel Acebes recibe toda la confianza de Mariano Rajoy,pero sintoniza menos, en lo personal y en lo organizativo, con la portavoz en el Congreso, Soraya Sáenz de Santamaría, y con la vicesecretaria de organización, Ana Mato.

El problema, según esas fuentes consultadas por El Confidencial Digital, es que Cospedal “no tiene autoridad interna”, por lo que a veces ocurre que no tomen en serio, en algunas comunidades autónomas, las órdenes que emanan de la secretaria general.

Cospedal, además de número dos del PP, es diputada por Albacete, presidenta del PP en Castilla La Mancha y futura cabeza de lista de su partido para la presidencia de la Junta de Comunidades. Ahí se presenta un problema para el PP y la propia Cospedal, cuya secretaría general está, en principio, planeada para un solo ciclo de tres años, hasta 2011, fecha en la que hay elecciones autonómicas.

El PP está empeñado en conseguir la presidencia castellano-manchega, porque considera que esa región es terreno propio, como se comprueba en las elecciones municipales, generales y europeas. A nivel autonómico, ahora, con Barreda presidente, ve que existe una oportunidad que no había cuando estaba Bono.

La condición de secretaria general del partido, y por tanto su presencia habitual en medios informativos nacionales, está dando a Cospedal una notable visibilidad también a nivel regional, con lo que se salta el boicot absoluto que los populares sufren por parte de los medios locales castellano-manchegos. Algo parecido se intentó en su día con Luis de Grandes en su día. Las citadas fuentes críticas apuntan que, para lograrlo, a Cospedal “le habría bastado con ser portavoz en el Congreso”; sin embargo, la manchega adoptiva gusta poco de la oratoria.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·