Viernes 15/12/2017. Actualizado 13:13h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Jesús Eguiguren será el 'cerebro' de la decisión que va a tomar el PSE en el País Vasco: su apuesta es pactar un gobierno de coalición con el PNV, con Patxi como lehendakari

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La opción de formar un pacto de gobierno con el PNV, al que se adjudicarían varias carteras, pero, eso sí, con Patxi López en la 'lehendakaritza', es la posibilidad que poco se va abriendo camino entre los socialistas vascos. Y el principal valedor en Jesús Eguiguren.

Fuentes próximas al PSE a las que ha tenido acceso El Confidencial Digital confirman que la persona decisiva es y va a serlo el presidente regional del partido, Jesús Eguiguren, por encima del propio Patxi López, quien, sin embargo, con toda seguridad se convertirá en el próximo presidente. En esto los socialistas no van a ceder.

Egiguren es conocido por sus posiciones 'vasquistas'. Además de haber sido uno de los principales interlocutores con la banda terrorista ETA - incluso con la tregua ya finalizada por el atentado contra la T-4 - actualmente sigue relacionándose con Arnaldo Otegi, del que es amigo de la infancia y al que ve prácticamente cada fin de semana.

Desde Madrid, el mensaje que llega es que “tengan cuidado”, porque lo que allí se decide es “muy importante”. Pero se dejará que el análisis y la decisión procedan de Bilbao. Egiguren es precisamente una de las personas a las que más escucha Rodríguez Zapatero cuando se trata de la cuestión vasca.

La posición del presidente del PSE es llegar a una coalición con el PNV, presidida por Patxi López. Egiguren habla de desmontar la trama de intereses creada por los nacionalistas, pero de hacerlo “poco a poco”.

Al mismo tiempo, las exigencias del Partido Popular son cada día mayores para apoyar la investidura de López; incluso hablan de lograr alguna cartera a cambio. En el PSE, la resistencia a un acuerdo con el PP es muy fuerte, casi visceral. Y tampoco desean la opción de acuerdos aislados, porque eso les desgastaría sin parar.

Para el PNV, la simple posibilidad de ser desalojados totalmente de todos los ámbitos de poder que han ostentado durante treinta años parece insufrible, por lo que estarían dispuestos a resignarse y dejar la presidencia a Patxi López a cambio de mantener algunas consejerías.

En ese horizonte, se da como seguro que Ibarretxe quedaría definitivamente desplazado, algo por lo que los principales cargos del EBB, incluido Urkullu, suspiran desde hace tiempo.

A la dirección nacionalista le gustaría una repetición de las elecciones, que sería forzosa si ningún candidato consigue la elección, pero los socialistas no van a permitirlo porque saben que ésta es su oportunidad.

Una de las pegas que plantea ese acuerdo de gobierno con el PNV es cómo “explicarlo” al resto de España, y en su caso las consecuencias negativas en las próximas elecciones europeas. Sin embargo, en el PSE piensan que el pacto podría “venderse” diciendo que los dos partidos mayoritarios han sabido firmar un acuerdo precisamente en estos momentos de crisis económica, en los que hace falta el trabajo de todos para salir adelante. Algo que sería deseable a escala nacional.

Evidentemente, el pacto con el PNV aparcaría los graves problemas que puede tener Zapatero para mantener una mayoría parlamentaria estable en Madrid.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··