Viernes 20/10/2017. Actualizado 14:06h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Fue cesado el pasado 29 de enero

El Gobierno aceleró la destitución de Javier Monzón en Indra tras conocer que pidió ayuda a Aznar

Su salida estaba prevista para después de las elecciones municipales y autonómicas de mayo pero la noticia de su solicitud al ex presidente precipitó la decisión

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Javier Monzón, presidente de Indra desde 1993, utilizó todas las armas a su alcance y toda su influencia para intentar mantenerse como primer ejecutivo de la empresa tecnológica más importante del país. En mayo del año pasado ya enfadó a toda la clase empresarial al acaparar al Rey Juan Carlos durante un viaje por varios países del Golfo. Ahora, también se acercó a José María Aznar.


Javier Monzón. Javier Monzón.

Este acercamiento al ex presidente del PP trascendió y llegó a conocimiento del actual Gobierno de Mariano Rajoy, lo que, de acuerdo con las fuentes populares consultadas, precipitó una operación que se iba a consumar tras las elecciones autonómicas y municipales del próximo 24 de mayo.

“El relevo de Javier Mónzon en Indra es una operación que viene de lejos y que se ha ido cociendo poco a poco. Se había decidido por parte del Gobierno esperar a después de mayo para hacerlo, pero Monzón empezó a moverse demasiado y todo se precipitó”, explican fuentes empresariales.

El recambio se hizo efectivo en la reunión del Consejo celebrado el 29 de enero, después de que Telefónica comprara el 6% de la tecnológica y pactara con la SEPI, principal accionista con el 20% desde el verano de 2013, el nombramiento de Fernando Abril-Martorell como nuevo responsable de la compañía.

Entre los “movimientos” que hizo Monzón para evitar su destitución fue acudir al ex presidente Aznar. “No aceptaba la decisión del Gobierno de cambiarle y se movió mucho. Entre ellos, en efecto, pidió ayuda a Aznar, lo que molestó bastante a diferentes personas del Ejecutivo que estaban gestando la operación”, explican fuentes populares.

El papel del Rey Juan Carlos

En esta ocasión se actuó sin contemplaciones. Si el relevo de Monzón no se había cerrado antes había sido por la buena amistad de Monzón con el Rey Juan Carlos. Según han publicado varios medios, el monarca emérito frenó en alguna ocasión los planes del Ejecutivo de Mariano Rajoy de cesarle.

Esa buena relación no existe con el actual rey, Felipe VI, lo que ha ayudado a que Monzón se viera obligado a ‘torcer el brazo’ y aceptara abandonar la presidencia de Indra a cambio de un finiquito de 16 millones de euros y quedar como presidente de honor.

En la operación también ha sido clave la decisión de Telefónica y de su presidente, César Alierta, de entrar en el capital de la compañía como un socio estable. La operadora se une así a la SEPI (20%) y a los hermanos March (10%). La enemistad entre Alierta y Monzón viene de lejos, de 2004, cuando el ya ex presidente de Indra intentó moverle la silla al aragonés.

Recuperado para su Universidad

La mediación de Aznar no ha sido suficiente para mantener a su amigo en Indra. Pero el ex presidente le ha dado cobijo en su nuevo proyecto: el Instituto Atlántico de Gobierno, un centro de enseñanza para instruir universitarios en el liderazgo y la gestión pública. Javier Monzón será uno de los miembros del consejo, del que formará parte prácticamente la flor y nata del empresariado español.

De hecho, como publicó este confidencial el pasado martes, esta decisión del ex presidente tampoco ha gustado en Moncloa porque se produjo “sólo una semana después de su salida de Indra”


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·