Jueves 14/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Chequeo al PSOE-M

División en el socialismo madrileño ante su congreso: Carlos Morales y David Lucas, candidatos de consenso

Antonio Miguel Carmona suma a los “tomasistas” y sus propios apoyos, pero los “pedristas” pueden castigarle por su vinculación con Susana Díaz

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El socialismo madrileño afronta su próximo congreso regional como suele ser “tradicional” en el partido: fuerte tensión internas, grupos enfrentados y candidatos en conflicto. Parece que sólo hombres de consenso, como son Carlos Morales o David Lucas, podrían jugar un papel apaciguador de la organización.


Antonio Miguel Carmona. Antonio Miguel Carmona.

Dentro del PSOE-M existen varios sectores enfrentados, que darán batalla por la formación de una nueva ejecutiva, que sustituya a la actual, presidida por Sara Hernández, una persona de Pedro Sánchez y que ha quedado muy tocada tras la salida de la anterior dirección federal y la formación de una gestora.

El Confidencial Digital ha realizado un chequeo a la situación en el socialismo regional, y estos son los grupos más destacados y su implantación:

Los “tomasistas”

Dentro del PSOE-M destacan en primer lugar los seguidores más duros de Tomás Gómez , el ex secretario regional depuesto por Pedro Sánchez, que representan aproximadamente un 25% de la organización.

Gómez despierta entre sus leales fidelidades indiscutibles, y son muchos los militantes que le insisten en vuelva a tomar la riendas del socialismo madrileño. Retirado de la política, su deseo es ver reconstruirse el partido que tanto la ha dado y en el que finalmente todo han sido sinsabores. Forma un equipo cerrado con Maru Menéndez, Antonio Miguel Carmona, Eva Matarín y Eusebio Fernández Jabonero.

El poder de Carmona

Otro 25% del partido lo aglutina Antonio Miguel Carmona, desplazado bruscamente en el ayuntamiento de Madrid y que ha sido una voz discrepante frente al oficialismo de los socialistas madrileños.

Próximo a Susana Díaz, en su contra juega la lealtad mantenida hacia Tomás Gómez, porque suscita el rechazo los “pedristas”. Es muy criticado en este sector por sus múltiples visitas a los militantes y agrupaciones locales. “Tomasista” integrador, los más cercanos a Gómez critican, sin embargo, que concilie con algunos miembros de la Ejecutiva de Sara. Sería un candidato ideal si la organización estuviera apaciguada.

Una mitad atomizada

De esta manera, el “tomasismo”, liderado por el propio Tomás Gómez y por Antonio Miguel Carmona, representa la mitad de los socialistas madrileños.

La mitad restante está divida. El otro 50%, formado por aquellos que, o bien no provienen o simplemente son contrarios a Tomás Gómez, que lograron ganar el último congreso, sufren ahora una fuerte atomización y división de liderazgos.

Los alcaldes

El núcleo duro del “pedrismo” lo forman los alcaldes. Si bien poseen una fuerte presencia institucional (Fuenlabrada, Móstoles, Alcalá), la suma de militantes de sus agrupaciones no le hace llegar más allá del 20% del PSOE-M.

Muy críticos con la secretaria general, Sara Hernández, destaca como posible candidato a secretario general Javier Rodríguez Palacios, alcalde de Alcalá, si bien el más animado a presentarse y con mayores ambiciones es David Lucas, alcalde de Móstoles.

Sara Hernández

Sara Hernández apenas tiene autonomía como líder madrileña, por la subordinación que ha practicado respecto a Ferraz cuando mandaba Pedro Sánchez.

Sus leales conforman como mucho un 10% de los socialistas de la región. Muy criticada por sus aliados alcaldes, por su bajo perfil y por haber quedado tercera en su propio municipio, donde es alcaldesa: Getafe. Quien gobierna realmente la federación socialista y el Ayuntamiento de Getafe es Cristina, una persona muy cercana en lo personal a Sara, a quien salpica abiertamente el caso aparcamientos, que será juzgado en los próximos meses.

Morales y Segovia

El resto de la Federación se lo reparten distintos grupos, que completan un puzzle a veces indescifrable.

Destaca con un 10% de los militantes Carlos Morales, muy activo en ideas y en propuestas, querido por todos los sectores, hombre conciliador que podría llegar a ser secretario general.

Desde la ejecutiva regional le adjudican también un 5% al diputado Juan Segovia, el antiguo candidato a secretario general que perdió frente a Sara Hernández en el anterior congreso.

Y otro 5% es el que suman los leales a Jaime Lissavetzky agrupados en algunas mayorías de agrupaciones de la Villa de Madrid.

El puzzle

Así pues, el PSOE-M se ha convertido en un puzzle, con la siguiente composición: Tomás Gómez 25%, Antonio Miguel Carmona 25%, alcaldes 20%, Sara  Hernández 10%, Carlos Morales 10%, Juan Segovia 5%, Jaime Lissavetzky 5%.

Como conclusión de este puzzle, en las quinielas para encabezar una lista que logre ser secretario general se sitúan hombres de consenso como Carlos Morales quien, a pesar de tener menos votos, suscita una mayor aceptación por todas las partes. Tras él aparecen alcaldes como Javier Rodríguez (Alcalá de Henares), David Lucas (Móstoles) o el siempre candidato Manuel Robles (Fuenlabrada), quienes quieren jugar esa baza aprovechando su posición institucional. Antonio Miguel Carmona es el que más votos reúne, más apoyos dentro y fuera, pero su “susanismo” le granjea el veto del sector más “pedrista” del partido.



·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··