Lunes 20/11/2017. Actualizado 17:10h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

La historia de Luis Bárcenas contada por miembros del aparato del PP: Rajoy le nombró tesorero por deferencia con Fraga, que fue quien lo metió en el partido

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Luis Bárcenas ha protagonizado una historia de amor-odio con todas las cúpulas del PP. Ya desde que llegó, antes del Congreso de refundación de 1989, hubo un sector crítico con él. Sobre su nombramiento como tesorero, personas del aparato del partido explican que Rajoy lo decidió como "un gesto" hacia Manuel Fraga, que había sido su padrino.

Según cuentan a El Confidencial Digital dirigentes y miembros del aparato del PP, Luis Bárcenas siempre tuvo detractores dentro del partido, ya que “nunca se ganó la confianza de todos”.

Sin embargo, los intentos que hubo, por parte de algunos dirigentes, de apartarle de la gestión de los dineros resultaron infructuosos. “Siempre conseguía volver, gracias a la autoridad del círculo más cercano a Manuel Fraga”, explican.

Esa influencia “ha provocado que siempre haya estado allí, desde los orígenes del PP hasta que se destapó el ‘caso Gürtel’”.

Su primer cargo: gerente

Luis Bárcenas llegó al partido en 1982, año en que fue nombrado gerente de la entonces Alianza Popular. El presidente de la formación, Manuel Fraga, le otorgó ese cargo, de gran relevancia, asesorado por su amigo y persona de confianza Luis Sanchís, el tesorero.

Las fuentes consultadas por ECD aseguran que “ya entonces Bárcenas levantó muchos recelos dentro del partido: era una persona de trato difícil, pero además no se sabía muy bien de dónde venía”.

Uno de los que desconfiaron más fue el secretario general del partido en aquella época, Arturo García-Tizón. El hoy diputado del PP por la provincia de Toledo consiguió finalmente que abandonara el cargo en 1987: “García Tizón pactó con el propio Bárcenas su marcha, consiguiendo así evitar una ‘guerra interna’ en el partido”. El sucesor fue Juan Ávila.

Constantes entradas y salidas

Los dirigentes que habían desconfiado de él vieron cómo Bárcenas retornaba al partido tras el congreso de refundación. El nuevo tesorero, Rosendo Naseiro, que había sucedido a Ángel Sanchís, logró convencer a Fraga para que volviera a contar con él.

Según las fuentes consultadas, el presidente y fundador se fió de Naseiro, “al que conocía bien por haber sido vecinos en Villalba”, y no le entraron dudas a pesar de los problemas posteriores que tuvo con la Justicia el tesorero: “Naseiro fue arrestado a los pocos días del congreso y quedó en prisión preventiva”, recuerdan.

En 1993, con Bárcenas como gerente, llega a la tesorería del partido Álvaro de Lapuerta, que se mantendrá en el cargo hasta 2008.

En ese periodo, según las informaciones del diario El País, es cuando se llevó a cabo la contabilidad en ‘B’ y el pago de sobresueldos a la cúpula del partido.

Sin embargo, las fuentes consultadas aseguran: “Nunca tuvimos constancia de eso. Aunque es verdad que seguía existiendo cierto recelo con Bárcenas”.

Rajoy le nombró tesorero para agradar a Fraga

A pesar de la desconfianza que Bárcenas provocaba a algunos de los dirigentes del PP, Mariano Rajoy decidió nombrarle tesorero en sustitución de Lapuerta, dejando la gerencia del partido a Cristóbal Páez.

Los dirigentes y miembros del aparato del partido consultados por ECD relatan que “Rajoy tomó esta decisión como un gesto, una deferencia, hacia Manuel Fraga, que siempre confió en él y le metió en el partido avalado por sus más íntimos colaboradores”.

“Utilizó el cargo para favorecer a Sanchís y Naseiro”

Las fuentes citadas aseguran que “Bárcenas tampoco se olvidó de quiénes le habían ayudado desde el principio en el partido, y siempre se mostró dispuesto a utilizar su influencia, primero como gerente y luego como tesorero del PP, para ayudar a Ángel Sanchís y Rosendo Naseiro”.

Desde el PP recuerdan cómo Sanchís se centró en su negocio en Argentina después de salir airoso de un caso de financiación irregular del partido en los 80, y cómo le ayudó Bárcenas.

Desde que abandonó el partido, “Ángel se dedicó a la plantación de limones en la finca que tenía en Argentina, y por la que han pasado desde Gerardo Díaz Ferrán a los presidentes de la ONCE y de Aerolíneas Argentinas. Cuando consiguió un contrato con Coca-Cola ganó mucho dinero, y parte de él parece que fue enviado a Suiza a través de Bárcenas”, dicen las fuentes consultadas.

Además, “Sanchís también contó con el apoyo de Bárcenas para utilizar el partido como plataforma para impulsar acuerdos de varias administraciones locales con la empresa de mobiliario urbano relacionada con su familia”.

En cuanto a Naseiro, “sus negocios con los cuadros, muchos de ellos adquiridos después por el Estado, permitieron a Bárcenas mover grandes cantidades de dinero, al ser el ‘conseguidor’ de los contratos. La mayoría de esas ganancias están también, al parecer, en las cuentas de bancos suizos”.

Durante la investigación del ‘caso Gürtel’, Bárcenas fue acusado de una supuesta falsa operación de compra de dos cuadros en 2002, para la que habría solicitado un préstamo bancario de 325.000 euros, y en la que contó, supuestamente, con la colaboración del propio Rosendo Naseiro.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·