Viernes 20/10/2017. Actualizado 01:12h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

A Esteban González Pons le van a encargar que se ‘ocupe’ del partido. Rajoy le ha excluido del Gobierno hasta que se aclare su situación en los casos Gürtel y Urdangarín

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy ya sabe qué hacer con Esteban González Pons. El presidente todavía tiene pendientes por nombrar a algunos cargos de responsabilidad en su Gobierno, pero el valenciano no estará entre los elegidos. Su destino, por ahora, es 'ocuparse' del partido. Así que su sitio está en la sede de la calle Génova.

Fuentes cercanas a la presidencia del Gobierno confirman a El Confidencial Digital que el presidente no tiene previsto designar a Pons para ninguno de los pocos puestos destacados que todavía quedan por repartir en su Ejecutivo.

Rajoy, aseguran, esperará al XVII Congreso Nacional del PP en Sevilla, el próximo mes de febrero, para comunicar el cargo que tiene reservado al valenciano.

‘Número dos’ de Cospedal

A día de hoy, la opción de Mariano Rajoy para González Pons es colocarle en Génova como ‘número dos’ de María Dolores de Cospedal en el partido, es decir bajo la dependencia de la secretaria general, que, a pesar de compatibilizarlo con la presidencia de Castilla-La Mancha, continuará en el cargo después del cónclave de Sevilla.

El presidente del Gobierno y del PP considera que Cospedal está haciendo un “excelente” trabajo en el partido, no quiere apartarle de la secretaría general, pero como tiene otras responsabilidades, para ayudarle en el día a día dejará en Génova a González Pons.

“Cuidar el partido”

Como ‘número dos’ de la secretaria general, González Pons, por tanto, se encargará de coordinar el aparato, un trabajo, hasta ahora desempeñado por Ana Mato, como vicesecretaria de Organización, y que, tras el nombramiento como ministra de Sanidad, ya no puede realizar.

Fuentes de la dirección del PP a las que ha tenido acceso ECD argumentan que, una vez formado el nuevo Gobierno, y cuando gran parte de la cúpula de Génova ha acabado en altos cargos de la Administración del Estado, ahora no hay que despistarse: “Ahora hay que cuidar el partido”, comentan.

Explican que esa atención a la organización es tanto más imprescindible cuanto que a las puertas se anuncian varios procesos electorales que hay que preparar y disputar: las andaluzas en marzo (que hay que ganar); las elecciones vascas el año que viene, las catalanas después…

Gürtel y Urdangarín

Uno de los motivos de fondo por los que no ha nombrado a Esteban González Pons para un ministerio o una secretaría de Estado se centra en las reservas que el líder del PP mantiene sobre el todavía vicesecretario de comunicación, según cuentan las fuentes cercanas a Rajoy a las que ha tenido acceso ECD.

Concretamente, el nombre de González Pons ha aparecido en la operación Babel por firmar un convenio de cinco millones de euros con Iñaki Urdangarín durante su etapa de conseller en la Generalitat.

También estuvo relacionado al caso Gürtel, por contratar a Orange Market la edición de la “Guía de la Comunicación” valenciana. En su autobiografía, González Pons asegura, a este respecto: “La tierra se abrió ante mis pies, me enseñó las fauces negras del infierno y volvió a cerrarse antes de que llegara a caerme en el caldero”.

Reservas sobre los valencianos

Las reservas del presidente afectan en realidad a todos los dirigentes del Partido Popular en la Comunidad Valenciana, de los que no está seguro de que tengan el historial limpio. “Para Rajoy, todo lo que suene a Valencia lo pone en entredicho”, explica un veterano dirigente popular. “Han pasado tantas cosas que duda mucho”, añade.

Una prueba de esa desconfianza es que, de los 13 ministros que ha nombrado, y de los 32 secretarios de Estado, ninguno es valenciano.

No obstante, Mariano Rajoy ha dado ‘explicaciones’ a algunos de los que esperaban un cargo en el nuevo Gobierno (ministro, secretario de Estado) y se han quedado sin nada. No quiere dejar heridos en el campo de batalla. Les llamó personalmente para exponerles sus razones, también con el argumento de que “hay tiempo por delante” y habrá otras oportunidades.

Alguno de los contactados se ha mostrado agradecido por el gesto de la llamada del presidente.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·