Sábado 16/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Griñán comunica a su entorno que abandona la Junta de Andalucía para ir al Senado. Quiere seguir siendo aforado para evitar una imputación por los ERE

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

José Antonio Griñán ha confirmado que abandonará la presidencia de la Junta a finales de agosto, aunque ha advertido que no abandonará la política. Su estrategia, a día de hoy, es solicitar ser designado senador del PSOE por Andalucía a través del Parlamento regional. De esa manera, continuaría será aforado y evitaría la imputación por los ERE por parte de la jueza Alaya.

Según ha sabido El Confidencial Digital, el todavía dirigente autonómico tiene pensada una hoja de ruta que no pasa por mantenerse como diputado ‘raso’ en el Parlamento regional, un cargo que ningún ex presidente andaluz ha ostentado una vez abandonada la Junta.

El objetivo de Griñán, explican altos dirigentes del PSOE andaluz, es convertirse en senador por Andalucía en septiembre, a través de una designación automática por parte de la Cámara autonómica.

Esa posibilidad está recogida en la Ley de Régimen Electoral General, que permite a los parlamentos autonómicos designar senadores fuera de la lista electoral en función del censo de la región, así como cambiar a esos senadores elegidos a lo largo de la legislatura.

Las fuentes consultadas por ECD recuerdan que, en Andalucía, ya se realizó esa permuta de senadores autonómicos designados por el Parlamento en 2009, cuando Luis García Garrido llegó a la Cámara Alta en Madrid después de abandonar la Consejería de Obras Públicas por la remodelación de Gobierno impulsada por Griñán.

La llegada al Senado le garantiza ser aforado a nivel nacional

Una de las razones de peso que tiene José Antonio Griñán para solicitar ser designado senador es que, de esta manera, no perdería su condición de “aforado”, que ahora ostenta como presidente de la Junta de Andalucía.

Al pasar a ser un representante de la Cortes nacionales, su imputación por el caso de los ERE se complica, ya que si la jueza Alaya tiene pruebas para imputarle, debería enviar la documentación a la Sala de lo Penal del Tribunal Supremo, donde continuaría la instrucción, y la magistrada perdería el caso.

Así lo establece el artículo 71 C de la Ley Orgánica del Poder Judicial. La misma normativa sí posibilita la imputación de un presidente autonómico por parte de los Juzgados Superiores de Justicia regionales, por lo que la jueza Alaya sí podría imputar a Griñán con el cargo que ahora ostenta.

Ya acude con asiduidad a Madrid

Las fuentes consultadas por ECD explican que Griñán también tiene “motivos personales de peso” para abandonar la Junta de Andalucía y preparar su llegada al Senado.

Dirigentes del PSOE andaluz afirman que el aún presidente autonómico ya acude con asiduidad a Madrid a ver a sus hermanas, que se están tratando en la capital de las enfermedades que padecen.

Con su llegada a la Cámara Alta, Griñán podría tener aún más contacto con sus familiares y estar más cerca de ellas en los “momentos difíciles” que ahora están viviendo.

Continuará presidiendo el PSOE a nivel nacional

La marcha de Griñán de la Junta no significará que abandone la presidencia del PSOE a nivel nacional. La propia Elena Valenciano ya ha confirmado que continuará con ese cargo.

Además, el dirigente autonómico también conservará la secretaría general del partido en Andalucía, ya que ha descartado la celebración de cualquier tipo Congreso regional extraordinario.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·