Domingo 22/10/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Líderes del PSOE plantean una ‘refundación’ del partido tras la debacle electoral. Destacados barones culpan al izquierdismo de ZP y proponen volver al centro

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

La palabra ‘reflexión’ fue y sigue siendo la más escuchada, en boca de dirigentes del PSOE, tras la debacle electoral del domingo. El sentimiento generalizado es que lo que corresponde ahora es plantearse a fondo el mensaje del partido. Y algunos barones ven la situación tan delicada que apuntan a una ‘refundación’.

Personalidades socialistas del nivel de José María Barreda y Guillermo Fernández Vara, han analizado el fracaso electoral diciendo que ahora el PSOE tiene que reconsiderar a fondo su posición y su mensaje. El más contundente ha sido el líder castellano-manchego, al demandar “una revisión ideológica muy profunda en el partido”.

Fuentes socialistas de alto nivel consultadas por El Confidencial Digital reconocen que algunas de esas voces que se están escuchando dentro del PSOE lo que plantean es un cambio rotundo en las posiciones de estos últimos años. Un proceso de tal magnitud que se parecería mucho a una refundación del partido.

La línea de Zapatero

La queja de esos dirigentes es que detrás de la derrota sufrida está, muy concretamente, la línea política e ideológica que ha impuesto en el PSOE José Luis Rodríguez Zapatero, con unas prioridades y unos objetivos muy personales, que, al final, han alejado al partido de las inquietudes de los ciudadanos. Y eso es lo que hay que corregir, con vistas al futuro.

El análisis que se hace en amplios ámbitos socialistas es que el secretario general ha patrimonializado tanto el partido, lo ha identificado tanto con sus personales posiciones ideológicas que, cuando su figura como presidente del Gobierno ha caído en picado, por la crisis, ha resultado imposible desmarcarse y ha arrastrado en su caída al conjunto del partido.

Centrar el PSOE

Uno de los debates de fondo es precisamente ése: desvincular al PSOE de la ejecutoria de Zapatero, que, además, con sus reformas y leyes, ha llevado el partido hacia la izquierda, abandonando las posiciones más centradas, que son las que –en su opinión- dan la victoria en las elecciones.

La propuesta ahora es ‘centrar’ el partido, para que vuelva a sintonizar con amplios sectores de la población.

En ese sentido, ahora se ven como errores estratégicos, que han alejado al PSOE de amplios sectores de la sociedad, determinadas reformas legislativas (ampliación de la ley del aborto, matrimonio gay, ley de memoria histórica…), pero también la renuncia a defender la condición de España como nación y las concesiones a los nacionalismos (los tripartitos en Galicia y Cataluña), materializadas en el Estatut, así como las posiciones enfrentadas con la Iglesia y contra los católicos, entre otras iniciativas.

España ya no es obrera

Analistas de dentro del PSOE detallan algunos de los problemas que tiene que debatir el partido, para ir a una renovación profunda y, en concreto, superar la ‘etapa Zapatero’. Son planteamientos que se han utilizado durante la última campaña electoral y que consideran que están superados. Entre otros, los siguientes:

-- España ya no es ‘obrera’. Hay obreros, por supuesto, pero mayoritariamente la sociedad tiene otra composición. Y hay que ser consecuentes.

-- En lugar de construir un partido ‘obrerista’ habría que caminar hacia un modelo más parecido al Partido Demócrata norteamericano.

-- El miedo a la derecha ya no funciona como arma de propaganda electoral. Sin embargo, ha sido uno de las líneas de fondo en los días previos a las municipales y autonómicas.

-- Tampoco resultan creíbles mensajes como la crítica a la educación concertada (la población no lo ve como un peligro o una amenaza, sino todo lo contrario), la denuncia de las privatizaciones

-- El concepto ‘lo público’ ya no suma.

Primarias, no: congreso extraordinario

El pesimismo dentro del PSOE es tal que algunos han comparado la derrota del 22-M con el derrumbe de UCD en 1982, puesto que le ha votado sólo en 27,8 por ciento de la población y ha perdido más de dos mil concejales.

La conclusión que sacan muchos de los dirigentes es que el problema ya no es solamente de sustituir a Zapatero por otro candidato a la presidencia del Gobierno: que las primarias no son la solución, que hay que hacer algo más a fondo.

El aldabonazo lo dio ayer Patxi López, al reclamar la celebración de un congreso extraordinario para “definir el programa del partido y las propuestas que se trasladan a la ciudadanía”.

En ese congreso se elegiría también nuevo secretario general del PSOE, que se convertiría en el candidato, lo que ahorraría la celebración de unas primarias que ahora nadie quiere. Algunos diputados, incluyendo militantes del PSM, han planteado que el congreso se celebre en julio.

El alcalde de Dos Hermanas (Sevilla), Francisco Toscano, declaró ayer que no cree que la vía para resolver la situación del partido sea convocar unas primarias. “Esto no se puede dirimir a través de una lucha interna entre dos personas, ya sean Rubalcaba o Chacón”. Comentó que el PSOE sufre en este momento una “orfandad política”.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·