Viernes 15/12/2017. Actualizado 13:13h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Cambio de Gobierno. Chaves se enfrentó a Zapatero, perdió, e hizo estallar una crisis que tapó la foto con Obama y la Alianza de Civilizaciones, y deja roto el PSOE andaluz

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Las noticias sobre un inminente cambio de Gobierno, que Zapatero no quería que se dieran, han provocado que le haya estallado la crisis en las manos, pero también el fracaso de dos momentos que iban a ser estelares: la foto del encuentro con Barack Obama y la reunión de la Alianza de Civilizaciones en Turquía. Y detrás de todo, según las informaciones de que dispone El Confidencial Digital, aparece Manuel Chaves.

La inminencia de una crisis, con los ascensos de Elena Salgado y de Chaves a una vicepresidencia, han ocupado estas últimas horas los lugares privilegiados en portadas de periódicos y en informativos de radio y televisión, llevando a segundo lugar, tanto la imagen del presidente norteamericano con la mano en el hombro de Zapatero, como la cita de Ankara. Una prueba: en la rueda de prensa del Foro de la Alianza de Civilizaciones, la primera cuestión a Zapatero fue sobre el cambio de Gobierno.

Y la gran incógnita, en esa crisis desvelada con anticipación, era el por qué de un movimiento tan inesperado como la llegada de Manuel Chaves a Madrid, como vicepresidente para asuntos de las autonomías.

Fuentes de los socialistas andaluces a las que ha tenido acceso ECD cuentan lo siguiente:

-- Zapatero venía reclamando a Manuel Chaves que diera un paso atrás en Andalucía, para permitir un cambio en la presidencia de la Junta que se adivinaba delicado. Y el líder andaluz se resistía

-- Incluso ya en las pasadas elecciones autonómicas llegaron a plantearle que no fuera el candidato del PSOE, pero Chaves aguantó y volvió a presentarse.

-- Las presiones aumentaban. Ante eso, el martes Chaves le montó a Zapatero una reunión de la Interparlamentaria andaluza en Madrid. Estaban convocados los 56 representantes del PSOE en el Parlamento andaluz, los 36 en el Congreso, los 27 en el Senado y los 4 en el Parlamento Europeo, la más amplia representación parlamentaria en el país.

-- Fue una demostración de fuerza de Chaves, y el envío de este mensaje: “Te echo encima el PSOE andaluz”.

-- Zapatero se enfadó y reaccionó anunciándole que iba a nombrarle vicepresidente del Gobierno, con las citadas competencias en materia autonómica.

-- Chaves se resistió a ese nombramiento, entre otras cosas por creer que se trata de un cargo sin contenido real. Y llegó a amagar con su dimisión y la convocatoria de elecciones anticipadas en Andalucía.

-- Zapatero respondió diciéndole que, si hacía algo así, le “colocaría” como presidenta de la Junta a Mar Moreno.

-- Mar Moreno, diputada por Jaén, fue consejera de Obras Públicas en Andalucía y presidenta del Parlamento regional, pero Zapatero decidió incluirla en la ejecutiva como secretaria de Relaciones Institucionales y Política Autonómica, un movimiento que a Chaves le pareció entonces una “traición”. Mar Moreno fue la única a la que no habían invitado a la interparlamentaria.

-- Ante ese órdago, Chaves negoció y propuso como sucesor a José Antonio Griñán, que es quien ahora aparece en todas las quinielas.

-- Griñán, vicepresidente segundo y responsable de economía, lleva tres años diciendo que quiere irse, que se considera “agotado” y que está cansado. Las fuentes consultadas por ECD apuntan que, en caso de asumir la presidencia de Andalucía, no durará los tres años de legislatura que quedan.

El PSOE andaluz, dividido

-- Una de las consecuencias de los desencuentros de Zapatero y Chaves, y de la marcha de éste a Madrid, es que el PSOE andaluz, la agrupación socialista más importante, ha entrado en crisis. Falta un líder claro y, sobre todo, vuelven a enfrentarse Andalucía oriental y Andalucía occidental, algo que con Chaves no ocurría.

-- Tras Chaves, el hombre fuerte del partido en Andalucía es Luis Pizarro, vicesecretario general, miembro del clan de Alcalá de Guadaira, una persona con poca formación intelectual, radical, pero que tiene dominado el aparato.

-- Pizarro controla Cádiz, Sevilla, Huelva, Córdoba… pero tiene el problema de que en la otra parte de la región, Andalucía Oriental, le odia. Por si fuera poco, el propio Rodríguez Zapatero no le puede ver.

-- Sin Chaves, todo indica que las dos facciones del PSOE andaluz van a entrar otra vez en guerras internas, porque ahora no existe un líder indiscutido.

El día de la foto con Obama

-- La filtración de que se preparaba una inminente crisis de Gobierno saltó precisamente el día de la fotografía de Zapatero con Barack Obama, que ha quedado en segundo plano, lo mismo que la reunión de la Alianza de Civilizaciones.

-- Zapatero ha visto su presencia en ese foro perturbada precisamente por las noticias que le daban desde España. Ayer, llegó tarde a la foto de familia (hubo de repetirse por su ausencia) debido a que estaba al teléfono siguiendo la marcha de la crisis. Además, ha tenido que regresar precipitadamente a España.

-- El Domingo de Ramos, algunos sevillanos vieron al todavía presidente andaluz presenciando las procesiones de Semana Santa, y creyeron leer en su rostro un gesto de satisfacción.

-- Tal como se cuenta en otra noticia de este confidencial, La Moncloa ha puesto todo su interés en averiguar de dónde ha partido la filtración de la crisis de Gobierno. Las fuentes consultadas apuntan directamente a Manuel Chaves, y se analiza como una “venganza” por su salida forzada de Andalucía.

La versión 'oficial' de la crisis

Lo explicado hasta aquí tiene origen, como se ha dicho, en fuentes del PSOE andaluz a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital. Sin embargo, desde ámbitos oficiosos se da otra versión sobre el trasfondo de la crisis y el “ascenso” de Chaves a una vicepresidencia. Es ésta:

-- Se trata de replicar en Andalucía lo que se ha hecho en Extremadura, un movimiento muy de Zapatero. Consiste en poner en la Junta, a mitad de legislatura, al relevo de Chaves (algo parecid a lo que se hizo con Ibarra y Fernández Vara), para que regenere el partido, se ruede en el cargo, sea el próximo candidato y gane las elecciones, incluso mejorando resultados.

-- Chaves a pesar de ser un peso pesado de la vieja guardia, siempre se ha comportado con lealtad con ZP. Su actuación ha sido impecable, y lo mismo las relaciones personales. Pese a pertenecer a generaciones distintas, es el que mejor se ha portado con él. Una relación transparente, sincera y leal. Por eso le da como salida una vicepresidencia.

-- El propio Chaves ha dicho que no quiere seguir, que es el momento de iniciar el proceso de recambio, de regeneración y renovación. Y eso lo tiene que hacer Griñán.

-- Como vicepresidente, Chaves es un tipo adecuado para ocuparse de la financiación y de las relaciones con el resto de autonomías. “Es un peso pesado, me puede servir”, dice ZP. “Te vienes conmigo de vicepresidente, con Administraciones Públicas en la mano”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··