Sábado 16/12/2017. Actualizado 11:45h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El Gobierno maniobra a la desesperada, con Caamaño como muñidor, para renovar el TC y evitar que eche abajo la ley del aborto. No hay pacto del PP para ‘ceder’ un magistrado a CiU

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El nerviosismo es grande en el Gobierno, ante la perspectiva de que el Tribunal Constitucional tire abajo su ley del aborto, lo que supondría un grave fracaso político, especialmente negativo en estos momentos de debilidad. Por eso, se ha movilizado al máximo para cambiar ‘este’ TC, que según todos los datos votará a favor la inconstitucionalidad de la ley. Y mientras, el PP no cede.

Las maniobras desde los ámbitos gubernamentales han llegado hasta el punto de divulgar la noticia falsa de que se había logrado en el Senado un pacto con el Partido Popular para desbloquear la renovación del alto tribunal. Y así se ha publicado esta semana en un diario madrileño.

De acuerdo con esa falsa información, el PP habría aceptado que uno de los magistrados, de los dos que corresponden al PSOE, fuera nombrado a propuesta de Convergencia y Unión. Se elegiría, pues, a tres, los populares mantendrían a Francisco Hernando, pero quedaría en suspenso el nombramiento de Enrique López.

Fuentes del Partido Popular consultadas por El Confidencial Digital han negado que ese acuerdo se haya producido.”No hay ningún pacto. El PP se mantiene en su posición de que sean nombrados los dos candidatos que hemos propuesto, es decir, Hernando y López”. Y atribuyen la noticia publicada a una intoxicación socialista.

El Gobierno tiene mucha prisa

Según fuentes parlamentarias, el Gobierno muestra ahora urgencia en renovar el Tribunal Constitucional porque busca impedir que prospere el recurso contra la ley del aborto, algo que parece más que probable con la actual composición, después de que se haya sabido que uno de los magistrados, teóricamente del sector ‘progresista’, Eugeni Gay, piensa votar contra el aborto.

Para evitar una derrota, que se sumaría a la sentencia del Estatuto de Cataluña y que debilitaría aún más a Zapatero, el Ejecutivo se ha movilizado al máximo, especialmente el ministro de Justicia, Francisco Caamaño, que ha recibido el encargo de solventar la situación. Pero tropieza con muchas dificultades.

Desde el PP se escucha que ellos, por su parte, “no tienen ninguna prisa” en que se renueve el tribunal. Y ratifican que su posición es bien conocida e inamovible. Mantienen los dos candidatos, Hernando y López.

Zapatero no ha cumplido el pacto

El Partido Popular echa en cara a Rodríguez Zapatero haber firmado en su día un pacto con Mariano Rajoy, según el cual el PP obtenía minoría de bloqueo en el Consejo del Poder Judicial y nombraría a dos magistrado del Tribunal Constitucional, sin que ninguno los dos partidos pusiera vetos, y ahora, incumpliendo la palabra dada, quiere vetar uno de los nombres planteado por los populares, el de Enrique López.

A ello se suma que se ha provocado un ‘conflicto institucional’, puesto que el Senado ha paralizado las propuestas elevadas por los parlamentos autonómicos, algo que no puede hacer. “El Gobierno no es esperaba que nosotros jugáramos la baza de los parlamentos autonómicos y ahora tiene un problema”, se escucha en ámbitos del PP. “A ver cómo lo solucionan. Porque son ellos los que tienen prisas. Nosotros no tenemos ninguna”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·