Sábado 26/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Dejó abierta la posibilidad de dejar el cargo

Cospedal ha amagado con abandonar la secretaría general del PP por tres razones

1.) Se ha sentido ninguneada con la candidatura de Esperanza Aguirre. 2.) Le ha desgastado en Castilla-La Mancha dar la cara por la Gürtel y Bárcenas. 3.) Ve difícil mantener cuatro años más dos cargos

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

María Dolores de Cospedal dejó abierta, el pasado martes, la posibilidad de renunciar a la secretaría general del PP si es reelegida presidenta de Castilla-La Mancha. A pesar de que después ha matizado sus palabras, asegurando que no hay “nada decidido”, la dirigente tiene razones de peso para dar un paso atrás en la ejecutiva nacional.

María Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy. María Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy.

“Es una de las opciones”. Así respondió Cospedal, en el almuerzo Deloitte-ABC, cuando fue preguntada si abandonaría la secretaría general del PP si vuelve a ganar las elecciones autonómicas. La presidenta de Castilla-La Mancha añadió además que compatibilizar los dos cargos ha sido “una tarea muy dura” y que “mi puesto como secretaria general siempre ha estado a disposición del PP”.

Ayer, la actual número dos del Partido Popular dio nuevas explicaciones, asegurando que no abandonaría su responsabilidad en la ejecutiva nacional “en una año tan importante”.

Pese a estas aclaraciones de Cospedal, en el PP se tiene ya la sensación de que la madrileña prepara su marcha. Algunos dirigentes nacionales, consultados por El Confidencial Digital, aseguran que “estará en el cargo hasta el próximo congreso nacional del partido, en 2016, y después dará un paso atrás”.

La elección de Aguirre, clave

Las fuentes antes citadas aseguran que las palabras de Cospedal vienen motivadas por varios factores. No obstante, aseguran que la elección de Esperanza Aguirre como candidata al Ayuntamiento de Madrid “ha sido clave”.

Y no solo porque la presidenta del PP madrileño no fuera, precisamente, la favorita de la secretaria general (“ella quería a Ignacio González en la Comunidad y a Cifuentes en el Ayuntamieno”), sino también por la polémica generada después a cuenta de la posible creación de una gestora para dirigir a el partido en Madrid.

Compañeros de Cospedal en la dirección nacional aseguran que “fue Rajoy quien aceptó la creación de esa gestora, ya que nunca un candidato a alcalde ha presidido el PP de Madrid”. Después, y tras la reacción airada e Aguirre, el presidente “buscó una solución pactada con las dos en un intenso intercambio de llamadas”.

Pese a ese acuerdo, la secretaria general se ha sentido “ninguneada”, ya que, según explican fuentes bien situadas en Génova, “su liderazgo ha quedado en cuestión”. Algo que, para estos mismos dirigentes, ya pasó con la designación de Juan Manuel Moreno como presidente del partido en Andalucía.

Dar la cara por el partido le perjudica electoralmente

Colaboradores muy cercanos a Cospedal en Castilla-La Mancha aseguran a este diario que la presidenta regional es “muy consciente” que ser la voz del partido a nivel nacional le supone “un desgaste electoral”. Otra “razón de peso” para que la número dos del PP haya dejado abierta la posibilidad de dejar la secretaría general.

En este sentido, desde el PP de Castilla-La Mancha aseguran que “tener que dar la cara por casos que afectan al partido, como la Gürtel o Bárcenas, es un servicio que Cospedal hace al PP pero que le perjudica aquí”.

Pese a ello, las encuestas que manejan los populares apuntan a que Cospedal revalidará la mayoría absoluta, algo imprescindible para formar gobierno: “Si no lo logramos, no descartamos que García-Page pacte con Podemos”.

Es difícil mantener cuatro años más dos cargos”

Las fuentes consultadas por ECD afirman que María Dolores de Cospedal ha demostrado, pese a las advertencias de algunas voces dentro del partido, que ha sabido compatibilizar a la perfección sus responsabilidades como secretaria general del PP y como presidenta de Castilla-La Mancha.

No obstante, aseguran que “es muy difícil” que nadie pueda mantener ambos cargos durante una nueva legislatura: “Estaríamos hablando de ocho años. No lo ha hecho nadie hasta ahora dentro del partido. Ella es consciente de ello y por eso planteará dejar paso a otro en el congreso de 2016”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·