Miércoles 13/12/2017. Actualizado 13:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Ejecutiva del PP: Rajoy recibió plenos poderes para actuar, Aguirre se equivocó no asistiendo y se está quedando fuera, Gallardón no recibió ningún aplauso

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El balance final de la reunión que celebró ayer el comité ejecutivo nacional del PP ha sido negativo para dos de los principales afectados por las últimas escaramuzas. Esperanza Aguirre no quiso asistir y esa decisión sorprendió y sentó mal al resto de dirigentes, y ni Gallardón ni Cobo merecieron un solo aplauso.

Desde su inicio, la sesión quedó marcada por la no asistencia de la presidenta madrileña, que se excusó diciendo que, sin ella delante, “podrían hablar con más libertad”. Algunos de los asistentes, a los que ha consultado El Confidencial Digital, no dudaron en calificar de “patético” el gesto de Aguirre. En defensa suya habló Juan José Güemes, una intervención que los demás consideraron que era obligada, dada su condición de consejero de Sanidad. 

Varias de las intervenciones lamentaron expresamente que la dirigente madrileña no estuviera presente. Las fuentes consultadas por ECD consideraron que Esperanza Aguirre había cometido “un grave error”, que con ello se estaba quedando sola y hasta fuera de la organización.  

Alguno ha llegado a poner de relieve que ese no querer dar la cara contrasta con la actuación de la presidenta de poner a la firma un manifiesto, que rubricaron la mayor parte de los alcaldes de la comunidad. Además, posteriormente, algunos llamaron a Génova para explicar cómo les habían arrancado la firma. 

Ni Alberto Ruiz Gallardón, ni el vicealcalde, Manuel Cobo, que hicieron uso de la palabra, recibieron un solo aplauso, cuando el resto de intervenciones sí fueron rubricadas con aplausos. El alcalde, según los presentes en la ejecutiva, estuvo nervioso. 

Se escucharon comentarios de que, por muy brillante que pueda ser una persona, más brillantes son las siglas del PP. Y varios de los oradores expresaron que las declaraciones de Cobo sobre el famoso “vómito” no eran admisibles, ni por el tono y la forma, ni por el lugar. En esa línea discurrieron, por ejemplo, las intervenciones de Rita Barberá, Luis Fernanda Rudi, Luis de Grandes o Miguel Arias

La intervención de Manuel Cobo no contribuyó a arreglar las cosas. Algún miembro de la dirección popular llegó a comentar que Cobo se había puesto “chulo”, aunque otros no fueron tan lejos y comentaron que había estado “muy desafortunado, poco inteligente y hasta zafio”. 

El vicealcalde reconoció que lo había hecho mal con sus declaraciones a El País, se disculpó, pero no por lo que dijo, sino por haber hecho lo que hizo al margen del comité nacional. Comentó que asumirá el castigo que se le imponga, aunque lamentó que en otras ocasiones (aludiendo a Madrid) no se haya hecho lo mismo. 

Manos libres a Rajoy 

Varios líderes regionales destacaron que la ‘bronca’ de Madrid, lo que algunos llamaron “el derby de Madrid”, les impide hacer política en su territorio. Lo que se interpretó como una censura a sus dos principales protagonistas, Esperanza Aguirre y Alberto Ruiz Gallardón. 

Según las fuentes de los asistentes consultadas por ECD, Mariano Rajoy recibió  ayer el apoyo del partido de forma abrumadora. Incluso le enviaron este mensaje de fondo: “No tengas tanta paciencia”. Con lo que se le apremiaba a no tolerar más actuaciones como las sufridas en los últimos días, tanto en Madrid como en Valencia. 

La dirección nacional del PP trasladó al presidente el mensaje de que tiene “todo el respaldo del partido” para cortar por lo sano, si vuelven a producirse incidentes semejantes. En esa línea discurrieron la práctica totalidad de las 26 intervenciones que se contabilizaron, salvo tres. 

El líder popular, que estuvo muy claro, lanzó un mensaje rotundo: “Las listas las voy a hacer yo”.  

