Miércoles 22/11/2017. Actualizado 03:42h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

El Gobierno aceleró el envío a Somalia del avión P-3 Orion averiado para tapar a la opinión pública que estaba previsto desplegar otro más apto para la misión

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La fuga de aceite del aparato enviado el sábado ha acelerado el relevo del P-3 Orión antes de lo previsto. La decisión política de su despliegue obligó al Ejército del Aire a tomar medidas provisionales por la falta de operatividad de los aviones de esta clase.

A finales de la semana pasada no había ni uno de los siete P-3 Orión en servicio operativo –lea aquí más detalles-. Y es que hasta comienzos de esta semana el Ejército del Aire no contaba con los medios adecuados para afrontar la misión en Somalia a la que se ha comprometido el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero.

Según fuentes del Ministerio de Defensa consultadas por El Confidencial Digital, el Ejército del Aire no disponía del tiempo suficiente para prever la misión encomendada. El motivo tiene que ver con el estado actual de los P-3 Orión. Entre el lunes y el martes se comunicó a Defensa que estaban disponibles dos aparatos. Concretamente, uno versión A –el que partió de Morón el pasado martes- y otro de características similares aunque modernizado –el que estará de regreso cuando se arregle la avería-. Los cinco aviones restantes siguen sin estar operativos.

Se da la circunstancia de que la climatología durante el trayecto del pasado sábado a Somalia desde Morón no era muy buena por las borrascas que se formaron. Y, curiosamente, el aparato modernizado era el mejor preparado para la climatología adversa, aseguran las mismas fuentes, pero no para el seguimiento de los piratas. La explicación es que los sistemas de vigilancia electrónica antisubmarina del avión modernizado no sirven para esta misión.

Efectivamente, la misión de Somalia requiere “hacer observación a la vista”. El Ejército del Aire había previsto por este motivo enviar el P-3 una semana después de la fecha en la que fue enviado la primera aeronave. La orden de Defensa era evitar que los medios de comunicación criticaran que no fuera ningún aparato porque estaban “en mantenimiento” y así se actuó para salir del paso.

La avería en el P-3 detectada al llegar a Somalia sólo ha adelantado el regreso que, como decimos, estaba ya previsto que se realizara, pero una semana después y no antes. La avería “no le impide volar, pero ha de ser reparada”, se apunta.

El despliegue de este avión, según Carme Chacón, costará 8 millones de euros en tres meses, más de 660.000 euros semanales durante este tiempo y que puede ampliarse si se decide prolongar la misión.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·