Lunes 18/12/2017. Actualizado 01:04h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Es el ex conseller que menos se relaciona con el resto de los presos

A Junqueras le envían cien cartas diarias a la cárcel y solo le entregan cuarenta

La prisión de Estremera rechaza las que llegan sin remite. El ex vicepresidente se dedica a pasear por el patio leyéndolas

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Oriol Junqueras ha declarado, en un escrito que envió a The Times y que publicó el diario británico, que su día a día en la cárcel lo dedica a la “reflexión y a la oración”, dejando además claro que tiene tiempo de sobra para “pensar en el pasado y también en el futuro”. El ex vicepresidente catalán, además, saca siempre un rato cada jornada para leer las cartas que le envían a la prisión.

Oriol Junqueras, a su entrada en la Audiencia Nacional. Oriol Junqueras, a su entrada en la Audiencia Nacional.

Tal y como aseguró su abogado recientemente, Junqueras recibe “un centenar” de misivas prácticamente todos los días. No obstante, muchas de ellas, al no llevar remitente, son rechazadas por los funcionarios de la prisión de Estremera y nunca llegan a su destinatario final. Pese a ello, el ex vicepresidente “sí recibe unas cuantas diariamente”.

En concreto, y tal y como confirman a El Confidencial Digital técnicos de Instituciones Penitenciarias, a Junqueras le entregan “entre 30 y 40 cartas casi todos los días”. Una cantidad “considerable” que está “muy por encima” de la media de cartas recibidas por el resto de ex consellers y presos en general.

Las mismas fuentes explican que Junqueras, consciente del interés que despierta entre la población penitenciaria su presencia en Estremera, “se lleva las cartas al patio para que todo el mundo le vea con ellas”. Las lee con detenimiento y en varias ocasiones las comenta con los otros antiguos miembros del Govern encarcelados.

El ex vicepresidente, de hecho, centra sus relaciones en la cárcel con sus antiguos compañeros, sin apenas interactuar con el resto de presos. Otros ex consellers, sin embargo, “sí han hecho por integrarse más”.


·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··