Sábado 20/01/2018. Actualizado 13:41h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Aspira a ser vicepresidente económico

De Guindos ya negocia en Bruselas como futuro ministro de Economía

Está pactando ajustes para los dos próximos años. Miembros del Gobierno consideran que se ha asegurado su continuidad

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Luis de Guindos ve más cercana que nunca su ratificación como ministro de Economía de cara a la próxima legislatura. El incidente por el nombramiento de José Manuel Soria para el Banco Mundial le pasó factura, pero sus últimas gestiones en Bruselas, donde da a entender su continuidad, parecen “blindarle” para el cargo. Su objetivo es convencer a Rajoy para que le nombre vicepresidente.

Luis De Guindos durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros. Luis De Guindos durante la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros.

Según explican a El Confidencial Digital altos cargos del Gobierno, De Guindos se ha trabajado, en las últimas semanas, su permanencia en el Consejo de Ministros una vez que Rajoy sea investido y pueda nombrar a su nuevo Ejecutivo.

La negociación con la Comisión Europea ha sido clave, y en Moncloa ven “difícil” cambiar ahora de interlocutor con Bruselas en un momento delicado para la economía española. De hecho, el propio ministro en funciones habla con sus socios europeos en nombre del próximo Gobierno, dando por sentado, en cierta forma, que él va a continuar.

Prepara ajustes de 5.000 millones de euros

De Guindos parecía tener “ganado el puesto” cuando el pasado mes de julio logró frenar la multa de Bruselas a España por no haber cumplido el objetivo de déficit. El ministro, además, planteó rebajar las exigencias de la Comisión Europea para los próximos dos años a cambio de nuevas medidas de ajuste.

Ese éxito, sin embargo, se vio ensombrecido en septiembre, por la polémica del nombramiento y posterior renuncia de José Manuel Soria al puesto de director ejecutivo del Banco Mundial. Entonces, cargos de Moncloa se levantaron contra De Guindos y sus opciones de continuar en el Ejecutivo se redujeron.

No obstante, la labor realizada por el ministro en funciones desde entonces, sobre todo a la hora de cerrar y presentar a Bruselas un plan de ajuste de 5.000 millones que permitirá flexibilizar el déficit en los dos próximos ejercicios, ha vuelto a situarle en todas las quinielas, tanto internas como externas, para continuar en el Ejecutivo.

También negocia con Ciudadanos

Esos ajustes, al igual que el adelanto del pago del impuesto de Sociedades, necesitarán un apoyo parlamentario que el propio De Guindos ya se está trabajando.

Tal y como se informó en estas páginas, el ministro en funciones lleva varias semanas negociando con Luis Garicano el apoyo de Ciudadanos a todas las medidas económicas necesarias para evitar sanciones de Bruselas.

Esas conversaciones con la formación naranja también son claves para su continuidad en el Gobierno, ya que el entendimiento con Garicano es “máximo” y, como pasa con Bruselas, nombrar a un nuevo representante del Ejecutivo para asuntos económicos podía dar al traste con esa buena sintonía.

Quiere ser vicepresidente y absorber Hacienda

El propio Luis de Guindos, explican las fuentes consultadas, sabe que su figura está al alza y, por eso, no oculta que su objetivo, de cara a la composición del próximo Consejo de Ministros, es tener más responsabilidades y capacidad de decisión en el Gobierno.

En concreto, el actual titular de Economía en funciones aspira a convertirse en vicepresidente económico del nuevo gobierno de Rajoy. Un objetivo que el presidente conoce desde hace tiempo y que él también tiene en mente.

Esa vicepresidencia, no obstante, debería absorber, en opinión de Luis de Guindos, al ministerio de Hacienda que dirige Cristóbal Montoro para tener “plenas competencias” en todos los asuntos que tengan que ver con las cuentas del país, por las que tanto le preguntan en Bruselas.

De este movimiento está muy atenta, además del propio Montoro, Soraya Sáenz de Santamaría. La actual vicepresidenta, de confirmarse que Hacienda pasa a manos de De Guindos, reclamará las competencias de la secretaría de Estado de Administraciones Públicas, con el argumento de que es ella la que negocia con las Comunidades Autónomas.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··