Domingo 19/11/2017. Actualizado 11:46h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Defensa pone tantas pegas que ha convertido en ‘misión imposible’ para los periodistas visitar misiones españolas en el exterior

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El ministerio de Defensa está convirtiendo en ‘misión imposible’ para los periodistas españoles visitar las bases de las tropas que se encuentran en operaciones de paz en el exterior.

Según ha constatado El Confidencial Digital, cada vez son más los testimonios de enviados especiales y corresponsales, tanto en Afganistán, como en el Líbano o en Kosovo, que se plantean visitar a los militares españoles y desde el ministerio les dan con la puerta en las narices.

Desde hace unos años, Defensa exige en esos casos que los informadores soliciten con antelación autorización para entrar en las bases. Pero, aún así y una vez tramitado, pone todos los obstáculos imaginables, y en la mayoría de las ocasiones consigue que los periodistas tiren la toalla.

Un ejemplo se dio en febrero pasado, cuando muchos de los periodistas que se acercaron a Prístina para cubrir la declaración de independencia de Kosovo pidieron, con tiempo, permiso para visitar a los militares españoles en Istok. Defensa les dio el visto bueno para que lo hicieran cuando ya estaban de regreso en España.

También en el Líbano es más que complicado para la prensa entrar en la base Miguel de Cervantes. Los permisos para visitar estas instalaciones militares españolas nunca llegan, mientras que, como paradoja, los periodistas libaneses reciben invitaciones para hacerlo sin ningún problema.

Las cosas están de tal modo que casi la única manera que tienen los reporteros de acceder a las bases es cuando acompañan a los ministros de Defensa, Asuntos Exteriores o al presidente del Gobierno en alguno de sus viajes. Y en esos casos los tienen “controlados”.

La impresión es que esta política del ministerio tiene mucho que ver con la intención de evitar cualquier contacto no controlado entre militares y periodistas, por temor a que estos se enteren de incidentes, ataques u otros problemas para las tropas que Defensa no desea hacer públicos.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·