Sábado 16/12/2017. Actualizado 11:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Para no perjudicar las expectativas del PSOE

Felipe González consigue una tregua temporal entre Pedro Sánchez y Susana Díaz

Les ha convencido de que dejen de atacarse hasta después de las generales. La presidenta de la Junta ha renunciado a montar un frente contra la reforma de la Constitución

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

“Vamos a ganar las elecciones con un gran candidato”. Con estas palabras se refirió Susana Díaz a Pedro Sánchez en el Consejo Político Federal del PSOE, celebrado el pasado lunes. La andaluza, sin embargo, había intentado los días previos a ese cónclave liderar un frente contra la reforma de la Constitución propuesta por el secretario general.

Susana Díaz y Pedro Sánchez. Susana Díaz y Pedro Sánchez.

Según explican a El Confidencial Digital dirigentes del PSOE andaluz próximos a la presidenta de la Junta, Díaz lleva semanas buscando apoyos para impulsar una alternativa a Sánchez si éste no logra formar gobierno tras las elecciones generales. Y, tal y como se ha contado en estas páginas, ya cuenta con Zapatero, Chacón y Madina para esa ofensiva.

Su siguiente objetivo era sumar voluntades entre barones regionales afines -como Guillermo Fernández Vara y Javier Fernández- y también “conquistar” a Felipe González. Para ello, la estrategia de Susana Díaz era clara: formar un frente crítico contra la reforma de la Constitución que ha propuesto el secretario general.

La respuesta de Felipe González

Las fuentes consultadas por ECD explican que Susana Díaz era muy consciente de la opinión contraria del ex presidnete del Gobierno al modelo territorial que plantea Sánchez, y que incluiría en su proyecto de reforma de la Carta Magna: “Privilegia a Cataluña sobre el resto de regiones, y eso no le gusta al ex presidente”.

Con ese argumento, compartido por otros barones regionales, la presidenta andaluza contactó, en los días previos al Consejo Político Federal del PSOE, con Felipe González. La respuesta del ex jefe del Ejecutivo fue, sin embargo, negativa.

González transmitió a Díaz que tanto ella como Sánchez no podían rivalizar en “quién es mejor líder” o quién “tiene un mejor proyecto para España” a falta de unos meses para las generales. Además, de cara a esos comicios, pidió a la andaluza que “dispara dudas y posibles horizontes en torno al secretario general”.

Pacto tácito de no agresión

Las palabras de González hicieron mella en la presidenta de la Junta, que decidió dejar claro el pasado lunes que apoyaba a Sánchez como candidato del PSOE a las elecciones generales de finales de año.

Una declaración que, según el propio equipo de Díaz, supone un “pacto tácito de no agresión” entre la sevillana y el propio Sánchez: “Los dos saben que se pueden hacer daño el uno al otro, y eso ahora no les conviene a ninguno”.

En ese sentido, desde el PSOE-A recuerdan que, si bien la sevillana tiene apoyos en Madrid, Sánchez también está logrando tejer alianzas con líderes provinciales del partido en Andalucía, por lo que “en los próximos meses mantendrán ese equilibrio de fuerzas en una guerra fría que se mantendrá hasta las generales”.

 

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·