Miércoles 23/05/2018. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La Guardia Civil ha interceptado un manual de secuestros de ETA: la primera consigna es deshacerse del teléfono móvil de la víctima

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Los servicios de Información del Ministerio del Interior saben que entre los métodos de actuación de ETA, además de la colocación de coches bomba (como el que le costó la vida a Juan Manuel Piñuel o a Luis Conde) o el tiro en la nuca (en el caso de Isaías Carrasco), se encuentra el de un secuestro parecido al de Miguel Ángel Blanco.

En uno de los registros practicados tras la desarticulación de una parte del ‘comando Vizcaya’ se encontró información de gran valor para conocer los planes de la banda. En efecto, la Guardia Civil interceptó un manual de secuestros.

En este texto, la banda detallaba la forma en la que debe efectuarse este tipo de acciones. Nunca debe hacerse una captura por un tiempo prolongado de tiempo sino que debe ser un ‘secuestro express’. Es decir, una acción rápida en la que se le exija al Gobierno unas condiciones que sean casi imposibles de cumplir (como, por ejemplo, la reagrupación de todos los presos etarras en las cárceles del País Vasco).

El ultimátum de tiempo, por tanto, debe ser breve, de 48 horas como máximo. Sino se cumplen las demandas, se ha de ejecutar al secuestrado. El objetivo es causar un gran impacto en la sociedad tal y como ocurrió en el secuestro y posterior asesinato del concejal del PP en Ermua, Miguel Ángel Blanco.

Llevar a cabo un secuestro de este tipo evidenciaría, explican fuentes de la lucha antiterrorista, que la banda tiene capacidad para practicar cualquier tipo de ‘ekintza’ (acción): desde un potente coche bomba, un asesinato a sangre fría o un secuestro que causará gran conmoción en la opinión pública.

En el manual de secuestros interceptado por la Guardia Civil, la banda explica que una de las primeras medidas de precaución que debe tomar el ‘talde’ (comando) es la eliminación del teléfono móvil de la víctima. Los responsables etarras aclaran a sus subordinados que a través de los actuales sistemas de localización vía GPS, la Policía podría determinar inmediatamente la situación exacta del secuestrado.

Hay que recordar que la Policía Nacional y la Guardia Civil continúan investigando la implicación de ETA en el secuestro fallido de un concejal en la localidad madrileña de Alcobendas. Los secuestradores se equivocaron y capturaron a un jardinero que, según las fuentes consultadas, tiene unos rasgos físicos parecidos a los de un edil del ayuntamiento. Finalmente, el trabajador fue liberado minutos más tarde.

Por su parte, las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado (FCSE) atribuyen los atentados del pasado fin de semana a un grupo de ‘legales’ (no fichados) que actuaría de forma independiente al ‘complejo Vizcaya’ desarticulado el pasado mes de julio.

Tal y como adelantó ECD la pasada semana (ver noticia), se sospecha que esta red que ha perpetrado las últimas acciones terroristas está dirigida por el huido Jurdan Martitegi.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··

Lectores El Confidencial Digital

DENUNCIAS DE LOS LECTORES

··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··