Martes 12/12/2017. Actualizado 01:00h

  • this image alt

elconfidencialdigital.com elconfidencialdigital.com

La web de las personas informadas que desean estar más informadas

·Publicidad·

Política

Mariano Rajoy ha empezado a dar la cara ante los medios de comunicación. La clave fue la rueda de prensa de ‘los tres tenores’

    • Facebook (Me gusta)
    • Tweetea!
    • Google Plus One
  • Compartir:

Mariano Rajoy ha dado un giro a su política de comunicación. Lo que hasta hace unas semanas eran ausencias y ocultismo, en los últimos días ha cambiado en un notable incremento de sus comparecencias públicas. El presidente del Gobierno ha cambiado y ahora da la cara. Ese cambio tiene varios porqués.

Ruedas de prensa con preguntas, canutazos imprevistos en los pasillos, respuestas directas a las preguntas de los periodistas… Rajoy muestra ahora una actitud muy diferente ante los medios, también cuando le abordan en sus apariciones fuera de La Moncloa. Atrás ha quedado la pantalla de plasma y las críticas que recibía por no saber qué hacía ni a qué se dedicaba.

Comunicar él directamente

Según ha podido saber El Confidencial Digital de fuentes de estrecha confianza de Mariano Rajoy, el presidente llegó a la conclusión de que tenía que comparecer él ante los españoles, para comunicar directa y personalmente las medidas que está tomando el Gobierno, a raíz de la catastrófica comparecencia pública de hace un mes y medio, al final de un consejo de ministros.

El 26 de abril, Soraya Sáenz de Santamaría, Cristóbal Montoro y Luis de Guindos comparecieron en la sala de prensa de La Moncloa para informar de que el Gobierno había revisado a la baja sus previsiones. Aquel día se anunció que la caída del PIB sería del -1,3%, que el déficit estaría en el 6,3%, y que el paro alcanzaría un 27,1% en 2013.

La rueda de prensa de “los tres tenores”

En el entorno más directo de Rajoy se conoce aquella declaración pública como “la rueda de prensa de los tres tenores”. El resultado fue un rotundo fiasco.

Según los datos que maneja el equipo del presidente, tras esa declaración a tres voces, la confianza de los inversores en la economía española sufrió un descalabro alarmante: bajó cinco puntos en cuestión de horas. Lo que tanto trabajo había costado construir al Gobierno se había desplomado de golpe.

Este hecho ha marcado el punto de inflexión en la actitud de Rajoy: se llegó a la conclusión de que debía ser él quien tenía que comparecer ante los medios de comunicación y dar la cara.

Por eso, el equipo de Moncloa ha elaborado en las últimas semanas una agenda presidencial diferente. Ahora sí están ‘recomendadas’ las declaraciones públicas, y no se pone impedimentos cuando un periodista le coloca un micrófono a Mariano Rajoy.

Hay noticias positivas que comunicar

Uno de los motivos que también ha llevado a Moncloa a aceptar que el presidente de más la cara es que, a día de hoy, el Gobierno dispone de noticias positivas que comunicar, más de las que podía transmitir hace unos meses.

Los datos que maneja el equipo del presidente del Gobierno son esperanzadores. Incluso, de manera extraoficial, el Gobierno reconoce que en la famosa “rueda de prensa de los tres tenores” se ofrecieron datos de previsiones más pesimistas que los que en realidad se dispone.

No obstante, una consigna interna que se aplica a rajatabla es no hablar jamás de “brotes verdes”.

Creación de empleo a la vista

En el equipo de Rajoy están realmente esperanzados con las cifras de creación de empleo del pasado mes de mayo. Así lo va reconociendo el propio presidente del Gobierno a personas de su confianza. Se muestra animado y ve muy cerca la recuperación, admiten quienes hablan con él habitualmente.

Según los datos de los que dispone el Gobierno, en el segundo trimestre del año (el que acaba este mes de junio) es posible que se cree empleo neto, en parte gracias a una positiva campaña de verano y al empuje del turismo

Las expectativas son aún mejores para el segundo semestre de 2013, donde es posible que se comience a hablar de recuperación.

Nos miran bien

Además, Mariano Rajoy comenta con su equipo que cada vez escucha mejores comentarios sobre España cuando viaja al extranjero.

En sus últimos encuentros con líderes mundiales, y con empresarios de otros países, el presidente ha recibido palabras positivas sobre la confianza que se está empezando a tener en nuestro país. Sus interlocutores le comentan que España ha cambiado mucho, y para bien, en apenas un año.

Otra de los logros gestiones de los que presume Rajoy en privado es haber podido encauzar el déficit, tanto nacional como autonómico. Cree que haber sentado las bases en el primer semestre del año con los Gobiernos autonómicos ha sido una victoria de su Ejecutivo.

Solo le quedan dos problemas

Una vez que la recuperación económica, según considera el presidente, es posible y hasta cercana, Rajoy piensa que solo le quedarían dos problemas: Cataluña y la prensa.

-- Cataluña. En el Gobierno se ve con preocupación la deriva independentista de Artur Mas. Creen que la Generalitat no rebajará el tono de sus reivindicaciones y que incluso irán a más. También temen que el Gobierno vasco de Iñigo Urkullu inicie una política soberanista que hasta ahora no viene aplicando.

-- La prensa. El propio Rajoy reconoce que una de sus asignaturas pendientes es mejorar su relación con la prensa. En general, el presidente se siente maltratado por El País y El Mundo, aunque admite que el periódico de Prisa ha cambiado algo.

Concretamente, en el equipo de Moncloa se ha podido comprobar cómo el diario que dirige Javier Moreno ya no realiza contra Mariano Rajoy ni contra Soraya Sáenz de Santamaría unas críticas tan feroces como las de hace unos meses. Han detectado un cambio en sus informaciones.

Por el contrario, según su percepción el periódico de Pedro J. Ramírez no ha rebajado su tono hostil.

·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
·Publicidad·
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··
··