Lunes 18/12/2017. Actualizado 01:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Renace el choque entre la vicepresidenta y la secretaria general del PP

El Gobierno se partió en dos antes de aprobar el artículo 155

Los ‘sorayos’ apostaban por la Ley de Seguridad Nacional pero los ‘cospedales,’ por la línea dura de suspender la autonomía de Cataluña

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

El Gobierno ha puesto en marcha el artículo 155 de la Constitución, al requerir a Puigdemont que aclare en cinco días si ha declarado la independencia de Cataluña. La activación de este mecanismo ha reabierto el choque entre los partidarios de Soraya Sáenz de Santamaría y María Dolores de Cospedal en el seno del Consejo de Ministros.

Reunión del Consejo de Ministros para requerir a Carles Puigdemont. Reunión del Consejo de Ministros para requerir a Carles Puigdemont.

La vicepresidenta y la secretaria general del PP, las dos mujeres de confianza de Mariano Rajoy, han protagonizado durante años una “guerra fría” que, con el comienzo de la nueva legislatura y la coincidencia de ambas en el Gobierno, parecía superada. No obstante, la puesta en marcha del 155 ha roto esa “aparente tregua”.

Así lo aseguran a El Confidencial Digital fuentes próximas al Consejo de Ministros, que hablan de un nuevo choque entre “dos bloques” dentro del Ejecutivo. En este sentido, destacan que tanto Sáenz de Santamaría como Cospedal vuelven a tener, dentro del gabinete, afines y detractores.

Los acontecimientos ocurridos en las últimas semanas en Cataluña han provocado que ambos bandoshayan vuelto a entrar en disputa sobre la respuesta que debía dar el Gobierno al desafío independentista planteado por Puigdemont.

Los cospedales” se imponen con el 155

Fuentes cercanas al Gobierno confirman a ECD que ahora conviven “dos almas” en el seno del Consejo de Ministros, en relación a la aplicación del artículo 155 de la Constitución.

Al final, se ha impuesto la tesis del grupo de ministros, conocidos entre ellos como “los duros” o “los cospedales”. Han defendido con vehemencia, delante incluso de Mariano Rajoy, que ha llegado el momento de poner en marcha este mecanismo para suspender una parte o toda la autonomía catalana, si fuera necesario.

Han expuesto con preocupación el ascenso que Ciudadanos está experimentando en las últimas encuestas publicadas. Lo atribuyen a que los españoles están “premiando la línea dura que viene defendiendo Albert Rivera”. Lleva semanas exigiendo al Gobierno la aplicación del 155 para convocar elecciones autonómicas en Cataluña.

En la legislatura pasada, el Gobierno ya estaba dividido en dos grandes frentes: el de los “sorayos”, afines a la vicepresidenta, y el llamado G-8, liderado por José Manuel García-Margallo e integrado por José Manuel Soria, Jorge Fernández Díaz, Ana Pastor, José Ignacio Wert, Miguel Arias Cañete, Rafael Catalá e Isabel García Tejerina entre sus integrantes.

La salida del Ejecutivo de todos ellos, a excepción de los dos últimos, parecía confirmar el fin de la oposición interna a Soraya Sáenz de Santamaría dentro del Gobierno.

Pero la elección de Cospedal como ministra de Defensa ha derivado en la creación de un nuevo bloque de afines a la secretaria general del PP, integrado por José Ignacio Zoido, Dolors Montserrat y los ya citados Tejerina y Catalá.

Los “sorayos”, a favor de la prudencia

De otro lado, los ministros más afines a la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría, se decantaban ahora por recurrir a la Ley de Seguridad Nacional. Es decir, el nombramiento de una “Autoridad Funcional” que tomase el mando de Policía, Guardia Civil y Mossos d'Esquadra para restablecer el orden constitucional en Cataluña.

En este grupo, los principales defensores de esta fórmula eran Cristóbal Montoro y Fátima Báñez. Apostaban por una vía “menos traumática”que el 155 para frenar a Puigdemont. Su argumento era que permite actuar para dar respuesta a la situación de crisis y volver a la normalidad. Pero, en ningún caso, deja en suspenso derechos fundamentales ni libertades públicas.

En medio de ambos bloques se mantienen Los Nadales” (Alberto, Álvaro y Eva Valle, la mujer de éste último), Íñigo Méndez de Vigo, Alfonso Dastis y Luis de Guindos. Se han convertido, aseguran, en testigos externos de este enfrentamiento. Asisten “desde fuera” a este discreto pulso que están protagonizando los dos frentes en los últimos días.

Soraya se trabajó la Ley de Seguridad Nacional

Además, el entorno de la vicepresidenta impulsaba esta opción como una alternativa a la aplicación del artículo 155, dado que ha venido generando mayores reticencias dentro del PSOE.

En las últimas semanas, tal y cómo se contó en ECDSáenz de Santamaría había comenzado a intercambiar documentación con Margarita Robles sobre la aplicación de la Ley de Seguridad Nacional.

Desde el equipo de Sáenz de Santamaría defendían la “base del entendimiento” con el PSOE en este asunto porque la letra pequeña de la Ley de Seguridad Nacional fue aprobada en septiembre de 2015 por ambos partidos.

Fue fruto de un gran acuerdo entre el PP y los socialistas, aunque previamente el proyecto del Gobierno fue enmendado a fondo por el equipo de Pedro Sánchez. Esa circunstancia es la que podía facilitar ahora, insistían, una respuesta del Gobierno con un amplio consenso con el principal partido de la oposición.

El texto fue elaborado entonces, añaden, precisamente para hacer frente a una situación que pusiera en riesgo el orden constitucional.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··