En Madrid se ha planteado una lucha por el poder 

Otras fuentes políticas consultadas por ECD explican y analizan así los últimos acontecimientos en el PP: 

-- Ha habido un elemento de poder, que es Caja Madrid, que ha desatado una lucha dentro del PP. Y que ha coincidido con un “episodio absurdo” en Valencia. Lo que ha llevado a una situación enloquecida.  

-- En el caso de Francisco Camps, con él no hay mala relación. No existe un reto de poder a la dirección nacional. En todo caso ha existido “incapacidad”, pero no voluntad de desafiar.  

-- No es lo mismo en Madrid. Y más cuando había un pacto previo, “compromisos adquiridos” en palabras pronunciadas por Rajoy. La batalla de Caja Madrid era ya una cuestión nacional, que afectaba a la imagen general del partido. 

-- En Madrid ha existido un reto, una batalla por el poder dentro del PP. 

-- Rajoy, que no tiene potestad en las comunidades autónomas, ha ido moviendo las cosas y cerrando salidas. Ha dejado a Esperanza Aguirre sin alternativa en el caso de Caja Madrid: pero es que ella había propuesto el peor de los candidatos

Un contundente discurso 

Mariano Rajoy pronunció ante la ejecutiva nacional un discurso muy trabajado, con argumentos de fondo y contundente. Entre otras cosas, dijo: 

-- Tras las elecciones de marzo de 2008, presenté mi candidatura porque los resultados electorales me permitían hacerlo. No lo hubiera hecho en otras circunstancias. 

-- La segunda razón fue porque una mayoría del partido me pidió que lo hiciera. Y para mí, que llevo aquí desde 1977, este era un argumento de mucho peso. 

-- La tercera razón, la más importante, es porque me veía, igual que hoy, con fuerzas, ganas e ilusión para ganar las próximas elecciones generales. 

-- Entonces hubo algunas compañeros que pensaron de manera diferente, pero lo cierto es que nadie presentó una candidatura. Y, lo que es más importante, el 84,6 de los compromisarios del congreso me dieron su apoyo, con voto secreto y, por tanto, libre. 

-- Allí, todas las decisiones se tomaron con afán integrador y fueron  respaldadas por una amplia mayoría. En mi opinión, una vez terminado el proceso congresual, todo el mundo debería hacer aceptado su resultado y actuar en consecuencia. 

-- Tras el congreso, hemos ganado en Galicia, cuando casi nadie apostaba por ello. Hemos propiciado un cambio político de primera magnitud en el País Vasco. Hemos ganado con claridad las Europeas, con el mejor resultado de nuestra historia. 

--Hace veinte meses perdimos las generales por 3.7 puntos. Hoy, a pesar de los pesares, estamos claramente por encima del PSOE. Ayer, el CIS nos daba el mejor resultado desde que el PSOE accedió al poder en 2004. 

-- Es inaceptable que algún militante de nuestro partido pueda afirmar que no somos alternativa. Yo digo que sí somos alternativa, la única. Somos el partido con más intención de voto de toda España y digo más: esa alternativa es hoy más necesaria que nunca.  

-- Es desleal colaborar, conscientemente o no, por razones que no son ideológicas o programáticas, sino de otra índole, a debilitar esa alternativa. Hay quienes lo hacen porque no quieren al PP, están en su derecho; pero quienes no tienen ese derecho son los dirigentes del PP.  

-- Hemos vivido una situación inadmisible, sobre todo en las últimas fechas y eso me ha obligado a convocar este comité ejecutivo. La situación es grave, no la devalúo por más que algunos asuntos hayan quedado resueltos. No se puede volver a repetir nunca. 

-- Es inadmisible hacer declaraciones públicas sobre asuntos que son internos del partido. 

- Es inadmisible que se presione públicamente a órganos del partido, como puede ser el comité nacional de derechos y garantías o la propia dirección nacional. 

-- Es inadmisible que se fuerce a cargos del partido o a representantes del mismo en instituciones públicas para que firmen documentos exigiendo lo que sea, al comité nacional de derechos y garantías o a la propia dirección nacional. 

-- No puedo aceptar que nadie diga que no somos capaces de gobernarnos a nosotros mismos y por tanto no podemos gobernar España. Ni puedo, ni podemos aceptarlo ninguno de los aquí presentes. Si algunos se preguntan cuándo será la próxima, yo le respondo con toda claridad: no habrá próxima. 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··