Jueves 14/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Dos bloques enfrentados: nacionalistas contra independentistas

Guerra de damas en el PDeCAT

Marta Pascal (afin a Artur Mas) y Elsa Artadi (mano derecha de Puigdemont) inician una batalla por liderar las negociaciones para formar gobierno después del 21-D

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Junts per Catalunya es la marca que ha elegido el PDeCAT para las elecciones del 21-D, pero lo cierto es que, dentro del partido, existen dos bloques que no están precisamente juntos o unidos. La dirección de la vieja Convergència apuesta por un cambio de rumbo, mientras que los colaboradores de Puigdemont quieren revalidar el pacto con ERC y continuar con el procés independentista.

Marta Pascal y Elsa Artadi. Marta Pascal y Elsa Artadi.

Según explican a El Confidencial Digital antiguos cargos del Govern de Junts pel Si, en el PDeCAT existe una “guerra civil” abierta entre los dos frentes en los que está dividido, a día de hoy, el partido: el de los nacionalistas y el de los independentistas.

Esas dos corrientes internas, además, están lideradas por dos mujeres, protagonistas de un enfrentamiento que va a más conforme se acerca la fecha de las elecciones autonómicas: Marta Pascal y Elsa Artadi. Ambas, aseguran sus propios compañeros, están “en plena batalla” por liderar las negociaciones para formar Gobierno tras el 21-D.

Las “representantes” de Mas y Puigdemont

La llamada “vieja guardia” del PDeCAT, con Artur Mas a la cabeza, está impulsando a Marta Pascal, coordinadora general del partido, como la interlocutora de la formación para alcanzar pactos de gobierno una vez celebradas las elecciones autonómicas.

La joven dirigente no tendrá escaño en el Parlament al no haber sido incluida en las listas de Puigdemont. Sin embargo, en la ejecutiva de la antigua Convergència se considera que, tras lo ocurrido en los últimos meses y tras la aprobación del 155, “tanto Cataluña como el PDeCAT necesita nuevas ideas para salir adelante”.

En concreto, Mas y otros dirigentes del partido consideran que Pascal debe ser la negociadora con ERC para conformar un Govern “catalanista pero no independentista”, ya que el procés “está agotado”. Un viraje que, tras el 21-D, experimentaría la propia formación volviendo a la defensa del nacionalismo clásico catalán.

Esa hoja de ruta, sin embargo, choca frontalmente con los planes de Carles Puigdemont y sus colaboradores, que apuestan por mantener el proyecto independentista de la mano de Esquerra. El ex president, que continúa en Bruselas, ha confiado la labor de alcanzar un acuerdo con los republicanos a Elsa Artadi.

La coordidandora de la campaña electoral de Junts per Catalunya, y candidata a los comicios, se ha convertido en una persona de la máxima confianza de Puigdemont, y ya está tendiendo puentes con ERC para formar un nuevo Govern independentista. Unos movimientos que no gustan, en absoluto, ni a Mas ni Pascal.

La coordinadora del PDeCAT, de hecho, también se está presentando ante Esquerra como la interlocutora de los convergentes, por lo que desde el equipo de Oriol Junqueras no saben con quién tienen que negociar: “Tanto Pascal como Artadi se han dirigido a nosotros, pero sus mensajes no coinciden en absoluto”, advierten.

Santi Vila espera “su momento”

Desde la ejecutiva del PDeCAT confían en que Puigdemont y sus afines, una vez celebradas las elecciones y una vez constatado que el ex president no volverá a la Generalitat, den un paso atrás y dejen paso a una nueva generación. En ese sentido, añaden, “solo un ex cargo de Mas, como Corominas, quiere que Carles siga. El resto reclama ya un cambio de rumbo”.

Santi Vila, por su parte, se mantiene a la espera de acontecimientos una vez se celebren las elecciones autonómicas. El ex conseller, que quiere liderar la vuelta al nacionalismo clásico del PDeCAT, se mantendrá en la recámara sin quemarse, a diferencia de una Marta Pascal que dará la batalla por hacer caer definitivamente a Puigdemont.

Ambos cargos, Vila y Pascal, son los favoritos entre los dirigentes históricos de Convergència para reconducir el rumbo del partido. Algo que solo será posible si el “frente nacionalista” se impone al “independentista” de Puigdemont y Artadi tras las elecciones del 21-D.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··