Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La Casa Blanca ha dado un mejor tratamiento que a Merkel y Macron

Desvelamos de qué han hablado Rajoy y Trump

El presidente de EEUU se interesó por el impacto de las elecciones en Alemania, el auge de los populismos en Europa y qué información ha recibido España sobre Venezuela procedente de la oposición

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Reunión en el despacho Oval de la Casa Blanca, almuerzo de trabajo, rueda de prensa en Rose Garden... Mariano Rajoy ha tenido trato de “socio preferente” de Estados Unidos y tiempo suficiente para abordar con Donald Trump los principales temas relacionados con la política internacional. El presidente ha estado especialmente interesado en lo que ocurre en Europa y Venezuela.

Donald Trump y Mariano Rajoy, en los exteriores de la Casa Blanca. Donald Trump y Mariano Rajoy, en los exteriores de la Casa Blanca.

Según confirman a El Confidencial Digital altos cargos gubernamentales, la Casa Blanca diseñó una “agenda temática” sobre los aspectos a tratar por los dos mandatarios durante su reunión y posterior almuerzo. En ese documento, no existía un apartado específico sobre Cataluña, aunque sí se pactaron respuestas a posibles preguntas sobre el tema durante la rueda de prensa en Rose Garden.

El desafío soberanista, no obstante, logró el protagonismo esperado durante el encuentro entre los dos presidentes, gracias a la manifestación convocada por la Asamblea Nacional Catalana ante la Casa Blanca.

Efectos de la victoria de Merkel

La conversación entre Trump y Rajoy discurrió atendiendo a un orden de bloques temáticos, relacionados con las diferentes “regiones mundiales”. En el apartado dedicado a Europa, el presidente norteamericano se interesó especialmente por la reciente victoria de Angela Merkel en las elecciones de Alemania, que permitirá a la actual canciller encadenar cuatro mandatos consecutivos.

En Washington se daba por segura la reelección de la líder del CDU, pero existe cierta preocupación por el nuevo panorama político que se vivirá en Alemania con el fin de la “gran coalición” con los socialistas del SPD, que pasan a la oposición.

En la Administración Trump son muy conscientes de que en la Unión Europea existe, de facto, un pacto de esas características y el presidente norteamericano ha preguntado si los cambios políticos que se van a vivir en Alemania pueden afectar a nivel comunitario.

El auge de los populismos en Europa

En el mismo bloque dedicado a Europa, Donald Trump ha expresado a Mariano Rajoy su preocupación por el auge de los populismos en el viejo continente, un fenómeno que se inició antes incluso de las últimas elecciones europeas de 2014 y que en los últimos años se ha ido consolidando.

Desde el Gobierno se diseñó para el presidente un dossier con algunos ejemplos del crecimiento de este fenómeno en el último lustro, incluyendo las particularidades de este movimiento en los principales países europeos y también en España.

Rajoy, en este sentido, ha trasladado que las democracias europeas están logrando imponerse a los partidos radicales que están surgiendo y que éstos siguen todavía lejos de conquistar los gobiernos, pese a su entrada en los principales parlamentos.

Relaciones de España con la oposición venezolana

Si el triunfo de Merkel y el auge de los populismo coparon, junto a la negociación del tratado de libre comercio entre Estados Unidos y la UE, el tiempo dedicado por ambos dirigentes para hablar de Europa, la actual situación de Venezuela ocupó gran parte del bloque dedicado a Latinoamérica.

Según las fuentes gubernamentales consultadas por ECD, Donald Trump estaba perfectamente informado de los viajes de representantes de la oposición venezolana para reunirse con miembros del Gobierno y otros dirigentes dirigentes políticos españoles. Incluidas las gestiones de José Luis Rodríguez Zapatero como mediador entre el régimen de Maduro y los propios opositores.

El presidente americano se interesó, en este punto, por los datos sobre la situación del país que habían transmitido al actual Gobierno tanto el propio Zapatero como los venezolanos Julio Borges y Freddy Guevara, representantes de la Asamblea Nacional, que despacharon con el propio Rajoy en La Moncloa hace apenas tres semanas.

