Sábado 18/11/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Así será la nueva diplomacia española. Férreo control de las ‘embajadas’ autonómicas, China, India y Brasil se convierten en países prioritarios

ECD revela al contenido de la Ley de Acción y Servicio Exterior del Estado: ha habido 25 borradores y la aprobación es inminente

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La Ley de Acción y Servicio Exterior del Estado es el proyecto más ambicioso en materia internacional que prepara el Gobierno de Mariano Rajoy. Aznar y Zapatero trabajaron para sacarlo adelante, pero nunca llegó a prosperar. Ahora está a punto de hacerse realidad, tras una reñida disputa entre los ministerios implicados.

“Una ley para que España potencie su visión estratégica y defina qué nos interesa, por qué nos interesa y ante quién y cómo debemos actuar”. Así resumen desde el Gobierno en qué consistirá esta futura normativa que está próxima a aprobarse en consejo de ministros.

Prioridad: países emergentes

El Confidencial Digital ha tenido acceso al texto que están discutiendo al más alto nivel diferentes ministerios. Según la Ley de Acción y Servicio Exterior del Estado, así será la nueva diplomacia española del siglo XXI:

-- Mayor presencia en países emergentes. España incrementará su representación diplomática en países como China, India, Brasil y Sudáfrica. Son territorios donde el Gobierno debe amentar sus recursos debido al potencial de todos ellos.

-- ‘Retirada’ de otros países. El Gobierno aprovechará el Servicio Europeo de Acción Exterior para concentrar los recursos en las zonas más estratégicas y evitar duplicidades. El objetivo, por tanto, es reducir la cifra de personal diplomático en países con Suiza, Bélgica y Alemania, para concentrarlo en otras zonas. España cuenta para ello con el apoyo de Catherine Asthon, la responsable de política exterior de la Unión Europea.

Reducir edificios

-- Unificación de medios técnicos. Además de una mejor redistribución de la representación diplomática, España realizará una nueva distribución de los recursos. Especialmente, en lo relativo a los edificios oficiales repartidos por todo el mundo. En este momento, en algunas ciudades se da el caso de dos inmuebles en una misma calle. El objetivo, por tanto, es cerrar algunas sedes y concentrar todo el trabajo en un mismo edificio.

-- Unidad de acción. Otro de los objetivos de la nueva Ley de Acción y Servicio Exterior es coordinar el trabajo de los diferentes representantes de los ministerios en el exterior. Es decir, que la política, la cultura, la defensa, los intereses económicos y la atención sanitaria se coordinen bajo una única dirección.

A día de hoy, el Gobierno ha detectado una gran descoordinación entre los representantes de los diferentes ministerios en el extranjero. Se dan casos, por ejemplo, de agregados y funcionarios que no tienen comunicación con los compañeros de embajada a pesar de desempeñar su labor en un mismo edificio. Estas confusiones, en opinión del Ejecutivo, deterioran la imagen del país.

Coto a las ‘embajadas’ autonómicas

Otro de los objetivos de la Ley de Acción Exterior es controlar la actividad y las funciones de las llamadas ‘embajadas’ autonómicas. La nueva normativa establecerá que el Gobierno es el único órgano con capacidad de dirección en la política exterior.

Moncloa y Exteriores, por tanto, establecerán las principales líneas de acción y actuación, así como las prioridades. Las comunidades no tendrán capacidad de decisión autónomamente.

El Gobierno sí está dispuesto a consensuar con los gobiernos regionales algunas políticas, como, por ejemplo, la potenciación de las lenguas cooficiales en el exterior. Eso sí, siempre bajo la supervisión del Ejecutivo central.

Lo que pretende la nueva ley es llevar a cabo una política exterior inclusiva, incorporando a todos los actores, y centrada en los intereses de España.

Coordinar viajes

Otra de las funciones que la nueva ley otorgará al Gobierno será coordinar los viajes que los diferentes representantes españoles realicen al extranjero. Moncloa y Exteriores dirigen la política exterior, por lo que serán ellos quienes definan la estrategia en las visitas oficiales.

Hasta ahora, algunos viajes al extranjero de las Cortes o de presidentes de Comunidades Autónomas no pasan por el control directo del Gobierno de Madrid, lo que perjudica a la acción global en el exterior.

Nuevas funciones

La ley, que se encuentra a punto de ver la luz, también contempla la elaboración de la llamada Estrategia de Acción. Se trata de un documento, que se revisará cada cuatro años, en el que se definan cuáles son los objetivos inmediatos de la acción diplomática española.

Para controlar que se cumple esa directriz se creará el Consejo Ejecutivo de Política Exterior, que tendrá como misión controlar y monitorizar todas las acciones de nuestros representantes en el extranjero.

Problemas entre ministerios

Desde 1997, los sucesivos gobiernos han intentado ordenar la política exterior. Ninguno ha tenido éxito. En 2006 se creó una comisión interministerial para poner en marcha la ley que ahora, con el Gobierno de Rajoy, va a salir adelante.

No obstante, no está siendo un camino fácil. Los enfrentamientos entre ministerios están provocando un retraso de meses en su aprobación. De hecho, ha habido hasta 25 borradores porque los sucesivos textos no acababan de convencer a todos los departamentos afectados.

Tal y como ha contado ECD, una de los problemas gira en torno a la figura del embajador. Mientras Moncloa quiere que puedan ser nombrados funcionarios del grupo A, Exteriores se resiste con fuerza y apuesta por que los embajadores sean diplomáticos de carrera.

En la nueva Ley se potenciará la figura del embajador, al que el Gobierno entregará un documento estratégico para dirigir toda la política exterior en un país. Él será el máximo representante.

La Ley de Acción Exterior y Servicio Exterior (nombre provisional) está previsto que se apruebe en consejo de ministros en las próximas semanas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·