Martes 12/12/2017. Actualizado 13:33h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Es la propuesta de Pedro Sánchez al PSC

Iceta sólo pactará con ERC y los Comunes si él es el presidente de la Generalitat

Si no lo aceptan, se alineará con los constitucionalistas para forzar a Ada Colau a tener que retratarse

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Miquel Iceta y Pedro Sánchez afrontan las elecciones del 21-D con un primer objetivo: que el líder del PSC, a pesar de quedar segundo o incluso tercero en los comicios, se convierta en el nuevo president de la Generalitat. Para ello, los socialistas están dispuestos a pactar tanto con populares, ERC y los Comuns. Si esa maniobra no sale, tienen un ‘plan B’.


Miquel Iceta y Pedro Sánchez. Miquel Iceta y Pedro Sánchez.

Según cuentan a El Confidencial Digital dirigentes del PSOE bien situados en Ferraz, el mensaje principal de los socialistas para la campaña del 21-D es que Miquel Iceta es el único candidato capaz de “pacificar” una Cataluña dividida en dos bandos claramente enfrentados. Un argumento que emplearán para intentar investirle presidente, quede o no por delante de Ciudadanos.

Iceta, y no Arrimadas, puede sumar a los Comuns

Por eso, una vez celebradas las elecciones, Miquel Iceta se postulará como candidato a la presidencia de la Generalitat. Lo hará, además, pidiendo “un gran acuerdo”, para que PP, Ciudadanos y los Comuns de Ada Colau le apoyen en la investidura.

El PSC argumentará que el llamado “bloque constitucionalista”, es decir el integrado por C´s, los populares y los propios socialistas, necesita también los votos de Catalunya en Comú. Un apoyo que la marca de Podemos no daría, en ningún caso, si la candidata a la Generalitat es Inés Arrimadas.

Tanto en Ferraz, como en la calle Nicaragua  (sede del PSC) son conscientes de que esa vía tiene pocas posibilidades de éxito si es Arrimadas, y no Iceta, quien logra ser la segunda candidata más votada, solo por detrás de Junqueras. No obstante, “hay que proponerlo porque la única opción de que los Comuns apoyen a los constitucionalistas es con Miquel como candidato”, concluyen las fuentes consultadas.

Dispuesto a pactar con ERC y Colau

De no prosperar esa vía, el PSC, y el PSOE no se cierran a un gobierno de izquierdas con ERC y los Comuns de Colau. Siempre y cuando, eso sí, el presidente de la Generalitat fuese, como en el caso anterior, Miquel Iceta.

El argumento que emplearán  los socialistas catalanes en este supuesto será el mismo que el utilizado con los constitucionalistas: “Cataluña necesita un presidente que no represente a ninguno de los dos bloques enfrentados, y el único que tiene ese perfil es Iceta”.

El propio primer secretario del PSC ya ha dado pistas sobre sus intenciones, al asegurar que está dispuesto a liderar un “gobierno a la danesa”, en referencia a la serie Borgen de aquel país en la que no gobernaba el candidato más votado, también calificado como un “gobierno de reconciliación”, donde “no haya ni vencedores ni vencidos”.

El ‘plan B’ si no logra ser president

Si Iceta no logra la presidencia por ninguna de las dos vías anteriores, e Inés Arrimadas logra más escaños, Pedro Sánchez y él lo tienen claro: el PSC deberá alinearse con los constitucionalistas, e incluso declararse favorables a votar en la investidura a la líder de Ciudadanos, para obligar a los Comuns de Ada Colau a retratarse.

En ese escenario, el Parlament estaría de nuevo dividido en dos bloques: los independentistas (ERC, PDeCAT y la CUP) y los constitucionalistas (Ciudadanos, PSC y PP). Ninguno de los dos alcanzaría la mayoría absoluta, y en medio quedarían los diputados de Catalunya En Comú, que podrán dar el Govern a uno u a otro.

De producirse esa situación, en el PSOE no lo dudan: “Los de Colau se abstendrán para que gobiernen los independentistas”. Una comprometida opción decisión que “retrataría definitivamente” a la alcaldesa de Barcelona y, de paso, a Podemos.

En este sentido, en Ferraz no ha pasado desapercibida la debacle que ha sufrido la formación morada en la última encuesta del CIS. Una caída que se vincula a la posición que los de Iglesias y Colau están manteniendo en Cataluña, y que puede ir a más después del 21-D.

“Si se niegan a favorecer un gobierno de reconciliación y apuestan por los separatistas, será su fin”, sentencian desde el PSOE.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··