El terrorismo yihadista y Corea del Norte

En el encuentro también se analizaron posibles amenazas contra los países de occidente, destacando en este apartado el terrorismo yihadista y las recientes pruebas nucleares protagonizadas por Corea del Norte.

Sobre las actuaciones de fanáticos del Estado Islámico, Trump trasladó a Rajoy el apoyo de Estados Unidos a España en la búsqueda y detención de células terroristas después de los atentados de Barcelona. Los dirigentes analizaron también el repliegue del ISIS en Siria después de los últimos bombarderos protagonizados por Rusia.

En cuanto a la ofensiva de Corea del Norte, el presidente norteamericano agradeció a Mariano Rajoy la decisión del Gobierno de expulsar de España al embajador y a todo el personal diplomático del país asiático después de las últimas maniobras atómicas impulsadas desde Pyongyang.

Así logró Rajoy un mejor trato que Merkel y Macron

Esa decisión, tomada a escasos días de la visita de Rajoy a Donald Trump, es considerada por Moncloa una de las claves que han permitido que el presidente del Gobierno haya tenido, en la Casa Blanca, un trato de “socio preferente” de Estados Unidos, mucho mejor al que el presidente estadounidense dispensó en su día a Angela Merkel y Emmanuel Macron.

Rajoy, en ese sentido, no solo se reunió con su homólogo norteamericano en el despacho Oval, sino que fue invitado a un almuerzo de trabajo con el propio Trump en la Casa Blanca. Después, ambos comparecieron en junto a la escalinata de Rose Garden, un emplazamiento que Trump elige para comparecencias en momentos de especial trascendencia, como ocurrió cuando anunció la salida de Estados Unidos del Acuerdo de París contra el Cambio Climático.

Merkel, en su visita el pasado mes de marzo, no recibió ese trato. Para empezar, no hubo almuerzo, sino una reunión en el Despacho Oval, grabada en sus primeros minutos por las cámaras de televisión. Concluido el encuentro, comparecieron ante los medios en el interior de la residencia presidencial y no en Rose Garden.

Emmanuel Macron, por su parte, solo logró una visita de Trump a los Inválidos, previa a una rueda de prensa conjunta en el Eliseo, durante la estancia de dos días del presidente estadounidense en París. Al día siguiente de esos dos actos, el 14 de julio, se fotografió junto al norteamericano en el desfile de la Fiesta Nacional.

Las diferencias en el trato de Trump a Rajoy con respecto a sus homólogos de Alemania y Francia es evidente y, tal y como aseguran desde Moncloa, fruto de una serie de política de gestos que no se queda solo en el rechazo de España a las pruebas nucleares en Corea del Norte.

También han influido, en este sentido, la apuesta del Gobierno por renegociar el TTIP y las gestiones llevadas a cabo por Pedro Morenés desde que tomó posesión como embajador en Washington. Sus reuniones con diplomáticos, senadores, congresistas y representantes de la Administración Trump han sido constantes.

España, “socio preferente” de Estados Unidos

Todo ello ha ayudado para que España vuelva a ser considerada por Estados Unidos un socio preferente. Un logro que el propio Rajoy empezó a trabajarse en su anteror visita a Washington, con Obama aún en la Casa Blanca.

Entonces, el presidente decidió visitar el cementerio de Arlington para honrar a los soldados estadounidenses caídos en combate, antes de entrevistarse con el entonces mandatario norteamericano. Horas después, en un aparte, Obama comentó a Rajoy que ese gesto suyo “acababa con la afrenta de Zapatero”, cuando éste se negó a saludar a la bandera de EEUU.

El presidente demócrata, pese a ello, no dio el paso de situar a España como aliado preferente de Estados Unidos. Una decisión que ahora sí ha adoptado Donald Trump, tal y como el propio mandatario ha confirmado a Mariano Rajoy.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·