Sábado 21/10/2017. Actualizado 01:01h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Gibraltar rechazó por dos veces ayuda de España para apagar los tanques de combustible. A las cuatro horas llamaron pidiendo auxilio y tres barcos españoles acudieron al rescate

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Gobierno del Peñón quiso solucionar el espectacular incendio producido tras la explosión de dos tanques de fuel en el puerto gibraltareño sin ayuda española. Finalmente, y al comprobar que sus medios no eran suficientes, cambiaron de opinión.

Pocos minutos después de las tres y media de la tarde del martes, un tanque de fuel situado en el dique norte de Gibraltar explotó, provocando una espesa humareda negra y un incendio que duró hasta la madrugada del miércoles. Además, 14 personas resultaron heridas, entre ellas dos trabajadores españoles que se encontraban realizando una soldadura en el momento de la explosión.

El estallido fue tan contundente que pudo oírse en toda la zona del Estrecho. Por ese motivo, y tras confirmar que el fuego produciendo por la detonación se extendía, las autoridades españolas se pusieron en contacto con el Peñón para ofrecer apoyo logístico y humano.

Según ha sabido El Confidencial Digital, la primera llamada se realizó a los pocos minutos de producirse la explosión. La respuesta recibida no fue, ni mucho menos, de agradecimiento: “No necesitamos vuestra ayuda, el incendio lo apagaremos nosotros”.

A Salvamento Marítimo seguían llegando informaciones que contradecían el optimismo mostrado por las fuerzas gibraltareñas, por lo que se volvió a insistir en el ofrecimiento de ayuda. Sin embargo, y por segunda vez, la respuesta desde el Peñón fue negativa: “No queremos nada”.

Sin embargo, las llamas no paraban de crecer y la nube generada por el fuego y la explosión se iba extendiendo por toda la costa, provocando mareos e intoxicaciones a los ciudadanos del Peñón y de las localidades españolas de Algeciras o La Línea.

Además, a las 19.30, un segundo tanque también explotó. Las tres unidades de bomberos gibraltareños no daban abasto, y los equipos de rescate tampoco podían exiliar a todas las personas y embarcaciones del puerto.

Ante esta situación, las autoridades gibraltareñas decidieron aceptar la ayuda española. Según las fuentes consultadas por ECD, la llamada procedente del Peñón se produjo a las ocho de la tarde, cuatro horas después del primer ofrecimiento por parte de Salvamento Marítimo.

Finalmente, Gibraltar contó con el apoyo logístico español, que envió dos remolcadores para los barcos en peligro, y el buque ‘Salvamar’ de Salvamento Marítimo. Las labores de extinción se prolongaron hasta la madrugada del miércoles, cuando el Gobierno del Peñón anunció el fin de las llamas, sin hacer ninguna mención a la colaboración española.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·