Jueves 18/01/2018. Actualizado 17:59h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El Gobierno se ha planteado reconocer la independencia de Kosovo pese a que se pueda argumentar como ejemplo para Cataluña y País Vasco

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Gobierno de Rodríguez Zapatero ha empezado a plantearse, muy en serio, cambiar su posición respecto a Kosovo y optar por reconocer la independencia, y eso a pesar de que puede plantear incómodos paralelismos en España con Cataluña y el País Vasco.

El marco indicado para reconocer a la nación balcánica como país independiente sería, según fuentes diplomáticas y políticas consultadas por El Confidencial Digital, las negociaciones de acceso de Croacia y Serbia a la Unión Europea, que se desarrollarán a partir de 2010, aunque con un ritmo notablemente más lento en el caso serbio. 

Como es conocido, el respaldo internacional a la separación de Kosovo, antes integrado en Serbia, se justificó en la voluntad mayoritaria y libremente expresada de la población. Las posibles traslaciones a España, con los casos vasco y catalán, llevó al Ejecutivo a negarse a reconocer el nuevo país, lo que a su vez condujo al anuncio, hecho de forma intempestiva por Carme Chacón, de la inmediata retirada de las tropas españolas allí desplegadas. 

De entre los socios grandes de la Unión Europea, sólo España mantiene su postura casi en solitario. El resto de países miembros de la UE que no reconocen a Kosovo –Eslovaquia, Rumanía, Grecia y Chipre- siguen el liderazgo diplomático español en este punto.  

Sin embargo, el no reconocimiento de Kosovo está planteando complicaciones y desventajas, aparte de las situaciones difíciles en la práctica para los diplomáticos españoles en su trato con las autoridades kosovares, no reconocidas como tales por España.  

Fuentes políticas y diplomáticas han confirmado a ECD que las posiciones están variando en el seno del Gobierno. El deseo de Zapatero de complacer a su “amigo” Barack Obama es uno de los factores que están influyendo, junto con el aliento entusiasta de otro poderoso aliado como es Alemania.  

La cuestión tiene mayor calado y ahora se está pensando incluso que el no reconocimiento fue un paso en falso en términos diplomáticos. Según las fuentes de toda solvencia consultadas por ECD, a los titulares de Exteriores y Defensa, Moratinos y Chacón, se les está intentando convencer de que la actual posición española es contraria a los intereses de España como país.  

Así, frente al  argumento para no reconocer Kosovo de que puede convertirse en precedente válido para los nacionalismos catalán y vasco, se alega que es precisamente el no reconocimiento el que avala su validez como precedente grave en el Derecho Internacional.  

Se argumenta también que hay que insistir en el pragmatismo, la visión europea de conjunto y la eliminación de un desencuentro evidente con EEUU. Además, se subraya que las circunstancias balcánicas –genocidio, limpieza étnica, nacionalismo serbio- nada tienen que ver con el régimen constitucional español y con el hecho de que, en España, los ‘kosovares’ perseguidos han sido miembros del PSOE y del PP.  

También se les ha indicado a los ministros que pertenecer al ‘club proserbio’ no aporta ningún beneficio estratégico ni económico a España.  

Con todo, Madrid sigue manteniendo el ‘romance bilateral’ con Serbia. A la reciente visita del presidente, Boris Tadic, se le añadirá en breve la de la presidenta del parlamento serbio. Ha sido negociada por una delegación mixta Congreso-Senado de parlamentarios que ha visitado Belgrado en fechas recientes. Durante la estancia han constatado que España es referente para Serbia y que al embajador en Belgrado, Íñigo de Palacio, “se le abren todas las puertas”.  

Se apunta una última razón en la resistencia a reconocer Kosovo, resistencia que, sin embargo, se da por seguro que quedará levantada en el medio plazo. Es una razón de índole personal: el ministro Moratinos tuvo a Belgrado como primer destino y desde entonces es gran amante de Serbia, donde nació una de sus hijas.  

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··