Domingo 19/11/2017. Actualizado 11:46h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Esperanza Aguirre llevaba un año preparando su salida de la Comunidad de Madrid. Consejos de dirigentes del PP: anúncialo de un día para otro y ten preparado al sucesor

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Esperanza Aguirre tenía pensado dimitir como presidenta de la Comunidad de Madrid desde la victoria electoral del PP en noviembre de 2011. Antes de que acabara el año, empezó a consultar con dirigentes del partido la mejor forma de preparar su marcha. Algunos de los consejos que recibió fueron seguidos a rajatabla.

El pasado 16 de septiembre, Esperanza Aguirre compareció ante los medios para anunciar, su salida fulminante de la Comunidad de Madrid, Su cese, que “llevaba meditando desde hacía tiempo”, fue el resultado de una serie de pasos a seguir que recomendaron a la madrileña dirigentes del partido hace un año.

Según ha sabido El Confidencial Digital, la todavía presidenta del PP madrileño ya comentó, a algunos altos cargos ‘populares’, su intención de salir del Gobierno autonómico una vez consumado ya el triunfo electoral en las generales del 20-N de 2011.

En las conversaciones que mantuvo los meses de noviembre y diciembre del año pasado con compañeros y dirigentes del partido, recibió una serie de recomendaciones, que siguió a rajatabla antes de anunciar su dimisión hace mes y medio. Son las siguientes:

“Anúncialo de un día para otro”

El principal consejo que recibió Aguirre fue que sólo anunciara su dimisión cuando tuviera ‘todo atado’ y ésta fuera a ser inminente.

El objetivo de esa estrategia era evitar cualquier guerra interna o que el partido se debilitara: “Si lo anuncias ahora y no te vas hasta después del Congreso nacional creas un periodo de espera que puede ser aprovechado por la oposición interna del partido para ‘conspirar’, lo que provoca división y debilidad de cara al exterior”.

Siguiendo esta indicación, Esperanza Aguirre firmó su renuncia en la Asamblea de Madrid tan sólo un día después de anunciar su dimisión.

“Ten preparado al sucesor”

Los dirigentes del PP a los que consultó Aguirre coincidieron en señalar que sólo podía dimitir dejando claro quién era su sucesor, reforzándole ante cualquier otro rival aspirante a la presidencia de la Comunidad.

Después de recibir esta indicación, “Aguirre peleó como la que más” en el Congreso nacional del partido celebrado en Sevilla los días 17, 18 y 19 de febrero para situar a Ignacio González en algún cargo directivo del PP.

Finalmente, y con el plácet de María Dolores de Cospedal, González fue nombrado vocal del Comité Ejecutivo Nacional: “Eso, unido a su posición como vicepresidente de la Comunidad y mano derecha de Aguirre en el PP madrileño, le abrieron todas las puertas a la sucesión sin ningún tipo de oposición”.

“Elige el mejor momento”

Las fuentes consultadas por ECD afirman que Esperanza Aguirre quería abandonar ya en noviembre del año pasado la Comunidad de Madrid, pero, asesorada por algunos de sus compañeros, “decidió tener paciencia y esperar un momento idóneo para anunciar su salida fulminante”.

Ese momento, explican desde el PP, “no podía ser justo después de las generales porque el partido estaba formando Gobierno y hubiese supuesto un terremoto, y tampoco en la primavera de 2012, en la que todas las comunidades tuvieron que reajustar sus presupuestos”.

Por ese motivo, Aguirre eligió anunciar su dimisión después del debate sobre el estado de la región: “No pudo haber escogido una mejor ocasión, ya que hizo balance de su gestión y dejó tiempo suficiente a su sucesor a preparar las cuentas para 2013 con dos meses por delante”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·