Sábado 26/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Un informe reservado echa la culpa a la Consejería de Sanidad de Madrid por el retraso en la recuperación de los cadáveres del accidente de helicóptero en Bosnia

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los restos mortales de los dos militares españoles fallecidos en Bosnia en junio fueron enterrados 52 horas después del accidente de helicóptero. Un escrito reservado de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra (FAMET) detalla que “se intentaron agilizar los trámites durante toda la noche” aunque se podrían haber resuelto en un máximo de siete horas si la Consejería de Sanidad de Madrid y el Juzgado de Guardia hubieran puesto más medios.

Según un escrito al que ha tenido acceso El Confidencial Digital, un mando de las FAMET matiza una información publicada por el diario El Mundover noticia- y explica que el tiempo que llevó recuperar los cadáveres del Teniente Santiago Hormigo Ledesma y del Sargento Joaquín López Moreno -52 horas-, “solamente podría haberse acortado en un máximo de seis o siete horas si las gestiones administrativas se hubieran podido obviar o llevar a cabo fuera de las horas normales de funcionamiento de las instituciones que debían proporcionar los preceptivos permisos”. Se señala concretamente a la Consejería de Sanidad de la Comunidad que gobierna Esperanza Aguirre y el Juzgado de Guardia que llevó el caso.

El motivo de la imposibilidad de agilizar los trámites, detalla el informe, es que “al llegar los féretros a Territorio Nacional sobre las 23:00 horas del viernes 20JUN08, las preceptivas autopsia e identificación de cadáveres, que son requisitos previos para la expedición de los permisos correspondientes, se llevaron a cabo de madrugada (finalizaron poco antes de las 05:00 horas)”.

Además, el informe incluye un texto de uno de los mandos de FAMET que acudió a la Base Aérea de Torrejón para acompañar a los familiares de los fallecidos. Según este oficial la reacción de los allegados le resultó “inesperada y desagradable” cuando se le increpó por las circunstancias en las que fueron enviados los pilotos a Bosnia. El mando, dadas las tensas circunstancias, se limitó a expresar sus condolencias mientras se intentaba tranquilar el ambiente.

Estás son algunas de las afirmaciones del mando de las FAMET matizando  la información publicada por el diario dirigido por Pedro J. Ramírez:

-- “Según la Norma en vigor, pasando la comitiva con los féretros al hombro a menos de cinco metros de ellos y que tras el responso, se invitó a los familiares a acercarse hasta los coches fúnebres, donde se encontraban ya los féretros, para que pudieran despedirse de ellos y tocarlos, si lo deseaban”. Así lo hicieron, se explica. El artículo de prensa advirtió que los familiares “apenas vieron los féretros”.

-- El texto hace referencia también a un suceso en el Hospital Gómez Ulla que el diario explica en un párrafo titulado “Malas maneras”. El mando detalla que “se trata de uno de los muchos comentarios intercambiados con los familiares en respuesta a las continuas acusaciones de engaño por parte del Ministerio de Defensa”.

-- Acerca de las horas a las que se citó a los familiares se destaca que “en ningún caso estaba previsto que el juez se personara en el hospital” y que “ante la falta de comparecencia de personal de la Funeraria con información sobre el estado de los trámites” miembros de FAMET intentaron poner todos los medios posibles para informar a los familiares y resolver los retratos.

-- El mando exculpa la “reacción humana de ira ante una tragedia tan grande” por la acusaciones de algunos familiares que atribuye a una “percepción subjetiva”. “Nadie se tomó los comentarios directos recibidos como una ofensa a la persona o a las instituciones de las Fuerzas Armadas”.

Por último, hay que destacar que a pesar de que el trato a los familiares “fue exquisito y respetuoso” dadas las circunstancias, en otro escrito al que ha tenido acceso ECD se advierte que “el Coronel Jurídico nombrado como Fiscal del caso sugirió -a un mando increpado por los familiares en el Hospital Gómez Ulla- la posibilidad de presentar una denuncia por la acritud de las acusaciones e insultos”. La opción quedó declinada “porque lo que se pretendía era ayudarles y no perjudicarles en esta difícil situación”, asegura el texto.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·