Viernes 15/12/2017. Actualizado 13:13h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Las claves de la nueva imagen de José Blanco. ‘Estadista’, cultiva las relaciones con periodistas y políticos y recoge los frutos de su mediación con ayuntamientos y comunidades del PSOE

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

José Blanco fue nombrado ministro de Fomento en el pasado mes de abril, y desde entonces recibe no pocos elogios por la bondad de su gestión, sobre todo en comparación con la de su antecesora, Magdalena Álvarez. Desde su entorno tienen muy claro por qué algunos consideran ahora a Blanco un “estadista”.

Según fuentes del PSOE consultadas por El Confidencial Digital, José Blanco le comunicó a Rodríguez Zapatero su voluntad de abandonar la primera línea de la política pocas semanas antes del XXVII Congreso del PSOE, celebrado en verano de 2008. Blanco también hizo pública esta intención, pero Zapatero le convenció para que se quedara. Fue entonces cuando comenzaron a arreciar los rumores de que Blanco se haría con la cartera de Fomento, sólo que entonces se decía que era por su deseo personal.

Desde el mes de abril, no son pocos los periodistas y políticos que se han hecho eco del cambio en la imagen de Blanco. En su comparecencia en el Congreso el pasado martes 12, por ejemplo, los diversos portavoces parlamentarios reconocieron la seriedad del trabajo del ministro por comparación con el de la anterior titular, Magdalena Álvarez.

También ha habido quien se ha extrañado de tanta unanimidad a la hora de alabar a Blanco, alabanzas que se explicarían, en parte, por la costumbre de celebrar reuniones y almuerzos con periodistas “para informar e informarse”, según cuentan fuentes del entorno del ministro. Estas fuentes insisten en que los periodistas con los que Blanco mantiene contactos son de muy distinta cuerda ideológica.

Se insiste asimismo en que la imagen que se tenía de Blanco antes en ningún caso era “exacta”. Y es que, a Blanco, la secretaría de organización del PSOE “le sirvió para conocer muy bien la estructura territorial”. En este sentido, se alega que Blanco, discretamente, medió en no pocas ocasiones entre el Gobierno de uno y otro signo y las distintas administraciones autonómicas o municipales, utilizando su poder de influencia dentro del PSOE.

En cuanto a sus relaciones con los políticos, personas cercanas a Blanco afirman que procura mantener las mejores relaciones con los distintos portavoces parlamentarios, y que políticos de distinto signo, como Pío García-Escudero, han elogiado que “es un hombre de palabra”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··