Jueves 19/10/2017. Actualizado 08:07h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Félix Monteira protagoniza un ‘aterrizaje tranquilo’ en Moncloa: ha ratificado en sus cargos al actual equipo de la secretaría de Estado, Lacalle, Rubio y Cierco

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La pasada semana, el jueves, Félix Monteira tomó posesión como secretario de Estado de Comunicación. La llegada a La Moncloa sido pacífica, porque el nuevo responsable de la información del Gobierno quiere seguir confiando en el equipo que tenía su antecesora en el cargo, Nieves Goicoechea.

Según fuentes del complejo de la Presidencia, a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital, Monteira ha ratificado en su puesto a los altos cargos dependientes de su secretaría: Angélica Rubio continuará como directora general de Coordinación Informativa, Julián Lacalle seguirá siendo el máximo responsable de Información Nacional, y Juan Cierco seguirá comandando el área de Internacional.

Fuentes del Gobierno consultadas por ECD apuntan que, por trayectoria profesional, pero también por su personalidad, el nuevo secretario de Estado va a asumir, en las grandes decisiones de política de comunicación, un protagonismo mayor que el que había tenido Nieves Goicoechea. Para eso, precisamente, lo ha ‘fichado’ el presidente.

Como es conocido, las cuestiones más relevantes, como el diseño del mapa de las televisiones, o los contactos con los editores de prensa, los ha llevado hasta ahora personalmente la vicepresidenta primera, María Teresa Fernández de la Vega. En esta nueva etapa, Monteira también participará en esas decisiones y contactos.

El día de la toma de posesión, Moncloa ofreció una ‘copa’ de bienvenida al hasta ahora director de Público a la que fueron invitados todos los trabajadores de la secretaría de Estado. Como la vicepresidenta De la Vega acababa de transmitir a todas las dependencias la nueva consigna de austeridad, ese mismo vino de honor sirvió también para despedir a la secretaria de Estado saliente por primera vez en la historia de un relevo de un alto cargo.

Durante el acto, Félix Monteira dijo a los presentes que, a pesar de la imagen de ‘duro’ que algunos medios le han puesto, él se considera “una persona dialogante”. Remarcó, además, que se ponía a disposición de todos los trabajadores de la secretaría de Estado para cualquier asunto que pudieran necesitar.

Por cierto que un detalle sobre Monteira que, desde el primer momento, no ha pasado inadvertido para el personal de Moncloa es que se trata de un fumador impenitente. Por ello, al nuevo secretario de Estado se le puede ver con frecuencia en el exterior de los edificios del Palacio, a donde sale para echar un pitillo.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·