Lunes 11/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Elena Salgado, principal ‘agujero’ del nuevo Gobierno: medios empresariales y económicos dudan de que sea la persona necesaria para afrontar la crisis

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El nuevo equipo dado a conocer ayer, Martes Santo, por el presidente del Gobierno provocó una cierta decepción en medios periodísticos y políticos. Pero la principal duda que ha planteado está en si Elena Salgado, nueva responsable de asuntos económicos con todos los poderes, es la persona adecuada para afrontar la crisis.

Una muestra de que no entraba en los cálculos de nadie, y de que por tanto no se contaba con ella como ‘solución’ a los problemas, es que, tal como ha constatado El Confidencial Digital, ningún alto cargo en el ministerio de Economía y Hacienda, manejaba su nombre.

 

Las fuentes de ese departamento consultadas reconocieron que el nombramiento “ha sorprendido mucho”. Hasta que saltaron las primeras filtraciones, se hablaba de David Vegara como el candidato más firme a sustituir a Pedro Solbes, cuya salida estaba cantada, aunque “no tan repentinamente”.

No obstante, en la secretaría de Estado de Economía se apunta que “dentro de lo malo, Salgado es de lo más serio que había en el Gobierno”. También confían en que su buena relación con Zapatero y Rubalcaba facilite las cosas.

Desde ámbitos empresariales, el análisis que se hace es que la nueva responsable de Economía no reúne el perfil personal y político que hace falta en estos difíciles momentos. Salgado ha tenido poco contacto con el empresariado, y las pocas veces en las que lo ha habido han sido problemáticas, como su polémica proposición de crear una Ley similar a la del tabaco para limitar el consumo de vino.

Según José Ramón Pin, profesor del IESE, no se puede discutir que tiene conocimientos teóricos de Economía, porque es economista e ingeniera industrial, pero “le hace falta ser capaz de ilusionar e inspirar confianza, especialmente entre los empresarios, principales agentes económicos para salir de la crisis”.

En cualquier caso –añade-, “el error ha sido de Zapatero, no de Salgado, porque lo que hacía falta en Economía es un perfil con tirón, ilusionante y que genere confianza y ahora Salgado tiene que demostrar que puede ser esa persona”.

José María Mollinedo, secretario general de GESTHA (cuerpo de técnicos de Hacienda), comentó que hacía falta “un relevo en Economía, porque esto parece un búnker”. Consideró positivo el nombramiento, porque la imagen que se tiene de Salgado es la de una persona “constante, trabajadora, discreta”.

 

Los técnicos del ministerio (no sólo de Hacienda, también entre los Economistas del Estado) esperan que Salgado acabe con “el anquilosamiento en políticas marcadas por la comodidad y la sencillez”. Piden mayor control del gasto público y de la intervención estatal en la Economía.

Una crisis improvisada

La solución dada por Zapatero a la crisis de Gobierno tiene todos los visos de ser una decisión improvisada, según fuentes políticas. Ha dado la sensación de que ‘no ha tenido tiempo’ para afrontar una reforma en la estructura del Ejecutivo. Estos son los datos:

-- Se había anunciado que se procedería a una supresión de ministerios, como serían los casos de Cultura y de Vivienda, que finalmente no se ha abordado, a pesar de tratarse de departamentos con muy pocas competencias porque están transferidas.

-- Estaba también planteado separar Economía de Hacienda, algo que no se ha producido.

-- No hay recorte de gasto. Todo lo contrario, la creación de una nueva vicepresidencia provocará más costes. Manuel Chaves ya ha dicho que piensa viajar a Madrid trayéndose de Sevilla a todo su equipo en la Junta, incluyendo a Gaspar Zarrías.

-- Zapatero prometió que en la próxima crisis crearía un ministerio de Deporte. No ha sido así, y lo ha disfrazado anunciando que el CSD y la secretaría de Estado pasan a depender directamente del presidente. Una dependencia más nominal que real.

-- Enorme rectificación, la aplicada con la vuelta a Educación de las competencias sobre universidades, desgajadas en la anterior remodelación.

-- La ministra de Ciencia e Innovación sale mal parada. No solamente porque pierde la Universidad, sino también porque se habla de que algunos de sus competencias pasen a Industria, donde reina Miguel Sebastián.

-- Finalmente, Miguel Ángel Moratinos ha conservado el puesto. La inminencia de la presidencia española de la Unión Europea, en el primer semestre de 2010, y la libertad de movimientos que concede al presidente en su acción exterior, parece que han convencido a Zapatero de mantenerlo.

-- Tal no cese ha obligado a ‘colocar’ a Trinidad Jiménez en un ministerio como Sanidad y Asuntos Sociales, bastante ajeno a su dedicación en asuntos internacionales.

-- La designación de Ángeles González Sinde para Cultura está haciendo correr el comentario de que a partir de ahora ese departamento se llamará en realidad ‘Ministerio del Cine’.

-- La llegada de José Blanco a Fomento, un ministerio con mucho trabajo y que exige alta dedicación, le apartará, en la práctica, de una dedicación al partido (sigue siendo vicesecretario general), que queda absolutamente en manos de Leire Pajín.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··